X

Gastronomía

“Viña Ardanza”, una referencia vinícola de la Rioja alta

Foto: La Rioja Alaveza

(Caracas, 01 de agosto. Noticias24) Los representantes de Viña Ardanza entre amenos comentarios de Rafael Momeñe, Dtor de Exportación, nos hicieron conocer de todo el poder en boca que tiene Viña Ardanza.

“Hacemos vinos que aguanten bien la guarda, elaborados para que mejoren con el paso del tiempo, porque los vinos, como las personas, tienen su encanto a diferentes edades, pero ciertamente es la experiencia. La Rioja Alta es una bodega centenaria, una bodega familiar, cuyo actual dueño es la cuarta generación de la bodega. Nuestra principal fortaleza es la elaboración de vinos clásicos, tradicionales de La Rioja. Vinos de mucha crianza, muy sedosos, grandes vinos pala la gastronomía”.

La Rioja Alta y sus etiquetas de vinos de coupage (o producto de mezcla de 2 o varias cepas), se distinguen por sugran versatilidad. Esta región se encuentra en éste momento en un ambicioso plan de inversión en la adquisición y plantación de nuevas fincas, que le permitirá autoabastecerse en el 80% de su producción hacia el año 2010. El Grupo dispone de un total de 710 hectáreas en propiedad, distribuidas entre las más prestigiosas zonas vinícolas de España: Rioja Alta, Rioja Baja, Rioja Alavesa, Rías Baixas y Ribera del Duero.

“En la Rioja Alta utilizamos como uva base El Tempranillo, hacemos coupage en proporciones muy pequeñas con graziano, mazuelo o garnacha. Lo fundamental para hacer nuestros vinos, está en primer lugar en el viñedo. Se necesita una gran calidad de uvas, no escatimamos en la calidad de nuestros granos. Tenemos 450 hectáreas, con cuidados exhaustivos. Una vez lograda la uva, se va a tanques de acero inoxidable, en los cuáles se hace una fermentación que normalmente dura alrededor de 12 a 14 días.”

Posteriormente se hace otra fermentación que es la maloláctica, y seguido pasa a las barricas, y arranca nuestro proceso artesanal. Nuestros vinos se trasiegan cada seis meses, es decir se vacían de las barricas, allí comprobamos la calidad del vino, como éste se desarrolla y evoluciona. Se oxigena y se determina si existe o no algún defecto, para sacar esta barrica inmediatamente de la calera. Aquí tomamos decisiones, y determinamos si se van a dedicar a reservas o a grandes reservas”.

Uno de los vinos emblemas, relanzados de ésta bodega es el Viña Ardanza 2000, un vino cosechado en unas condiciones climatológicas idóneas, en las que destacó la ausencia de plagas y enfermedades criptogámicas en el viñedo. Un coupage con 80% Tempranillo y el 20% restante Garnacha. En su proceso de producción la fermentación alcohólica se realizó en depósitos de acero inoxidable durante 14 días a una temperatura máxima de 28 ºC. Y la fermentación maloláctica quedó concluida en 21 días y tras su trasiego los vinos pasaron a barrica en marzo de 2001. Permaneció 36 meses en barrica de roble americano de 4 años de edad media, siendo trasegado de forma manual en 6 ocasiones.

La Cata… su color nos comienza a conquistar por su tono rojo cereza, poco a poco identificamos en los bordes de la copa, ciertos tonos naranjas y luego destacamos, brillo en el cuerpo de la copa. En nariz bastante intenso, destacan los olores a fruta madura, algo de coco, para finales a canela y cuero. En boca, definitivamente envolvente, estructurado, taninos sedosos, nos llevan a un retrogusto, delicadamente persistente , coincido con el enólogo… prolongado de elegante bouquet.

“En Rioja tenemos una gran influencia de los franceses. A principio del siglo XX los viñedos franceses quedaron destruidos por la plaga filoxera, y se vinieron a España a comprar vino en Rioja. Para aquel entonces en La Rioja, no sabíamos nada de envejecimiento, ellos nos enseñaron a envejecer nuestros vinos, estoy hablando alrededor de 1.912. A nuestros vinos grandes reservas, muchas veces nos los comparan con grandes borgoñas“.

Bajo la autoría de: Julio C. Alcubilla B.