En fotos: así es la vida en las profundas aguas de la Antártida

Foto: Archivo

(Caracas, 26 de octubre. Noticias24).- Plantas y animales prosperan bajo el mar, como observamos en estas imágenes obtenidas en la inmersión a mayor profundidad bajo el hielo antártico.

Lea también : ¿Te gusta leer? Vea las bibliotecas más increíbles del mundo(+ fotos) 

En una expedición realizada por el fotógrafo de National Geographic Laurent Ballesta se sumergió en las profundas aguas bajo el hielo marino jamás realizada bajo la Antártida.

A continuación una galería de imágenes sobre las profundas aguas frías de la Antártida.

Un buceador contempla a un pingüino emperador mientras nada. Las zonas marrones de la superficie son microalgas, que se adhieren al hielo marino y hacen la fotosíntesis durante la primavera.

Foto: Laurent Ballesta

Durante inmersiones,los buceadores documentaron la vida animal y vegetal a 70 metros bajo la superficie.

Foto: Laurent Ballesta

Una de las 16 especies de pulpo de la Antártida descansa en el lecho oceánico. Todos los pulpos de la Antártida cuentan con un pigmento especializado en su sangre que la vuelve azul para ayudarles a sobrevivir a temperaturas bajo cero.

Foto: Laurent Ballesta

Una foca de Weddell, el mamífero que se reproduce más en el mundo, nada bajo el hielo. Las focas se quedan cerca de la costa y respiran a través de los agujeros en el hielo.

Foto: Laurent Ballesta

Un buceador nada a más de 60 metros bajo la superficie, donde la luz es tenue y las temperaturas caen por debajo de -1ºC.

Foto: Laurent Ballesta

Una foca de Weddell joven en una grieta en el hielo. Este joven ejemplar alcanzará los 3 metros de largo y media tonelada de peso una vez alcance su madurez.

Foto: Laurent Ballesta

Las aguas heladas bajo la Antártida son también el hogar de una gran variedad de invertebrados marinos.

Foto: Laurent Ballesta

Una foca nada bajo el hielo marino cerca de la Base Dumont d’Urville, al este de la Antártida.

Foto: LAURENT BALLESTA

Un buceador nada bajo varios metros de hielo antártico. La cuerda que vemos en el agua ayuda a los buceadores a encontrar el camino de vuelta a la superficie.

Foto: LAURENT BALLESTA

Con información de Nationalgeographic