X

Fotos

En fotos: 10 destinos turísticos que parecen paradisíacos, pero que son un peligro

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 19 de julio. Noticias24).- En el mundo hay lugares paradisíacos que hacen que nuestra vista se deleite, sin embargo, muchos de ellos terminan siendo una trampa mortal para los turistas que se atreven a circular por el lugar y pueden terminar en una terrible tragedia.

Atolón Bikini, Islas Marshall

Esta pequeña y paradisíaca isla esconde un secreto: su Medio Ambiente está altamente contaminado por la radiación que dejaron las pruebas nucleares efectuadas allí por EE UU, entre los años 1946 y 1958. Tiene unos 6 km2 de superficie con arenas blancas y aguas cristalinas, pero está prohibido visitarlas por el alto riesgo de contraer cáncer que esto conllevaría.

Foto: Twitter

Gran cañón, EE UU

Al ser un afamado punto turístico, podría pensarse que no resulta un sitio peligroso, pero dar un paso en falso aquí equivale a una muerte segura, ya que las alturas son pasmosas y no hay ningún tipo de protección para quienes se atreven a subir a sus cimas. De hecho es el segundo lugar donde se produce el mayor número de suicidios de los EE UU.

Foto: Twitter

Lago Natron, Tanzania

Es uno de los paisajes más pintorescos de la Tierra, un lago de color rosado producto de la alta concentración de sales minerales disueltas en el agua. No solo está prohibido entrar en contacto con la misma, sino que ya en las cercanías el olor pútrido del sulfuro de hidrógeno ahuyenta a los visitantes más atrevidos. Su Medio Ambiente resulta completamente inhospitalario y en las inmediaciones del lugar los rastros de vida han desaparecido hace ya muchísimo tiempo.

Foto: Twitter

Monte Washington, EE UU

En la cima de este monte es donde suelen registrarse los vientos más fuertes de todo el planeta, con velocidades que han superado los 330 km/h; a esto hay que agregarle unas temperaturas muy bajas que llegan a los – 40ºC y a que nieva de forma constante durante casi todos los días del año, por lo que escalar sus 1917 metros resulta una tarea peligrosa y “a priori” no muy edificante.

Foto: Twitter

Valle de la Muerte, Rusia

La Siberia rusa también tiene su propio “Valle de la Muerte” que está situado en la península de Kamchatka muy cerca del “Valle de los Géiseres”. Las temperaturas son extremadamente frías y el Medio Ambiente de toda la zona se halla contaminado por los gases tóxicos que emanan de la tierra. No hay prácticamente vida animal ni vegetal y el ser humano es incapaz de resistir acercarse siquiera al lugar, ya que de inmediato sufre de mareos, fiebre, vómitos y escalofríos.

Foto: Twitter

Saltstraumen, Noruega

¿Imaginas remolinos en el mar de hasta diez metros de diámetro y cinco de profundidad? Aunque parezca exagerado, existen. Hablamos de Saltstraumen, las corrientes marinas más fuertes del mundo. Situadas a 33 kilómetros de la ciudad noruega de Bodø, cerca de las famosas Islas Lofoten, estos remolinos son todo un espectáculo de la fuerza de la naturaleza. Cuando la marea sube, son aún más sobrecogedoras. Pero cuidado: la fuerza del agua puede dar más de un susto. Lo mejor será no perder de vista el chaleco salvavidas.

Foto: Twitter

Blue Hole, Belice

En el caribeño mar de Belice existe un lugar que es un verdadero imán para los buceadores más valientes. Hablamos de Blue Hole. Un enorme agujero azul de 305 metros de diámetro y 123 metros de profundidad que en la Era de Hielo formaba un sistema de cavernas. Ahora son cuevas submarinas de paredes verticales cuya belleza encierra un gran peligro para los buceadores que no tomen precauciones. Para alcanzar la entrada a la caverna hay que descender al menos 34 metros. A esa profundidad, el buzo cuenta con sólo unos pocos minutos antes de que el aire que respira se vuelva peligroso por los altos niveles de nitrógeno que acumula en la sangre.

Foto: Twitter

La montaña sagrada de Hua-Shan, China

Alcanzar la montaña sagrada de Hua-Shan en China no es apto para cualquier persona. Para subir a su cumbre, hay que atravesar uno de los senderos más escarpados y peligrosos que existen. Es tan difícil superar este sendero, que cada año se registran más de un centenar de muertes. Las partes más arriesgadas del recorrido son las conocidas como ‘Changong Zhandao’, una pasarela de tan sólo 30 centímetros de ancho sobre un acantilado totalmente vertical; y el ‘Dragón Negro’, un tramo esculpido en una empinada arista de roca de tan solo unos centímetros de ancho. Tablones temblorosos, cadenas oxidadas y escalones casi imposibles son otras duras pruebas para llegar a la meta.

Foto: Twitter

El Cañón del Antílope, EE UU

En el norte de Arizona existe un lugar asombroso esculpido por las corrientes de agua: El Cañón del Antílope o, en idioma navajo, Tsé bighánílíní , que significa «el lugar donde el agua corre a través de las rocas». Se trata de un estrecho desfiladero tan bello como peligroso. Sus paredes verticales y sus haces de luz llenan este lugar de magia. Para conocerlo es obligatorio hacer la visita con un guía local. Las lluvias torrenciales son capaces de inundar las grutas en tan sólo minutos y dejar atrapados a sus visitantes. En 1997, al menos 11 turistas murieron en este lugar.

Foto: Twitter

Gran Barrera de Coral, Australia

La Gran Barrera de Coral Australia es todo un Jardín del Edén para los buceadores. En la zona de Queensland, esta aventura puede convertirse en una pesadilla si no se toman precauciones ante las letales medusas. Un ejemplo: la especie irukandji puede provocar la muerte con sus picaduras. Su veneno es cien veces más toxico que el de la cobra. La mejor protección para estos animales es ponerse un traje de neopreno desde el cuello hasta los talones, sobre todo entre octubre y abril, época en la que las medusas invaden la zona.

Foto: Twitter