Estas cinco playas de Italia en verano son una experiencia plena de momentos inolvidables

Foto:Composición Julio C. Alcubilla B./ Noticias24

(Caracas, 31 de julio. Noticias24) -El clima de verano en Italia puede llegar a ser muy templado, especialmente en las zonas del sur,en donde la temperatura puede llegar a superar los 37 grados,es por eso que los italianos,y también los turistas en gran parte a las playas para vivir sus encantos.




Habitualmente el clima es seco, pero en la zona centro y sur puede llegar a presentar ciertos indicios de humedad y durante la tarde pueden presentarse tormentas eléctricas.

Italia posee, en su extenso litoral sobre el Mediterráneo, decenas de playas ideales para disfrutar aguas color turquesa, la cercanía con monumentos históricos y fondos marinos dignos de postal. Aquí, una selección de las playas consideradas más espectaculares de este país.

Foto: Destinos y Placeres

Isola dei Conigli (Sicilia).

Al final de la primavera boreal, la arena blanca e impalpable de la Isola dei Conigli, sobre la costa sudeste de la isla de Lampedusa, se convierte en el nido de numerosas tortugas de la especie Caretta en vías de extinción, que ponen sus huevos aquí.

Foto: Destinos y Placeres

El gran promontorio de la Isola dei Conigli, separado de la isla madre de Lampedusa por pocos metros de agua que se pueden cruzar a nado, forma parte de la Reserva Natural Orientada “Isla de Lampedusa”. A estas playas, donde tenía su casa el cantante Domenico Modugno, es ideal llegar en las primeras horas de la mañana, para apreciar el increíble paisaje en total soledad. Es importante destacar que en esta zonas protegida están prohibidas actividades como navegación y pesca.

Foto: Destinos y Placeres

Foto: Destinos y Placeres

A Lampedusa se llega en avión desde los principales destinos de Italia. Hay vuelos directos y otros con escala en Catania, Palermo o Trapani. También se puede acceder en barco todos los días (siempre que lo permitan las condiciones metereológicas) desde Porto Empedocle (Agrigento). El ferry demora unas 8 horas y cuesta desde 50 euros por persona. El “hidroala” tarda 4 horas y cuesta desde 54 euros.

Foto: Destinos y Placeres

San Vito Lo Capo (Sicilia)

Es una extensión de arena dorada de tres kilómetros de largo, junto a un mar cristalino, entre las caletas impolutas de la reserva del Zingaro (Trapani) y el Monte Cofano.

La playa de San Vito Lo Capo -una localidad de 5.000 habitantes y una historia muy vinculada a la pesca del atún- fue elegida como la más hermosa de Italiaen un concurso organizado en Internet por la ONG Legambiente. A 4,6 km (menos de 10 minutos en auto), la cala Bue Marino despierta admiración entre quienes la visitan: ideal para ver la puesta del sol, es pequeña, formada por guijarros y de fácil acceso.

Foto: Destinos y Placeres

San Vito está a 112 kilómetros de Palermo, ciudad con la que se conecta a través de la ruta E90. Un pasaje aéreo desde Buenos Aires hasta Palermo cuesta 24.000 pesos

Foto: Destinos y Placeres

Cala Rossa (Sicilia).

Es una playa irresistible y selvática, sobre la costa meridional de la isla de Favignana. Según algunas leyendas el nombre viene de la sangre derramada por los cartagineses, derrotados por los romanos en la primera Guerra Púnica.

Carl Fabergé, el joyero de los zares de Rusia y sus creaciones más extraordinarias

En realidad, la playa rocosa es rojiza, en contraste con la limpidez y los mil matices de azul de las aguas.

Foto: Destinos y Placeres

Hay excursiones embarcadas que parten de Trapani en catamaranes que hacen paradas en algunas de las calas más atractivas y cuestan alrededor de 40 euros por adulto.

La Pelosa (Cerdeña).

La lengua de arena fina y blanca de Stintino, junto a aguas turquesas y transparentes, está rodeada de una vegetación mediterránea que se extiende hasta el mar e inunda el aire de aromas a sal y enebro.

Foto: Destinos y Placeres

La playa se encuentra en el golfo de Asinara, en el extremo noreste de capo Falcone, desde donde se puede visitar el parque de la Asinara gracias a paseos en bote.

Cala Goloritze (Cerdeña).

Es tan bella y sin contaminación que en 1995 la Unesco la declaró Monumento Natural para preservar su esplendor. Al sur del golfo de Orosei, tiene arena color marfil que reluce en contraste con el mar transparente.

Es más fácil llegar en barco, porque a pie es preciso recorrer un largo sendero complicado de transitar: pero la belleza del lugar, entre paredes rocosas, pináculos y un arco natural, compensa el esfuerzo.

“Goloritzé ha sido reconocida como una de las playas más bellas del Mediterráneo por la transparencia de su agua, favorecida por los manantiales submarinos en esta zona de costa. Además, el monte Caroddi resulta un mirador excepcional sobre la playa”

Seleccionado por: Julio C. Alcubilla B./Fuente: National Geographic./Noticias24