X

Gastronomía

Aprende a realizar unos deliciosos camarones al ajillo

Foto: Cortesía de La Comedera

(Caracas, 28 de mayo. Noticias24).- No hay nada más exquisito que deleitar el paladar con unos ricos camarones por eso este miércoles te invitamos a que realices esta rica receta y la acompañes con lo que desees.

Lea

Receta del día: cómo preparar un rollo de carne relleno

La receta es muy sencilla, así que anímate.

Ingredientes

-450 gramos de camarones peladas.

-5 ajos grandes.

-1 guindilla (opcional).

-100 ml de aceite de oliva.

-50 ml de vino blanco.

-Perejil fresco.

-Sal.

Preparación

Primero lo primero. ¿Qué tipo de camarones tienes? Si son frescas y enteras debes retirar cabeza, cola y patas, luego pelarlas y después extraerles el hilo negro fino que tienen en su parte inferior, ¡son los intestinos! Luego, lava con brevedad en un poco de agua. Si en cambio tienes camaroes peladas, solo tendrás que lavarlas y listo. Mientras las dejas reposar en un escurridor, prepara el ajillo.

Corta los ajos en láminas no muy finas, ni muy pequeñas. Rehógalas sobre el aceite bien caliente hasta que comiencen a dorarse ligeramente. Cuidado con quemar las láminas, esto le daría un sabor amargo no deseado a este precioso platillo. Ah, y si te gusta el picante, opta por rehogar el ajo con una guindilla picada en trozos medianos también.

Cuando veas los primeros indicios de dore en el ajo, tómalo como la señal esperada de que debes incorporar las gambas. Dóralas con entusiasmo en este aceite al ajo. Disfruta tanto como puedas este momento de aroma embelesante, porque solo deberá durar cinco minutos. No más. Si cocinas de más, endurecerás la tierna carne de las gambas.

Añade una pizca de sal, revuelve, y enseguida derrama el vino sobre tus camarones ya teñidas en ajillo. Deja cocer a fuego alto un par de minutos más para que se evapore el alcohol.

El toque final se lo das esparciendo un poco de perejil fresco sobre los camarones. Si se te antoja, también puedes agregarles un pellizco de pimienta. Revuelve bien y pásalas bien calientes, si es posible hirviendo, a una cazuela de barro. Pero, si no tienes cazuela de barro no pasa nada, lo importante es que las sirvas bien calientes.

Listo, disfrútalo.

Además

Receta del día: pasta con pollo a la mantequilla y ajo

Con información de La Comedera