X

Fotos

En fotos: el conmovedor homenaje que le rinden al legendario Karl Lagerfeld

Foto: Composición Noticias24

(Caracas 19 de febrero – Noticias24).- Frente al número 31 de la calle Cambon, donde Mademoiselle Chanel abrió su boutique en los años 1920, unas rosas blancas rinden homenaje a su ya legendario heredero Karl Lagerfeld, fallecido este martes.

Lea también: Falleció el icónico diseñador de Chanel Karl Lagerfeld

«Era una leyenda, un mastodonte, salvó a Chanel, reinventó la marca», afirma Mathieu Cipriani-Rivière, un joven de 20 años, que se precipitó a la boutique tras el anuncio de la muerte de «Monsieur Lagerfeld».

Vestido con un abrigo de cuero negro, una chaqueta ceñida a la cintura, y cadenas cromadas alrededor del cuello, Mathieu, reivindica su influencia. «Siempre me ha inspirado, como él me encantan los collares, las joyas, el negro, sin él la moda pierde su corazón», suspira.

A este exestudiante de moda le faltan las palabras. «Karl Lagerfeld era el papa de la moda». Y no ve quién podría remplazarlo. «Él era toda la Historia», dijo.

De visita en París, Yakin Benk, una turista de Estambul, se enteró de la noticia por su hija que la llamó de Turquía. «Estoy tan, pero tan triste», asegura esta mujer de unos 50 años, acompañada por su esposo. «Tengo muchísimos zapatos Chanel, trajes, gafas… todo vintage. Chanel contaba muchísimo para nosotros, cuando mi hija era pequeña me decía: más tarde voy a ganar mucho dinero y te regalaré zapatos Chanel. Con su primer sueldo, me regaló mi primer par de zapatos».

«Supo rejuvenecer a Chanel sin distorsionar la marca». Emocionada, Celina Pastors, 26 años, estruja contra su pecho una rosa blanca envuelta en celofán antes de depositarla frente a la puerta de la boutique.

«Como él vine a París de Alemania para aprender», añade esta joven de Hamburgo. «Foto, moda… tenía un talento increíble, era muy culto, hablaba un francés delicado… ¿Cómo van a remplazarlo»?, se interroga frente a la fachada de la prestigiosa tienda a la que nunca se atrevió a entrar.

– Orgullo –

En la fachada ningún lazo negro o cartel anuncia su muerte. Nada perturba la discreta elegancia de la boutique Chanel, situada entre el Sena y la plaza Vendôme. Los turistas japoneses que se acercan a tomarse una foto delante de sus vitrinas aún no han oído la noticia. En su interior, el personal recibió instrucciones de no «decir nada» a la prensa.

Estudiante en la Escuela de la Cámara sindical de costura parisina, la joven alemana y su amiga, Marie Lanzoni, de 20 años, vinieron apenas escucharon sobre el fallecimiento del maestro, de 85. Junto a su rosa, Celina colocó una tarjeta, escrita en alemán: «Gracias al más grande maestro de la moda, un orgullo para Francia y Alemania».

Tom y Jade, ambos de 20 años, vinieron con la misma idea. Estudiantes en una escuela de moda, llegaron cada uno con una rosa blanca.

«Para nosotros es casi parte de la familia», dice Tom André. «Era una inspiración para la nueva generación, sobre todo sus desfiles», dice con la mirada escondida detrás de unas gafas negras.

Su amiga, Jade Mari, con el cabello recogido en dos trenzas y un abrigo crema, asegura que temía lo peor. «Primero sus últimos desfiles, con el tema de Egipto y las momias, y luego el de las hojas muertas, sentimos que ya nos estaba anunciando algo… Y cuando vimos que estaba ausente en el último día del desfile en enero supimos que no le quedaba mucho tiempo».

Con información de AFP

Foto:

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: AFP

Foto: EFE

Foto: EFE