X

Gastronomía

Restaurante DOC, el espacio donde se dignifican las expresiones gastronómicas de noble factura

Foto: Julio Cesar Alcubilla / Noticias24

(Caracas, 06 de octubre. Noticias24).- El Restaurante DOC, ubicado en la ciudad de Caracas,(Denominación de Origen Controlado), que dirige Jean Paul Coupal distinguido por su calidad y excelencia, nos brinda la oportunidad de descubrir lo sorprendente.

El conocimiento culinario y de productos venezolanos de éste culto operador de restaurantes, persigue una misión de rescate, conocimiento y difusión que se acrisola con éxito desde los años 80. Cuando inspirado en los recuerdos de su padre quien cocinaba y le infundía ese estilo francés de “degustar” a base de tres platos: ensaladas, quesos y vinos, le despertó el arte de la restauración y amor por la cocina.

El primer negocio que tuvo fue una cadena de croissants, la cual se inicia en una de las urbanizaciones más importantes de Caracas, Los Palos Grandes, llegando a ser tan exitosa que logró convertirse en una cadena. Cuarenta tiendas la conformaban y exportaba 100 mil croissants por día a Miami. Luego al venderlo, abre el City Rock Café en el Centro Comercial Chacaíto, que de inmediato se puso de moda a principios de los 80, y en el cual eran famosas sus hamburguesas y una estupenda decoración. En la misma se le daba cabida a artistas emergentes como Rafael Barrios y Marcos Salazar.

“El primer negocio que tuvo fue una cadena de croissants”

Posteriormente, apertura el Restaurante Member’s, uno de los clubes privados más famosos de Caracas. Members era una referencia nacional por sus festivales gastronómicos internacionales, allí se daban cita chefs, cocineros y restauradores de Alaska, Francia, España, Chile y Marruecos, entre otros.Este bastión gastronómico duró 10 años, hasta que la situación del país se complicó y tuvo que venderlo.

Desarrolla tiempo después el concepto Primi, el primer restaurante concebido para difundir y promover, por vez primera en Venezuela, lo mejor de la agricultura, ganadería, productos cárnicos, quesos y embutidos hechos en Venezuela. En definitiva Primi surje para resaltar los mejores productos de este país y de alguna manera, este trascendente y valorado recinto gastronómico, fue el precursor del que hoy en día lidera con éxito, el restaurante DOC.

Sin olvidar la apertura de Samui, el primer restaurant tailandés que hubo en Venezuela, galardonado en la opinión pública, los comensales y gourmands venezolanos, como una joya de la gastronomía tailandesa en Venezuela. Samui contaba entre sus valores con chefs tailandeses, al igual que la decoración, los uniformes y un servicio memorable, el mismo duró 23 años.

DOC se perfila como una cocina de respeto al producto a los productos cultivados y producidos en Venezuela

Intentando complacer el exigente gusto del comensal venezolano, Coupal decide aperturar otro nuevo restaurante, tras la muerte el dueño del local de Primi, y como consecuencia de que los hijos quisieron dicho recinto, se muda así a los Palos Grandes y crea DOC.

Dedicación, cariño, pasión, respeto al productor, son claves para su éxito unido a la mesurada labor del cultivo, proveniente en primera instancia cuando tenía Samui, que trajo 25 semillas de Tailandia. Hoy por hoy estas fincas están sembrando 25 tipos de vegetales y legumbres orientales, que son consumidas y forman parte de nuestra dieta, como el guisante plano. Coupal fue el primero en traer esta variedad a Venezuela, resurgiendo así el uso de vegetales orientales en adaptación a la cocina occidental.

Samui fue declarado en el New York Times como el mejor restaurant tailandés en este hemisferio.

Coupal ha sido cónsul de Tailandia en Venezuela y ese contacto generó la apertura del restaurant Samui, con la idea de rescatar los mejores ingredientes, factibles de cultivar aquí, para hacer cocina tailandesa pues no existía cocina oriental buena en Venezuela.

“En nuestra mesa venezolana, tenemos platos regionales muy importantes pero no tenemos cocina. No somos Perú, ni México, no tenemos una cultura precolombina, no tenemos la historia del fuego, la leña. No tuvimos las grandes variedades de alimentos que otros países tuvieron, el maíz, los moles, los ajís, los hongos… los españoles vinieron, no había oro y fuimos un trampolín.

Internamente no tuvimos una cultura de definición de cocina. Los aztecas tenían cocina, los incas tenían cocina. En la cultura precolombina de Mesoamérica y Latinoamérica, de Perú y de Panamá hacia arriba había cocina, existían productos, había agricultura comercial, gente que cultivaba para los diferentes niveles o estratos de la sociedad precolombina”. Declaraciones de Jean Paul Coupal

Es decir hemos tenido una falla de origen, por ello surge el concepto del Restaurante DOC, para promover la materia prima de calidad en Venezuela, desde los años 40 o 50, tales como: el lairén, raíces como yuca, apio, ocumo chino y otras cosas que se empezaron a sembrar hace 15 o 20 años. Por igual grupos de agricultores venezolanos dedicados y muchos chinos que han venido en los últimos años, lo cual ha sido extraordinario para lograr que en Venezuela se produzca en las fincas, de todo, desde guisantes hasta jengibre.

Al ir a la urbanización El Bosque, en Caracas, al mercado chino, existen más vegetales y legumbres que en el mercado chino de San Francisco. Porque aquí trabajamos bien la tierra. Por otro lado, contamos con ingredientes nobles, indicados para que jóvenes cocineros se orienten a conocerlos e identificar y entender sus raíces, su historia, experimentar la manera tradicional como se cocinan y después comenzar a desarrollar recetas nuevas, basadas en ese aprendizaje.

Por ello DOC se perfila como una cocina de respeto al producto a los productos cultivados y producidos en Venezuela. Muchos de conucos, de huertas, de fincas, jardines y haciendas. Coupal compra del productor, logrando ese placer de la tierra al tenedor. Sus selecciones se perfilan con la seguridad de que el cultivo es orgánico, sostenible, tratando bien a la tierra, sin uso de fertilizantes ni insecticidas que son dañinos, cuidando bien las plantas.

Se le paga al productor un precio justo y por ello este cuida la materia prima, eliminando así al intermediario o mayorista. Comprendiendo una ecuación, en la cual si el productor trae un producto noble, se le paga noble.

Los platos en DOC, son sencillos, el producto habla por sí solo, no se hace fusión, no se usa nitrógeno ni especias de afuera. Así surge o se impulsa por igual un movimiento en Venezuela, el “slow-food”, un movimiento muy sencillo en el que se respeta la tierra, se paga el precio justo, y se respeta al productor. Se come lentamente, sin apuros. Por ello en DOC se comparte y rescata el concepto de la unión de la mesa.

Escrito por: Julio Cesar Alcubilla /Noticias24

Foto: Julio Cesar Alcubilla / Noticias24

Foto: Julio Cesar Alcubilla / Noticias24

Foto: Julio Cesar Alcubilla / Noticias24

Foto: Julio Cesar Alcubilla / Noticias24