Conozca cómo fueron las joyas más valoradas en el período del Renacimiento

Foto:Composición Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24/

(Caracas, 16 de agosto. Noticias24) – La Joyería en este periodo tan importante como fue el Renacimiento, consideró en sus diseños las influencias de civilizaciones anteriores. Un abanico de técnicas, metales y gemas comunes, unido al color y exhortación de la naturaleza, dieron a conocer al mundo, esa extraordinaria belleza que las caracteriza.

En el Renacimiento la joyería adquiere una gran belleza por su rico colorido y un diseño nuevo de tipo escultórico y por la inclusión de elementos arquitectónicos, (se sobre entiende que a escala reducida) y evidentemente por el cambio paulatino de la temática religiosa a temas clásicos y naturalistas.

En fotos: las 10 familias Reales más importantes de Europa

Las joyas tienen gran importancia en el mundo de la moda, a partir del siglo XV. La indumentaria de la época, normalmente terciopelo y seda, estaban decoradas con perlas y pedrería fina, lo cual las convertía en verdaderas obras de arte y estrechaba la relación entre las artes decorativas y las artes mayores.

Foto:Antique cuestions/ Noticias 24/

Algunas joyas fueron diseñadas por grandes maestros de la pintura y escultura como Alberto Durero y Benvenuto Cellini, esto produjo la difusión por toda Europa de sus diseños y la creación de un estilo internacional.

Se utiliza en la decoración o como parte de la composición de algunas piezas como colgantes, broches, etc. La ornamentación de animales fantásticos del tipo de sirenas, cabezas de monstruos, centauros, etc. Tienen cierta influencia del arte de las culturas de la América Prehispánica y a su vez basada en la mitología griega.

Foto:Antique cuestions/ Noticias 24/

Es típico de este periodo el colgante de tipo escultórico llamado “pijantes” en el que se combinan perlas irregulares o barrocas, esmaltes y piedras preciosas.

También se pusieron de moda los camafeos montados en broches o como colgantes, en ellos aparecía normalmente algún retrato en miniatura. Los camafeos se tallaban en las llamadas piedras duras, las más comunes eran ágata, jaspe y en menor cantidad ónice y lapislázuli.

Foto:Antique cuestions/ Noticias 24/

A principios del siglo XVI España se convirtió en un importante centro joyero, debido a la abundancia de metales (oro y plata) y piedras preciosas, traídas de las colonias Americanas. Unas de las piezas más representativas de la época fue gran diamante llamado “El Estanque” .

Según Arbeteta, (1998) “El galeón nuestra Señora de Atocha, hundido en 1622, conservaba en su interior joyas personales de los pasajeros, fechables en el último tercio del siglo XVI, que demuestran que durante el reinado de Felipe II las joyas españolas son de oro, normalmente realizadas en veinte quilates, macizas, pesadas, con esmaltes embutidos en la masa de metal, abierta a cincel.

Foto:Antique cuestions/ Noticias 24/

Las piedras son escasas y a veces muy grandes, engastadas a bisel. Gusta la combinación de esmeraldas, perlas y diamantes que, tintados de negro por el reverso, adquieren un brillo misterioso…

Engastadas en estos ricos joyeles había piedras importantes, especialmente esmeraldas pero ninguna despierta ecos legendarios como el diamante denominado “El Estanque” comprado por el rey a un flamenco llamado Carlo Affetato, para ofrecérselo con ocasión de su matrimonio, a Isabel de Valois. La Reina que hizo su entrada triunfal en Toledo, lució otro importante diamante, eclipsado por el rico joyel de oro esmaltado en cuyo centro centelleaba la fabulosa gema.

Foto:Antique Selection

El Rey había pagado la astronómica cifra de 8.000 coronas. En el siglo XVII se llegó a tasar en 101.250 ducados..”

Luego se pusieron se moda los aderezos y medios aderezos y botones para los trajes. Realizaron piezas para el cabello como diademas realizadas en oro, de gran belleza y técnicamente de gran maestría, con piedras engastadas. Lógicamente en un país dominado por la religión, seguían haciendo cruces y medallas, ambas como pequeños colgantes o bien en forma de gran pectoral, pesado y bien trabajado, combinando el oro con piedras finas y esmaltes.

Foto:Antique Selection

Seleccionado por: Julio César Alcubilla Bonnet/Fuente:castmay./ Noticias24