X

Fotos

Rotterdam, una experiencia entre el pasado modernista y la belleza arquitectónica

Foto: Composición Julio C. Alcubilla B./Noticias24

(Caracas, 18 de agosto. Noticias24) – Aprovechar las vacaciones de semana santa para viajar a Holanda es una excelente idea. Situada al norte de europa, nos conmueven sus paisajes, el frío y la primavera, pues es la época de los tulipanes en el inolvidable Keukenhof. En esta primera entrega la ciudad de Rotterdam nos atrapa entre su historia, arquitectura y lugares sorprendentes.Les cuento un viaje memorable.




Keukenhof se encuentra a 40km de Ámsterdam y se puede llegar allí en autobús (o en tren + autobús). Se trata de la actividad más popular en semana santa, por lo que puede ser conveniente adquirir las entradas con antelación y así evitar colas.

Foto: Destinos y Placeres

En una semana de vacaciones, no tenemos tiempo suficiente para conocer todo el país, por ello debemos ver paisajes verdes, pueblos de pescadores, rascacielos y pintorescos canales sin perder mucho tiempo en transporte. Holanda es un país en el que funciona muy bien la línea de ferrocarril y los trayectos entre ciudades se hacen realmente cortos.

Lo primero que hice fue ir a la ciudad de Rotterdam, en donde se encuentra el tercer puerto marítimo más grande del mundo. Al llegar al aeropuerto de Shiphol, me subí a un tren de dos plantas que nos dejó en Rotterdam en menos de una hora.

Foto: Destinos y Placeres

Me hospedé en el hotel Inntel y poco después de admirar las vistas desde el ventanal de mi habitación, dormí un rato para recargar pilas, “la siesta del cordero”. Al despertar, bañarme y cambiarme de ropa, me drigí caminando caminando al restaurante Bazar no sin antes pasear por la calle Witte de Withstraat, conocida por sus galerías de arte.

Sus tiendas cuidadosamente decoradas y su festival que se celebra en agosto en el que combinan la venta de cuadros y la cerveza con luces y farolillos que no recogen del todo durante el resto del año.

Foto: Destinos y Placeres

Aquí me encontré con una muestra de “Street art” de ganchillo que habían realizado los chicos de una asociación de disminuidos psíquicos. En Utrecht me di cuenta de que elaborar este tipo de tejido estaba de moda.

Street art con ganchillo

El restaurante Bazar me sorprendió por su ornamentación, como lo harían muchos otros establecimientos de este país, puesto que es algo en lo que ponen mucha importancia.

La comida estilo árabe es realmente impactante y de elevada factura. De allí luego de un suculento almuerzo me dirigí a la ciudad de los museos y visité en primer lugar el enorme museo de arte Boijmans van Beuningen.

Foto: Destinos y Placeres

La experiencia realmente es conmovedora, pues pude viajar a través de la historia del arte: desde Van Gogh, Rembrant, Magritte, Bosch, Dalí y otras muestras de Diseño Holandés y objetos con historia.

La bailarina de Degás, una muchacha de 14 años con la que el artista tenía una dudosa relación, la impresionante Torre de Babel del belga Pieter Bruegel (1563), que cuenta con detalles milimétricos. La cual es recomendable acercarse lo máximo posible al cuadro, para apreciarlo en toda su dimensión.

Foto: Destinos y Placeres

Como dato curioso en esta experiencia dentro del museo, antes de entrar al mismo,
el guardarropas es de lo más curioso, mi abrigo lo localicé siguiendo la cuerda correspondiente y al tirar de ella, el abrigó bajo a una altura alcanzable.

Después visité el NAI (The Netherlands Architecture Institute), el Instituto Holandés de Arquitectura que está abierto al público. Aquí se examina la arquitectura desde diferentes ámbitos como su impacto en la naturaleza o en la sociedad.

Además cuenta con una zona para niños y una bonita cafetería. Lo mas destacable es su colección de maquetas de importantes construcciones holandesas, como la de la casa Schröder, patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Foto: Destinos y Placeres

Un verdadero manifiesto de los ideales de los artistas y arquitectos holandeses de la década de 1920 pertenecientes al movimiento Stjil.

Rotterdam, es además una ciudad rica en innovación arquitectónica modernista, esta obsesión arquitectónica se debe en parte, a que la antigua ciudad fue bombardeada y destruida durante la Segunda Guerra Mundial. En vez de reconstruirlo, optaron por crear una ciudad moderna y de nuevo diseño.

Foto: Destinos y Placeres

Tras otro merecido descanso en el hall me encontré con los bloggers italianos. No fue difícil aprender sus nombres puesto que la mitad de ellos se llamaban Francesco/a. Luego fui a hacer un recorrido guiado por la ciudad en bicicletas, las cuales recogimos en un establecimiento de la calle Shiekade 205.

La ciudad, como el resto del país, es completamente llana y muy sencilla de recorrer en bicicleta. Las calles tienen un carril bici en ambas direcciones y hay muchos lugares para aparcar.

Foto: Destinos y Placeres

Merece la pena recorrer Rotterdam de noche y disfrutar de los colores que dibujan sus rascacielos, sobre todo en la orilla del río Mosa. Rotterdam tiene una larga historia en el campo de la arquitectura. Brinkman & Van der Vlugt y J.J.P. Oud introdujeron muchos diseños notables en los años treinta, periodo en el que se consideraba la ciudad como la capital europea de la arquitectura modernista.

Durante el recorrido hice un viaje a lo largo de más de cien años de arquitectura. Me detuve en la plaza metálica Schouwburgplein, en la calle Weena de rascacielos y en el Southbank.

Foto: Destinos y Placeres

Entré a una de las famosas casas cúbicas de Piet Blom, porque aunque la mayoría funcionen como apartamentos y comercios, una de ellas es un hostal de mochileros: el Stayokay Rotterdam Cube Hostel.

Existen en el lugar 38 Casas Cubo que funciona como un museo que puede visitarse por un módico precio. Este juego de geometrías con inclinaciones de 45º sorprenden y agobian al mismo tiempo.

Foto: Destinos y Placeres

Para finalizar este tour en bici, fuí a cenar al Rotown un bar-restaurante muy popular porque en él se celebran conciertos de rock. De decoración industrial y grato ambiente, en el pasé una experiencia fascinante para lo que he hecho en periodismo digital, las chicas de Turismo de Holanda hicieron un sorteo en el que a cada uno de los periodistas nos tocó un pequeño regalo.

Foto: Destinos y Placeres

Yo me fui con un tazón con el dibujo del skyline de Rotterdam, otros con un libro de fotografía… y el premio gordo cayó en una blogger italiana que se llevó un conjunto de ropa interior de la prestigiosa diseñadora local Marlies Dekkers, cuyas prendas nada baratas visten a ilustres señoras como Lady Gaga, Victoria Beckham o Fergie.

Terminé la noche en el famoso Tiki bar, un curiosísimo bar hawaiiano en el que no dejaron un centímetro cuadrado sin un cuadro, un souvenir de estas islas o un anuncio retro con el encanto sesentero de los Estados Unidos… en el océano Pacífico.

Foto: Destinos y Placeres

Me contaron que los dueños del Tiki abrieron este establecimiento sin tener ni idea del funcionamiento de este tipo de negocios, sino que simplemente lo pusieron en marcha como un hobby, pero que éste había tenido un éxito tremendo.

Lo primero que hice al día siguiente fue dar un paseo por la ciudad a través de Veerhaven (la antigua calle de pilinguis concurrida por marineros), para terminar en el Westelijk Handesterrein. Un recinto cerrado que en la parte de arriba tiene restaurantes de todo tipo, y en el sótano, varias discotecas.

Foto: Destinos y Placeres

Luego como sorpresa de mis ángeles del destino, me encontré con el verdadero paseo de la fama junto al río. Jackie Chan, Tom Jones y Julio Iglesias entre otros muchos, estuvieron aquí. Hasta llegar al anfibús.

Un autobús que ha tenido que pasar por muchos controles para que le permitieran, de repente y con música apoteósica, introducirse en el agua como por arte de magia para continuar el recorrido navegando por el río. Se pueden reservar plazas en Splashtours.

Foto: Destinos y Placeres

Finalizando la experiencia, fui caminando al emblemático Hotel-restaurante New York. Todo un icono de la ciudad porque que fue la sede principal de la de los trasatlánticos que hacían la línea Holanda-Nueva York.

Cualquiera se queda embobado con su decoración con muebles originales y objetos de exposición imaginando a las personas que emigraba exactamente desde este lugar.

Foto: Destinos y Placeres

Junto al Hotel New York pude observar las obras del próximo edificio del estudio OMA dirigido por Rem Koolhaas, el arquitecto holandés de moda, que se convertirá en el edificio más alto de toda Holanda.

Redactado por: Julio C. Alcubilla B./Noticias24