¡De ensueños! Estos son los bosques más hermosos del mundo (+fotos)

Foto: Nationalgeographic

(Caracas, 09 de noviembre. Noticias24).- Una gran parte de la superficie de nuestro planeta está cubierta de bosques, y ellos desempeñan un papel fundamental para la vida. Tanto las personas como todos los seres vivos los necesitamos, porque sin ellos nuestra vida no sería posible.

Lea también : En fotos: Te traemos los atuendos más impactantes del desfile de Victoria’s Secret 2018 

Sin embargo, aunque son la principal fuente de agua y oxígeno del planeta, y resultan fundamentales para la biodiversidad; los seres humanos, al contrario de cuidarlos, los destruimos, ya sea para utilizar la madera, para suplantarlos por cultivos más “rentables” o para colocar ganado en esas tierras.

Estas imágenes nos recuerdan lo bellos, imponentes y curiosos que los bosques pueden ser.

Juegos de luz en la Selva de Tailandia

Foto: Nationalgeographic

Salir de Bangkok, la capital tailandesa, y dirigirse hacia la provincia de Kanchanburi, 120 kilómetros al oeste, equivale a penetrar en un paraíso de bosques caducifolios y murmullos de agua. De los siete parques nacionales de Kanchanburi, el de Erawan es sin duda el más espectaular. El 80% de su superficie está tapizada de árboles que en otoño mudan el color de sus hojas del verde al oro. En medio de esta espesura, la cascada Erawan vuelca sus aguas en un lago esmeralda. Ardillas voladoras, monos y numerosas aves habitan este idílico rincón de Tailandia.

El bosque mágico de Broceliande

Foto: Nationalgeographic

El bosque de Paimpont, más conocido como de Broceliande. Donde la leyenda del mago Merlín reside en cada árbol, arroyo y piedra de esta área forestal de 7.000 hectáreas situada a 30 kilómetros de Rennes, en el corazón de Bretaña. El lugar lleva habitado más de 5.000 años, desde el neolítico, Uno de ellos ha acabado siendo considerado la tumba de Merlín, el lugar donde el hada Viviene encantó a su amado mago para que no abandonara nunca Broceliande. El castillo de Comper, que según se cuenta fue la residencia del padre de Viviene, hoy es la sede del Centro Arturiano, una institución dedicada a divulgar las leyendas artúricas y también el valor natural de estos bosques. Las excursiones guiadas conducen entre rocas cubiertas de musgo y hojarasca hasta árboles históricos, como el roble de Guillotin (en Concoret), de casi 1.000 años y 9,65 metros de circunferencia, o el roble de Hindrés, a pocos metros de la tumba de Merlín el encantador.

Giant Forest, un hogar para gigantes en California

Foto: Nationalgeographic

En el área de Kings Canyon y dentro del bosque Grant Grove vive otra secuoya gigante: el General Grant, de 81 metros de alto. Sobre estos ejemplares colosales se puede aprender mucho en el Giant Forest Museum, una hora al norte de la entrada de Ash Mountain. Por otra parte los centros de visitantes de Foothills, Lodgepole y Kings Canyon cuentan también con excelentes exposiciones sobre fauna y flora. Sequoia & Kings Canyon suele formar parte del viaje que desde la ciudad de San Francisco visita el Parque Nacional Yosemite y el monte Whitney, de 4.418 metros.

Araucanía, la gran floresta chilena

Foto: Nationalgeographic

La araucaria, la conífera que da nombre a toda una región en Chile, caracteriza el paisaje del Parque Nacional de Conguillío, emplazado 800 kilómetros al sur de Santiago. Una red de senderos cruza los bosques en torno al gran lago Conguillío y se acerca hasta la base del volcán Llaima, cuya última erupción fue en enero de 2008. Las rutas guiadas ayudan a observar algunos de los animales más singulares del parque, como la güiña o gato colorado, el cisne de cuello negro, la lagartija café de rayas, el sapo de papilas y el tollo de agua dulce. Además de trekkings, también se hacen excursiones en barco por el lago. Se accede al parque por carretera desde la localidad de Temuco, capital de la provincia de Cautín, a 150 kilómetros.

Pasear entre los bambús de Sagano en Japón

Foto: Nationalgeographic

Apenas media hora de tren separa la preciosa ciudad de Kioto del magnífico bosque de bambú de Sagano, en el distrito de Arashiyama. Mencionado en La historia de Genji, libro del siglo XI, este parque despliega en otoño una amplia gama de colores que convierten en una delicia pasear a pie o en bicicleta entre bambús de 50 especies y hasta 20 metros de altura. La luz produce efectos distintos según avanza el día, mientras que de noche, los senderos iluminados parecen adentrarse en un escenario mágico donde el viento silba viejas melodías. Antiguo lugar de retiro de la nobleza japonesa, el parque contiene, además, el templo budista Tenryuji (siglo XV), declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994.

Savernake Forest, la campiña inglesa

Foto: Nationalgeographic

El bullicio de las calles londinenses parece un sueño lejano cuando uno se sienta bajo la cúpula dorada de Savernake Forest, en el condado de Wiltshire y cerca de la ciudad de Marlborough. Aquí el rey Enrique VIII conoció durante una de sus salidas de caza a Jane Seymur, madre de su único hijo, Eduardo VI. Este bosque de robles y hayas centenarios –2.600 y 2.400, respectivamente, de entre 400 y 600 años– apenas ha cambiado de aspecto desde aquellos tiempos y sus 1.100 hectáreas son ahora consideradas un lugar de especial interés científico por su excelente conservación. En primavera el suelo queda cubierto por el violeta de los jacintos, mientras que en otoño las hojas caídas forman un manto de tonos ocres.

Los bosques de otoño patagónicos

Foto: Nationalgeographic

El impresionante glaciar Perito Moreno es la estrella del Parque Nacional de los Glaciares, en la provincia argentina de Santa Cruz. Esta reserva cuenta también con el atractivo de sus bosques de lengas y ñires, unas hayas australes que en otoño tiñen progresivamente sus hojas de amarillo, ocre y rojo. Fundado en 1931 y declarado Patrimonio Mundial en 1987, el parque dispone de senderos desde los que se observan algunos de los animales más característicos de la región –puma, carpintero negro patagónico y cóndor– además del calafate, un arbusto cuyo fruto dicen que tiene el poder de hacer regresar a quien lo come. En el extremo norte del parque se halla el monte Fitz Roy, un coloso de granito y 3.359 metros.

Parque Nacional de los lagos de Plitvice, Croacia

Foto: Nationalgeographic

Visto desde el aire, el Parque Nacional de Plitvice muestra claramente cómo el bosque llega hasta el mismo borde de las cascadas y lagos que lo conforman. Esta invasión vegetal es una agradable evidencia a lo largo del paseo que sube desde la entrada sur hasta la norte o durante el recorrido en barca por el lago Kozjak. Su peculiaridad reside en la variedad de árboles y colores: el inmutable verde de los pinos y abetos se mezcla en otoño con las hojas de las hayas, primero doradas y luego inflamadas de rojo. Esta riqueza vegetal es un hábitat perfecto para la nutria, el oso pardo, el ciervo rojo y cientos de especies de pájaros. La Unesco declaró el parque Plitvice Patrimonio de la Humanidad en 1979.

Con información de Nationalgeographic