Carl Fabergé, el joyero de los zares de Rusia y sus creaciones más extraordinarias

Foto: composición Noticias24

(Caracas, 30 de julio. Noticias24) -Considerado uno de los orfebres más destacados del mundo, realizó 69 huevos de Pascua entre los años 1885 a 1917, para la corte Rusa. Con una excelente reputación como diseñador, trabajaba con piedras preciosas y metales. Carl Fabergé, realizó diseños de diferentes estilos como el ruso antiguo, griego, renacentista, barroco, Art Nouveau, naturalista y caricaturesco.

Para la Pascua de 1885, el zar Alejandro III le encargó al orfebre Peter Carl Fabergé la construcción de un huevo para regalarle a su mujer, la zarina María. El regalo consistió en un huevo con cáscara de platino que contenía dentro uno más pequeño de oro.

Al abrirse este último, se encontraba una gallina de oro en miniatura que tenía sobre su cabeza una réplica de la corona imperial rusa. Este particular Huevo de Pascua le gustó tanto a la emperatriz que el zar le ordenó a Fabergé que realizara uno nuevo para cada Pascua.

Once fueron en total los huevos que Alejandro III le regaló a su mujer. Luego, su hijo Nicolás II continuó con esta tradición y mandó realizar otros para regalarle a su mujer y a su madre. Los 57 huevos que confeccionó la casa Fabergé tenían en su interior algún obsequio, réplica en miniatura de una de las pertenencias de los zares.

Entre los materiales usados por Fabergé figuran metales como el oro, platino, plata, cobre, níquel, paladio, acero fueron combinados en distintas proporciones con el fin de conseguir diferentes colores para la “cáscara” del huevo.

Otra técnica usada por Fabergé fue la conocida como guilloché, un tratamiento de grabado superficial sobre metal que consiste en hacer ondas, estrías o cualquier otro dibujo, de un modo repetitivo y simétrico, se podía hacer a máquina o a mano.

Fabergé se mostraba orgulloso de que todas las materias primas que se empleaban en su taller provenían de distintas partes de Rusia.

Muchos huevos incluían minerales como el jaspe, la malaquita, la rodonita, el cristal de roca, el ágata, la aventurina, el lapislázuli, y el jade (nefrita sobre todo, aunque usaba a veces la jadeíta).

El huevo de 1917, destinado a la zarina María Fyodorevna estaba realizado en madera de abedul de Karelia.

Las piedras preciosas incluyendo los zafiros, los rubíes y las esmeraldas fueron utilizadas para la decoración de los huevos y/o la sorpresa que contenían, cuando se usaban era en la talla conocida como cabujón (corte redondo). En cuanto al tipo de talla empleada para los diamantes era la típica talla rosa. Por otra parte también empleó piedras semipreciosas como las piedras de luna, los granates, los olivinos, y las piedras de Mecca, usadas más a menudo en la talla cabujón.

La fuente primaria de inspiración de Fabergé venía de los trabajos de siglos anteriores. El esmalte translúcido era una técnica muy valorada en el siglo XIX, que requería de varias capas de esmalte que se secaba en un horno después de aplicar cada capa. Sin embargo, durante el siglo XIX se disponía solamente de una limitada gama de colores, de modo que Fabergé experimentó y pronto aumentó su paleta de colores hasta lograr más de 140 tonalidades diferentes. El más apreciado fue el esmalte de ostra, el cual variaba de color dependiendo de la luz.

Dublín, la joya turística de Irlanda en el viaje de James Joyce

He aquí algunas maravillosas creaciones

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

Foto: rbth.com/

contenido seleccionado y redactado por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24