X

Gastronomía

País de sabores: las cocinas regionales propician el rescate de la gastronomía venezolana

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 17 de septiembre. Suplementos Noticias24) – Esta modesta, interesante y muy valiosa muestra de nuestras cocinas regionales, fue motivo de un interesante diálogo con varios investigadores y gastrónomos venezolanos, los cuáles propician el movimiento “rescate de la gastronomía venezolana”.

El reconocido investigador, escritor y teórico de Rafael Cartay, junto Ocarina Castillo, profesora Titular de la Universidad Central de Venezuela (UCV), dieron la apertura a una cita con nuestras tradiciones y una invitación al reconocimiento de nuestras cocinas regionales. Permitiéndonos recordar y distinguir un gran esfuerzo que se une al de Carina Savarce, Gerente General de Fundación Bigott.

De esta manera, cocineros, investigadores, profesionales del agro, artesanos gastronómicos y periodistas especializados intentamos lograr que la gastronomía en Venezuela trascienda más allá de las regiones, de las individualidades de los gustos y, de alguna manera, reconocer el legado de muy comprometidos pensadores.

Para Ocarina Castillo este es un primer paso en esa especie de telaraña que están intentando tejer, “los que estamos convencidos que la gastronomía venezolana está en un momento importantísimo, en éste momento están pasando cosas muy interesantes”. La única manera de que éstas cosas lleguen a ser verdaderamente irreversibles, es que tejamos entre todos.

Nos encontramos todos apuntando a que la única manera de que hagamos de nuestra gastronomía un movimiento sólido, importante, querido y conocido, que vaya más allá de nuestras fronteras, haciendo entre todos un solo equipo y que para el profesor Cartay siempre al pensar sobre las cocinas venezolanas, la cocina italiana en Venezuela, la cocina francesa, no deja de pensar que no existen.

Foto: Julio Cesar Alcubilla

Es una invención que hacen los académicos, porque lo que existe son las cocinas regionales de cada país: de la Toscana, de la siciliana, de la libanesa, entre otros. La cocina de cada país, no es más que la suma de las cocinas regionales, en ellas se encuentra la base de la verdadera cocina.

Igualmente, sucede en Venezuela, no existe una cocina venezolana, aunque nos hayamos acostumbrado a ese concepto. En el país se está produciendo un acontecimiento muy importante que se percibe como si estuviera naciendo una revolución culinaria. Entendiendo, que nuestro país, está por encima de lo que es Caracas, es una suma de voluntades, de esfuerzos, de sueños.

Leonor Peña, proveniente del estado Táchira, destacó que lo que quiso lograr con su libro de Cocina Tachirense, era distinguir el estado con su obra literaria, intentó que la misma tenga los colores de nuestra bandera regional, para que los tachirenses, sientan que su cocina es una bandera cultural que se muestra con orgullo.

Sin embargo, los logros de su trabajo le corresponden a dos grandes tachirenses: Luis Felipe Ramón y Rivera, que hicieron la mejor investigación de una provincia, en sus tres tomos del folclore tachirense. Basada en esa investigación, por encargo de otro gran tachirense Ramón J. Velásquez, yo cumplí con reunir las recetas en éste libro”.

Esos dos tutores de los años 80, dirigieron su trabajo permanentemente, Leonor no cocina, lo que disfruta es comer y lo que sabe es contar cuentos. Este libro sin connotación política alguna, tuvo por igual su representación colaborativa en las redes populares. Comenzó con un trabajo denominado “Programa de revalorización de la cultura alimentaria tachirense”, éste se cumplió en los barrios, ambulatorios, a los que les dimos talleres de cocina y recetario a las mujeres embarazadas, adolescentes y maestras, descubriendo nuestra identidad”.

Para finalizar ésta nota, más allá de un revivir de la movida gastronómica en nuestro país, de reconocer a dignos representantes y mejores conciencias en pro del comentado rescate de nuestra gastronomía. Se impone el entendimiento de una culinaria y gastronomía venezolana, que amerita salir de los linderos de una lectura intimista, de complacencias en el mero reconocimiento de quienes emprenden ese trabajo y asumen el reto. Traspasar al escenario sustentable del mundo, motivando el conocimiento y reconocimiento de una gastronomía fecunda, tomando en cuenta el trabajo de las regiones, en pro de la definición ciertamente de la cocina venezolana.

Sin embargo, esto debe brindar las claves para el desarrollo de un plan estratégico, que incluya el mercadeo y la sustentabilidad en el mundo, superando entre otros aspectos, la involución que supone la atención en nuestro mercado de restaurantes, la escasa propuesta de platillos gestados en la investigación minuciosa de nuestras cocinas y recetas originales, aboliendo el egocentrismo de los reconocidos o distinguidos, para colocarnos frente a frente en el concierto gastronómico del mundo, no como emprendedores, sino directores capaces de un mensaje sólido, exportable y sustentable para nuestra economía, haciendo del oficio de cocinar, la especialización de una carrera, que nos comprometa como equipo multidisciplinario, observando el impulso del alma venezolana como un motor de nuevos horizontes, probablemente más pragmática y especializada.

Redactado por: Julio C. Alcubilla B.
Editor de Suplementos Noticias24

Foto: Julio Cesar Alcubilla

Foto: Julio Cesar Alcubilla

Foto: Julio Cesar Alcubilla

Foto: Julio Cesar Alcubilla

Foto: Julio Cesar Alcubilla

Foto: Julio Cesar Alcubilla