X

Gastronomía

Cena de Año Nuevo light… ¿Es posible?

Foto: www.hogarutil.com

(Caracas, 27 de diciembre. Noticias24) .- Si una persona practica regularmente una dieta equilibrada en carbohidratos, grasas y proteínas repartida en cinco comidas al día, toma unos dos litros de agua y hace ejercicio, los excesos gastronómicos de la Navidad y el Año Nuevo no dejan de ser una anécdota temporal y todo vuelve a la normalidad cuando llega la rutina en el mes de enero.

Si no es así, las calóricas comidas navideñas pueden ser el puente a un sobrepeso que resulte difícil eliminar. Es por ello que, a continuación, resumiremos algunos consejos nutricionales que, sin duda, harán tu cena de Año Nuevo más saludable.

Aperitivos

La nutricionista española Alicia Costa, propone tomar aperitivos ligeros a base de pescado, mariscos o mejillones, antes que consumir quesos o embutidos como jamón o salchichones. También se recomiendan los frutos secos, como nueces, almendras o avellanas, pero solo un puñado.

Plato principal

Para el plato principal, siempre será mejor comer pavo o pollo al horno, que pernil. Y si no están rellenos, mejor aún. Si se busca algo menos calórico, se puede hacer una cena totalmente diferente a la habitual, siguiendo con la onda de los mariscos y frutos del mar. Son buenas alternativas los langostinos y el cangrejo. Puedes acompañar cualquiera de las opciones con consomé de vegetales o verduras al horno como contorno. Una ensalada cruda es preferible antes que la típica ensalada de gallina.

Postres

Antes de consumir turrones, torta negra o dulce de lechosa, postres que están llenos de azúcar, puedes optar por comer ruedas de piña o una ensalada casera de frutas frescas.

Tips generales

1.- “Lo fundamental es mantener la estructura que se recomienda durante el resto del año. Que en el menú navideño no falte la fruta y la verdura, por la fibra que aporta, y que las carnes sean lo menos grasas posibles”, apunta Alicia Costa.

2.- Compensar las comidas: si sabes que la cena de Año Nuevo será copiosa, durante el día ingiere comidas ligeras. Lo ideal son los caldos y consomés. Pero cuidado, debes quedar satisfecho con lo que ingieras, sino llegarás con más hambre y más ansiedad y, por tanto, comerás con voracidad.

3.- Reducir el tamaño de las raciones: ante menús compuestos por platos variados, es mejor comer un poquito de todo.

4.- Evitar las sobras: es fundamental que prepares lo justo para la cantidad de personas que comerán. En tal caso de que sobre comida, repártela entre familiares y amigos para evitar estar durante días comiendo alimentos altamente calóricos y postres llenos de azúcar.

5.- Brindis moderado: las fiestas no son excusas para consumir alcohol sin moderación. Las bebidas alcohólicas no aportan ningún nutriente pero si muchas calorías, así que es mejor que las moderes y las alternar durante las celebraciones con líquidos no alcohólicos, como infusiones, que además te ayudarán con la digestión. Escoge bebidas de baja graduación, como el vino, espumoso o no, y la cerveza.

6.- La temporada decembrina es época para muchos de descanso, pero eso no implica sedentarismo, por lo que es importante que te levantes del sofá, des paseos y caminatas, e, incluso, juegues con la consola Wii en familia, para quemar las calorías extras.

Con información de EfeSalud.