X

Gastronomía

La cena de Trimalción, un placentero banquete para emular en estos días

Foto: Alacartemenus

(Caracas, 14 de septiembre. Suplementos N24) – El mundo antiguo ofrece la oportunidad de revisar obras literarias de gran valor histórico, rara vez observadas. Ese es el caso de conocido Petronio, Satiricón, en cuyas páginas se relata la cena de Trimalción, un brillante ejemplo de un banquete ofrecido por un libertino que hace alarde de su riqueza delante de sus invitados.

Lea

Cocina italiana, el arte de hacer historia

En la misma se plasma el desarrollo de una cena romana, caracterizada por la exageración, la teatralidad y la excentricidad, con el objetivo primordial de impresionar a sus invitados.

Podemos considerar, que a su vez, se trata de una crítica social al abuso y al lujo sibarita de algunos ricos romanos. Tras ver cuáles fueron los platos que se sirvieron para la ocasión, intentaremos recrear nuestro propio banquete, pero eso sí, con los tiempos que corren, será más conveniente ser comedidos y acoplar el convite a nuestras posibilidades.

El menú servido por Trimalción fue el siguiente:

Gustatio

Foto: Se trata de una crítica social al abuso y al lujo sibarita de algunos ricos romanos

“Se presentaron unos entremeses espléndidos”: “Sobre una fuente destinada a los aperitivos había un asnillo en bronce de Corinto con un serón que contenía en un cogujón aceitunas verdes y en el otro negras”. “Puentecillos trabados sostenían unos lirones empapados en miel y en adormidera”. “Un poco más lejos salchichas chirriantes sobre unas parrillas de plata, y debajo de las berrillas, ciruelas de Sitia con panales de granada”

“Nos presentan una mesita sobre la cual había un canastillo, y en él una gallina de madera recostada, como cuando incuban los huevos. Se acercaron en seguida dos camareros que, escarbando en la paja crujiente, sacaron unos huevos de Pava, que distribuyeron entre los comensales. “(…)Se nos ofrecen para ello unas cucharas, que no pesaban menos de media libra, y golpearnos los huevos recubiertos de una pasta ligera que imitaba perfectamente la cáscara. (…) de dentro de la cáscara, saqué un becafigo gordo, rebozado con yema de huevo pimentado”. Todo ello regado con el vino “Falerno Opimiano de cien años”.

Prima mensa

“Llegada del segundo servicio, (…) era un dispositivo en forma de globo, en torno del cual estaban dispuestos los signos del Zodiaco, ordenados y en círculo. Encima de cada cual el jefe del comedor había dispuesto platos que, por su forma o su naturaleza, tenían alguna relación con las constelaciones.

Sobre el Aries, garbanzos llamados de carnero;
Sobre Tauro, un pie de vaca;
Sobre Géminis, criadillas y riñones;
Sobre el Cáncer, una corona;
Sobre el Leo, higos africanos;
Sobre Virgo, una matriz de cerda;
Sobre Libra, una balanza, en uno de cuyos platillos había una tarta, y en el otro, un pastel;
Sobre Escorpio, un pececillo de mar;
Sobre Sagitario, una liebre;
Sobre Capricornio, una langosta de mar;
Sobre Acuario, un ganso;
Sobre Piscis, dos rodaballos.

En medio del globo, un trozo de césped con hierbas, sosteniendo un panal de miel. Un esclavo egipcio nos ofrecía en torno pan caliente en un canastillo de plata… Cuatro esclavos danzando se acercaron a la mesa, y levantaron la parte superior de aquel globo y al punto apareció ante nuestros ojos un nuevo servicio: Aves cebadas, ubres de cerda, una liebre con alas sobre el costado, figurando un Pegaso.

Advertimos también, en los ángulos de la enorme bandeja cuatro sátiros, de cuyos pellejos caía garum con pimienta sobre los peces, que nadaban como en un estanque. No sabíamos qué significaba todo aquello, cuando llegó hasta nosotros un inmenso griterío surgido fuera del comedor, y he aquí que unos perros de Laconia empezaron a dar vueltas en torno de la mesa.

Foto: Ofreció diversas clases de uva en un canastillo

A ellos les seguía una bandeja con un inmenso jabalí, de sus colmillos colgaban dos espuertas tejidas con hojas de palmera, llena la una de dátiles de Siria y la otra de dátiles de la Tebaida. En torno de él, y como colgados de sus ubres, una serie de lechoncitos, hechos de pasta cocida, indicando que se trataba de una jabalina.”(…)Mientras habíamos y comentamos el hecho, un esclavo muy hermoso, coronado de pámpanos y hiedra, nos ofreció diversas clases de uva en un canastillo…”

“Tres cerdos blancos entraron provistos de cabestros y de sus respectivas campanillas… En seguida llamó al jefe de la cocina y, sin esperar nuestra elección, mandó matar el cerdo mayor… Le ordenó volverse a la cocina y retirar los cerdos; para prepararlos en seguida. Luego Trimalción nos miró paternalmente y nos dijo: «Haced los honores a este vino, pero si os parece flojo lo cambiaré…”

“Al momento entraron una bandeja y en ella un cerdo inmenso que llenó toda la mesa. (…)el cocinero se puso la túnica, empuñó un cuchillo, y temblándole la mano hizo algunas aberturas en el vientre del animal. Al momento, por su propio peso, empezaron a salir por las heridas morcillas, chorizos, salchichas y salchichuelas que crecían al salir…”

Secunda mensa

“A continuación ordena que se sirvan los postres… Se sirven los postres: tordos, membrillos, una oca cebada con peces, etc”. “…En seguida se abre el artesonado y aparece un inmenso círculo, que, prendido de la cúpula, bajaba sobre nuestras cabezas y nos ofrecía sendas coronas de oro y vasos alabastrinos llenos de perfumes. Se nos rogó que aceptáramos aquellos presentes, y al volver los ojos hacia la mesa la vemos cubierta, como por encanto, de una fuente inmensa provista de pasteles y de tartas. El centro lo ocupaba una figura de pastel, representando a Príapo, llevando una gran canastilla llena de uvas y de frutas de todas las clases. Las tartas y las frutas, al menor contacto, empezaron a echar azafrán, cuyo intenso perfume lo llenó todo”.

Como hemos podido apreciar tras la lectura del fragmento de la cena de Trimalción, se trata de un banquete descomunal, cuyo objetivo esencial era asombrar a los participantes, ésta no es la pretensión, intentemos ceder a nuestros lectores, nuestra propia versión de ésta cena, tomando como punto de referencia la invitación narrada por Petronio.

Entrada

Como aperitivos pondremos unas aceitunas verdes y negras, unas sabrosas brochetas de chistorras con ciruelas deshuesadas que cocinaremos a la plancha y para terminar unos deliciosos huevos de codorniz fritos y aderezados con pimienta y garum. Todo ello regado con un exquisito y fresco vino blanco.

Plato Principal

Foto: Recrearemos nuestro propio zodiaco

Como plato principal recrearemos nuestro propio zodiaco, juntando aquellos signos que se asemejen y que cada comensal escoja el que más le guste:

Sobre Aries, unos Garbanzos aliñados.

Ingredientes: Garbanzos, sal, aceite, comino y vino puro.
Elaboración: Hervir unos garbanzos y servirlos con sal, aceite, comino y un poco de vino puro.

Sobre Tauro y Leo, una pata de cerdo

Ingredientes: Pata de cerdo, agua, higos secos, pan y vino aromático.
Elaboración: Cocer la pata de cerdo simplemente con agua y unos higos secos. Cuando esté cocida, hervirla durante un rato en vino aromático para que tome sabor. Servir acompañada de unos trozos de pan frito y los higos.

Sobre Géminis, un platillo a base de hígado de conejo

Ingredientes: Ajoporro, aceite de oliva, caldo de carne, cilantro en grano, pimienta negra, comino, menta, miel, de flores silvestres, sal marina, vinagre e hígados de conejo.
Elaboración: Poner en una cazuela aceite, un puerro y cilantro picado. A continuación, añadir los hígados de conejo. Sofreír y cuando esté, poner todo a hervir con un poco de caldo de carne. Cuando haya cocido, añadir los siguientes ingredientes bien molidos: pimienta negra, comino, cilantro y menta. Después un poco de la miel, vinagre y vaciarlo en una cazuela. Dejar hervir. Cuando esté, espolvorear pimienta y sal, y servir.

Sobre el Cáncer, una ensalada presentada a modo de corona

Ingredientes: Endivia, rúcula, apio fresco, manzanas, nueces, trufas, aceite, vinagre y sal.
Elaboración: Cortar la endivia, el apio y las manzanas. Aderezar con una vinagreta hecha con las trufas laminadas, aceite, vinagre y sal. Servir en el centro de la fuente la rúcula con las nueces y a su alrededor a modo de corona la endivia, el apio y las manzanas.

Sobre Virgo, unas ubres de cerda

Ingredientes: Ubres, sal, agua, pimienta negra, garum, vino puro, ajo, perejil, vino aromatizado y almidón.
Elaboración: Poner a cocer las ubres con agua. Cuando estén cocidas, escurrirlas y asarlas ligeramente en el horno o a la parrilla sujetándolas con un pincho y condimentándolas con un poco de sal. Machacar pimienta, garum, ajo, perejil, amalgamar con vino puro y vino aromatizado. Envolver con almidón y echarlo encima de las ubres. Hervir un poco y servir.

Sobre Libra, una balanza, con quesos servidos de diferente manera

Ingredientes: Quesos, miel, pimienta, aceite, cilantro, pan tostado y sal.
Elaboración: Uno de los platillos de la balanza contendrá queso curado cortado a finas láminas y aromatizado con miel y pimienta.
En el otro platillo, sobre una base de pan tostado servir unos quesos frescos sin sal condimentados con aceite de oliva, cilantro molido, sal y un poco de miel.

Sobre Escorpio y Piscis, unos Lenguados

Ingredientes: Filetes de lenguado, aceite, vino, garum, puerros, cilantro, pimienta negra, orégano, caldo de pescado y huevos.
Elaboración: Cocer los filetes de lenguado en aceite, vino, garum, puerros y cilantro. Picar pimienta, orégano, añadir el caldo de la cocción y unos huevos crudos batidos. Poner esta mezcla a fuego lento para que ligue completamente. Una vez alcance el punto de cocción, espolvorear pimienta y servir.

Sobre Sagitario, un conejo cocido

Ingredientes: conejo, aceite, garum, vinagre, vino aromatizado, cebolla y tomillo.
Elaboración: Colocar el conejo en una bandeja y echar en ella aceite, garum, vinagre, vino dulce, cebolla troceada y tomillo triturado. Cocinarlo al horno y servir.

Sobre Capricornio, una langosta en salsa o en su defecto calamares con la misma salsa

Ingredientes: Langosta o calamares (según el presupuesto de cada uno), aceite, cebolla, alcaravea, comino, apio, miel, vinagre, dátiles, caldo de pescado, vino, laurel, pimienta negra en grano y mostaza.
Elaboración: En el aceite sofreís la cebolla bien picada. A continuación añadir comino, apio, alcaravea, miel, vinagre, unos dátiles picados, caldo de pescado y vino. Tras dejar hervir unos minutos, añadir una cucharita de mostaza. Esta salsa pasada por el chino servirá de acompañamiento a la langosta hervida con unas hojas de laurel y granos de pimienta negra.

Sobre Acuario, pollo con salsa

Ingredientes: Anís, menta seca, jengibre, dátiles, vinagre, aceite de oliva, mostaza, vino, un pollo y caldo de pollo.
Elaboración: Asar al horno un pollo acompañado de la siguiente salsa: anís, menta, jengibre, vinagre, dátiles picados, caldo, mostaza, aceite y vino.

Foto: Estarán iluminados por una bandeja llena de panecillos

Nuestros signos zodiacales estarán iluminados por una bandeja llena de panecillos circulares calientes.

Postres
Cerraremos nuestro banquete con una bandeja bien dispuesta con frutas frescas y frutos secos. El borde de la fuente lo adornaremos con hebras de azafrán.

A su vez, serviremos un delicioso pastel de manzanas asadas, queso fresco, pasas y membrillo elaborado de la siguiente manera: dentro de una tulipa de pondremos una capa fina de de membrillo, otra queso fresco, otra de manzana asada y adornaremos con unas pasas. Servir con un poco de pimienta negra y unas hebras de azafrán.

Por: Julio C. Alcubilla B.- / Editor de Gastronomía
Mail: julio.c.alcubilla@gmail.com