X

Gastronomía

Gastrosexología: estimulación que pasa por la cocina y nos lleva al placer del sexo

Foto: @Gastrosexologia

(Caracas, 27 de febrero. Noticias24).- Mónica Novas, es una joven gallega especialista en psicóloga clínica, jurídica y sexología, creadora de este peculiar concepto, con el que intenta conquistar la gente o comensales, develando los mecanismos psicológicos del placer.

Reconoce que el exceso de lo que consumimos, la carencia de pausas cuando ingerimos nuestros alimentos o bebidas y el alcance del placer sexual, mantienen una relación que pudiese sorprendernos.

Sus postulados no se unen a lo considerado expecíficamente en la cocina afrodisíaca, ni a lo que refieren algunos productos por sus formas: léase peras, plátanos o cambures, melones, pepinos, pimientos, etc.

La Gastrosexología, define mas bien a un término que surge de la fusión entre gastronomía, psicología y sexología, en el cual se tratan de explicar aquellas manifestaciones, que se gestan a partir del placer de comer o cocinar para alguien más.

Hablamos además de la capacidad que tiene el ser humano de dejarse llevar por las experiencias

Hablamos además de la capacidad que tiene el ser humano de dejarse llevar por las experiencias, por las sensaciones placenteras, al degustar algunos platillos o productos.

Reconoce que algunos productos naturales, como las ostras, son una de las mejores fuentes de minerales necesarios para mantenerse en plena forma en la cama. Estas destacan por su alto contenido en zinc, un mineral que se ha relacionado con la regulación de los niveles de testosterona en los hombres y un nutriente clave en la salud sexual, además de ser vital para la la producción de esperma.

Por su parte el vino, sobretodo el vino tinto, puede impulsar la lìbido, “el vino tinto es ganador en cualquier lista de alimentos que mejoran la vida sexual. Lubrica la conversación, calma los nervios, combina bien con una buena comida e incluso proporciona la oportunidad de impresionar si la pareja tiene poco conocimiento enológico”. Afirma, Mònica Novas.

Sin embargo puntualiza que “una de las razones por las que el vino tinto ha sido utilizado como afrodisíaco durante miles de años, es por la experiencia sensual que supone degustarlo. El rico olor de la uva, la coloración escarlata profunda y la explosión de sabor que golpea el paladar hacen que nada hable de seducción tan bien como el vino tinto”.

Novas, intentando responder una serie de interrogantes, acerca de los estímulos no solo de cocinar o comer determinados platillos o productos, lo que nos estimula al ver a alguien cocinando con el delantal puesto, reconoce que todo se haya en la mente, en esta se activan la secreción de endorfinas, o esas moléculas que muchos reconocen como de la felicidad.

Las endorfinas son neuro-péptidos que se liberan a través de la medula espinal y del torrente sanguíneo. Son una especie de opiáceos naturales del organismo, neurotransmisores producidos en el sistema nervioso central como moduladores del dolor, reproducción, temperatura corporal, hambre y funciones reproductivas.

Presentes en muchos alimentos, bebidas o productos que consumimos, como en el caso del chocolate, el cual contiene feniletilamina y serotonina, aunque leves, ambos son estimulantes sexuales.

“Se hace por fases e incluso se audita 1% de esos cuadernos”

Además de lo que naturalmente se estudia dentro de este contexto, se reconoce en la Gastrosexología la explicación de mecanismos psicológicos y sexológicos, como la sugestión inducida, según la cual algunos platillos son favorecidos como símbolos gastronómicos de la sexualidad o determinados productos nos produzcan un placer incrementado de carácter sexual.

Según Mónica Novas, para difundir su visión, se ha valido de imágenes, películas, música, aromas, que preparan al público o comensales para recibir el plato en el que se conjugarán varias de las variables que influyen en el placer.

A manera de explicación o sugestión previa, se produce en nuestro cerebro un detonante que libera endorfinas, las cuáles también se segregan en las fases preliminares del sexo. Siguiendo asì nuestros patrones comunes de sexualidad, o lo que reconocemos como las futuras fases de la excitación.

En sus ponencias y talleres trata de explicar los mecanismos de excitación que subyacen en el placer de comer o de cocinar. Y al catar un vino, considera: “la cata de un vino puede proporcionar sensaciones semejantes al acto sexual. Todo comienza con el sonido del descorche de una botella y en el borde de la copa te espera un camino de agradables sensaciones. Amablemente alguien mira directamente a tus ojos mientras te sirve esa primera copa de vino que producirá efectos placenteros en todo tu cuerpo, que mojará tus labios y te inundará con su aroma”.

Esta idea de enseñarnos a despertar los sentidos a través de la Gastrosexología, surgió en el 2002 cuando Mónica vivía en Londres y viajaba por todo el mundo. En un comienzo, analizaba las recetas tradicionales de diversos países, sobre todo asiáticos.

Comenzando a aplicar la Gastrosexología, comprendiendo que dependiendo de los comensales, la sugestión o determinado ambiente impulsador de lo afrodisíaco, unido a productos y algunos ingredientes, la experiencia logra conducir al estallido del placer sexual … o despertarlo.

“La autosugestión es algo cultural, que no depende tanto de productos afrodisíacos”

“La autosugestión es algo cultural, que no depende tanto de productos afrodisíacos, sino de los mecanismos que producen placer”, asegura Mónica, sin embargo reconoce que hay productos como el picante o el chocolate que aumentan la lívido. El picante permite aumentar nuestro ritmo cardíaco, a acelerarse el metabolismo, a sentir calor, no sólo en la boca, sino en toda nuestra piel, igual que en la fase de excitación sexual”.

“Nos puede proporcionar excelentes momentos si sabemos prepararlo en su justa medida, lo importante es tener la mente predispuesta para el erotismo y, a partir de ahí, seleccionar los ingredientes del menú y cuidar la puesta en escena”.

“Se trata de despertar a los sentidos y utilizar la comida como preliminar al sexo, para que con cada bocado se emane sensualidad por todos los poros”.

Analizando sus iniciativas, sin duda alguna se hace necesario ser un conocedor, no tener prejuicios, profundizar en los llamados afrodisíacos sensoriales. Aquellos que serán percibidos por el comensal o público, ya que la imaginación es ilimitada y todo puede en esa experiencia, puede resultar ser un afrodisíaco.

Alimentos afrodisíacos reconocidos por los investigadores

Bayas de Goji: En China se las conoce como las “bayas felices”, ya que poseen multitud de nutrientes y propiedades. Actúan como superantioxidantes, son portadoras de un contenido betacaroteno mayor incluso que las zanahorias (lo que resulta muy beneficioso para la piel), y su cantidad en betasitosterol, hace que sean consideradas un potente afrodisíaco natural.

Trufa: Griegos y romanos ya atribuían a las trufas fuertes virtudes afrodisíacas, e incluso llegó a estar prohibida durante algunas épocas por esta razón. Los responsables de esta propiedad son la androstenona y el androstenol, dos feromonas que contiene la trufa de forma natural y que son segregadas por el hombre. Las dos tienen el poder de aumentar la excitación sexual de la mujer, favorecer la fertilidad y regular los cambios de humor durante el ciclo menstrual.

Patilla (Sandía):Podría decirse que es el viagra natural, gracias a su contenido en citrulina. Este fitonutriente dilata los vasos sanguíneos y consigue llevar una mayor cantidad de sangre hacia el pene, tal y como haría cualquier medicamento contra la disfunción eréctil. Eso sí, donde se encuentra en mayores proporciones es en la corteza blanca. Además, la sandía contiene licopeno, que ayuda a prevenir el cáncer de próstata.

Espárragos: Sus propiedades afrodisíacas son conocidas desde hace siglos, en el XIX, por ejemplo, era costumbre servir espárragos a los novios la víspera de la boda, con el fin de estimular el deseo sexual y el vigor. Favorecen la producción de esperma y son ricos en ácido fólico, el cual aumenta la producción de histamina, que es necesaria para alcanzar el orgasmo.

Chile: El picante libera endorfinas, lo que produce un efecto similar a la excitación sexual. De hecho, provoca las mismas reacciones que cuando estamos frente a alguien que nos gusta, como taquicardias o exceso de sudoración. La capsaicina que contiene, además, estimula las terminaciones nerviosas.

Escrito por:Julio C. Alcubilla B./Noticias24

Noticias 24 Noticias de Venezuela y el mundo
Prensa
Teléfono: +58 (212)-262-0573
Redacción
redaccion.noticias24@gmail.com
Anuncie con nosotros
+58 (212) 267-1287

¡Síguenos!

Todos los derechos reservados - Noticias 24 Venezuela C.A. RIF J-29651495-0