X

Gastronomía

País de Sabores: el cacao venezolano, una de las frutas con más historia en el país

Foto: Noticias24

(Caracas, 04 de octubre. Noticias24) – Una de las frutas con más historia y renombre en el país es el cacao. Proveniente del árbol cacaotero, es la materia prima para producir los mejores chocolates del mundo.

Lea:

KKO Real, una empresa procesadora de cacao que te enseña cómo obtener un delicioso chocolate

De origen tropical mide de seis a diez metros de altura. Sus frutos, unas bayas denominada mazorcas, crecen de forma inusual: directamente del tronco y las ramas más antiguas.

Fue el principal producto de exportación en el país. Tanto así, que la primera empresa especializada en el comercio internacional del cacao fue la compañía Guipozcoana de Caracas.

La siembra, cosecha y todo el proceso de producción de cacao ha si el sustento de miles de familias venezolanas durante muchos años.

Por este motivo, la Fundación Nuestra Tierra de la mano con esos agricultores del cacao, lograronn que el Ejecutivo Nacional decrete al 01 de octubre como Día Nacional del Cacao, enalteciendo no solo al fruto sino a todas aquellas personas que se benefician, de uno u otro modo, de este rubro.

El cacao venezolano

Foto: Diario República

Reconocido como el cacao de más alta calidad para la preparación de los chocolates más exquisitos del mundo, existen tres tipos de ellos: criollo, forastero y trinitario.

– Cacao criollo, tiene una cascara fina y suave, con bajos contenidos taninos. Es considerado como de gran calidad por lo que se reserva para los chocolates más finos. En Venezuela se da en el Sur del Lago de Maracaibo y en las faldas de las montañas andinas. El árbol que produce este tipo de cacao es muy escaso y frágil, por lo solo representa el 10% de la producción mundial.

– Cacao forastero, es el más común, tiene gran presencia de taninos, posee una cascara fuerte y resistente, con aroma y sabor bajos, suele usarse para dar cuerpo al chocolate. En el país se cultiva en la Amazonia occidental y central.

– Cacao trinitario, es un híbrido de los cacaos criollos y forastero, tiene un fino aroma y sabor con una gran resistencia. Se cultiva en Barlovento y en la zona oriental.

Aunque, estos son las tres variedades principales, utilizando el mapa genético del cacao, las investigaciones indican que hay por lo menos 10 familias principales del cacao.

Excelente para la salud

El cacao posee muchas sustancias importantes para el cuerpo humano. Su efecto estimulante se debe a la teobromina que produce un aumento de serotonina y dopamina.
Norman Hollenberg, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard, realizó un estudio en el que demostró que la epicatequina podría reducir el riesgo de las cuatro enfermedades maś comunes de los países occidentales (derrame cerebral, ataque cardíaco, cáncer y diabetes) a menos en un 10%.

Del mismo modo, muchas abuelitas aseguran que el cocimiento de de semillas y hojas se usa para tratar asma, debilidad, diarrea, fracturas, malaria, parasitismo, pulmonía, tos, cólico y envenenamiento.

Igualmente, el aceite de las semillas se usa para tratar heridas, erupciones, quemaduras, afecciones dérmicas y hasta dolor de muela.

Los granos de cacao contienen:

– 54% manteca de cacao
– 11.5% proteínas
– 9% celulosa
– 7.5% almidón y pentosanos
– 6% taninos
– 5% agua
– 2.6% olioelementos y sales
– 2% ácidos orgánicos y esencias
– 1.2% teobromina
– 1% azúcares
– 0.2% cafeína

Un poco de historias…

Foto:www.popolvuh.ufm.edu Reuters

Aunque, los primeros árboles de cacao crecían de forma natural a la sombra de las selvas tropicales de las cuencas del Amazonas y el Orinoco, hace 4.000 años, los que iniciaron el cultivo en Centroamérica fueron los habitantes de Honduras alrededor de 1.100 a.C.

De acuerdo con la mitología maya, Kukulkán le dio el cacao a estos después de la creación de la humanidad. Ellos celebraban un festival anual en abril, para honrar al dios del cacao, Ek Chuah, un evento que incluía sacrificios de perros y otros animales con marcas pintadas de chocolate; ofrendas de cacao; plumas, incienso e intercambios de regalos.

Por su parte, los aztecas adaptaron la misma leyenda así: El dios Quetzalcóatl (representado por los mortales como ‘la serpiente emplumada’) bajó de los cielos para transmitir sabiduría a los hombres y les trajo un regalo: la planta del cacao. Al parecer, los otros dioses no le perdonaron que diera a conocer un alimento divino y se vengaron desterrándolo, fue expulsado de sus tierras por el dios Txktlpohk.

El cacao tenía una función esencial en los ritos religiosos. Los mayas creían que la bebida que se conseguía tostando y machacando los frutos les alimentaría después de la muerte. Así como también, celebraraban rituales religiosos en diferentes fases del cultivo del cacao.

Hacían una fiesta de la siembra en honor de sus dioses donde sacrificaban a un perro al que habían pintado una mancha de color cacao sobre la piel. Otra práctica habitual obligaba a los plantadores a mantenerse célibes durante trece noches y al llegar a la décimo cuarta, podían yacer con sus esposas y luego proceder a la siembra del cacao.

En cuanto a los aztecas, sabían que una taza de xocolatl eliminaba el cansancio y estimulaba las capacidades psíquicas y mentales. Para ellos el chocolate era una fuente de sabiduría espiritual, energía corporal y potencia sexual. Era muy apreciado como producto afrodisíaco y era una de las bebidas favoritas en las ceremonias nupciales.

Por: Vanessa C. Rodríguez L. / Noticias24
Correo: vanecrlupo@gmail.com