X

Gastronomía

Las redes sociales podrían revolucionar la relación de los chefs con los restaurantes

Foto: AP

(Buenos Aires, 28 de abril. AP).- Si llegan a ganar popularidad las nuevas tendencias en las redes sociales de internet para amantes de la gastronomía, los restaurantes más populares dejarán de ser restaurantes.

Están surgiendo muchas aplicaciones para teléfonos móviles y sitios de internet en que el chef, en vez de cocinar en un establecimiento, lo hace en casas privadas. Cookapp es el más reciente ejemplo lanzado en Estados Unidos, que vincula a comensales con chefs independientes o incluso con cocineros aficionados que estén dispuestos a cocinar en sus hogares o en otros lugares.

Al igual que sus pares EatWith y Feastly, Cookapp está inspirada en la llamada “economía de compartir”, una tendencia en que negocios y clientes cada vez más se comunican directamente por internet sin necesidad de intermediarios, causándole problemas a las industrias establecidas y ocasionando dudas para reguladores municipales y recaudadores de impuestos. La tendencia se ha visto en otras áreas: Uber y Lyft conectan a conductores de vehículos con personas que necesitan transporte, VRBO yd Airbnb conectan a gente necesitada de alojamiento con personas que desean ofrecer sus viviendas en alquiler.

“Yo organicé mi propio club de comensales durante años y aunque me encantó, la logística nítida de Cookapp es fantástica. No me tengo que preocupar de nada y nadie tiene que traer dinero el día del evento”

Cookapp, que recientemente trasladó su sede de Buenos Aires a la ciudad de Nueva York, hace el papel de casamentero, organizando cenas privadas para personas que no se conocen. Los chefs publicitan dónde y en qué fechan van a cocinar tal plato; los comensales se registran en la cena deseada, pagan de adelantado vía la aplicación, y simplemente se aparecen en el lugar y disfrutan de la comida.

Para los chefs, es una oportunidad para experimentar sin los inconvenientes de administrar un restaurante. Para los comensales, bien podría ser la máxima aventura culinaria.

Tomas Bermúdez fue el creador de Cookapp. Se le ocurrió la idea cuando vivía en Rio de Janeiro, y le costaba conocer gente. Junto con su hermana creó la idea de Cookapp, armó un website y comenzó a invitar a cocineros de Argentina.

“Dijimos, ‘¿Qué les parece si invitamos gente a su casa cuando quieras?’ Y les encantó”, dijo Bermúdez. “Lo probamos en Buenos Aires, y se nos ocurrió, vamos a Nueva York, y si funciona en Nueva York, funciona en todo el mundo”.

Ya desde un tiempo cocineros aficionados han invitado a cenas abiertas, con la esperanza de que sus invitados compartirán su pasión por la gastronomía y ayudarán a pagar los gastos. Algunos incluso han creado restaurantes virtuales, comparables a los establecimientos ilegales que funcionaban durante la era de la prohibición sobre el alcohol en Estados Unidos. En Argentina, estos “restaurantes a puertas cerradas” proliferaron después de la crisis económica del 2002, y los comensales pagaban sólo en efectivo, sin publicidad formal ni supervisión alguna.

Más de 50 mil clientes y 650 cocineros se registraron en Cookapp durante el año de prueba que tuvo en Buenos Aires, y apenas seis semanas después de su debut en Nueva York, 250 cocineros y miles de clientes se registraron.

La compañía ahora espera poder ampliarse en San Francisco, Boston y otras ciudades norteamericanas.

“Yo organicé mi propio club de comensales durante años y aunque me encantó, la logística nítida de Cookapp es fantástica. No me tengo que preocupar de nada, nadie tiene que traer dinero el día del evento“, dijo Amber Schreiner, una cocinera vegetariana que ofrece una cena de cinco platos con “cocteles preparados y un sinfín de vasos de vino” en su apartamento en Manhattan.

Cookapp se publicita como un servicio de mercadeo que simplemente comunica a los chefs con clientes que pueden hacer “donaciones”. Sus creadores sostienen que están dispuestos a trabajar con las autoridades para crear un esquema en que los clubs de comensales puedan funcionar. Entretanto, aseguran que están cumpliendo con las leyes y pagando sus impuestos, y que le exhortan a los comensales a que hagan lo mismo.