X

Gastronomía

Tres deliciosas recetas de helados caseros para sorprender

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 20 de septiembre. Noticias24) – Te van a sorprender estos helados con todo tipo de sabores: calabaza, queso curado, aloe vera (sábila), jengibre, en fín seleccionamos tres recetas sorprendentes y fáciles.

Helado de jengibre

La elaboración de este helado es muy fácil, todos puden hacerlo tanto si tienen heladora como si no. Claro, en el primer caso resulta más sencillo, pero tampoco requiere un gran esfuerzo que mientras se hace el helado haya que sacar el recipiente del congelador de vez en cuando para batirlo. Poder disfrutar de un helado casero de jengibre bien merece la pena.

Ingredientes

Almíbar de jengibre
200 gramos de agua, 150 gramos de azúcar, 200 gramos de jengibre fresco cortado en láminas finas.

Helado
500 ml de leche entera, 1 vaina de vainilla, 3 yemas de huevo, 3 clavos de olor, 75 gramos de azúcar, 2 c/s de azúcar invertido, 4 c/s de almíbar de jengibre, 3 trozos de jengibre confitado picado muy fino, 1 c/s de almidón de maíz.

Elaboración

Para hacer el almíbar de jengibre poner todos los ingredientes en un cazo y calentar a fuego suave durante 15 minutos. Reservar.

Poner 2/3 de la leche a calentar en un cazo, junto con la vaina de vainilla, los clavos, la mitad del azúcar y el azúcar invertido. Retirar del fuego antes de que empiece a hervir.

En un recipiente aparte mezclar las yemas de huevos con la otra mitad del azúcar, el resto de la leche y el almidón de maíz.
Echar un poco de la leche caliente sobre la mezcla de yemas y remover. Añadir la mezcla al cazo y volver a calentar removiendo hasta que espese la crema.

Retirar del fuego y colar la crema. Añadir el almíbar de jengibre y el jengibre confitado, remover. Reservar la crema en la nevera hasta que esté bien fría.

Poner la crema en la máquina de helado hasta que se forme un helado cremoso. Después guardar el helado en el congelador.

Presentación

Para servir el helado casero de jengibre sacarlo del congelador unos 10 minutos antes. Hacer bolas para servirlas en cucurucho o en una copa de postre.

Foto: gastronomía&cia

Helado de hierbabuena

Este es precisamente uno de los helados que nosotros también hemos hecho en estos días, en realidad el nuestro es helado de menta, porque tenemos dos macetas en las que esta hierba aromática no deja de crecer.

Ingredientes

500 gramos de leche entera, 150 gramos de nata, 40 gramos de hierbabuena fresca, 100 gramos de azúcar, 30 gramos de glucosa, 20 gramos de azúcar invertido, 35 gramos de leche en polvo, 4 gramos de estabilizante.

Elaboración

Calentar en un cazo la leche y la nata, añadir la hierbabuena y dejar infusionar durante 40 minutos aproximadamente.

Colar la hierbabuena, volver a calentar la infusión y añadir la leche en polvo, el azúcar invertido y la glucosa mezclada con un poco de azúcar.

Mezclar el resto del azúcar y el estabilizante, añadir la combinación a la infusión. Calentar hasta llegar a los 86º C. Después enfriar rápido y dejar reposar en el frigorífico entre 12 y 24 horas.

Pasar el preparado a la máquina de helados (puede hacerse sin máquina, poniendo la mezcla en el congelador hasta que empieza a congelar, entonces se saca y se bate, se repite esta operación para que no se formen cristales de hielo, hasta que el helado quede cremoso).

Guardar el helado de hierbabuena en el congelador y para servirlo, retirarlo unos diez minutos antes del congelador.

Foto: gastronomía&cia

Helado de queso y albahaca

Ingredientes (Para 1 litro)

1 manojo grande de albahaca fresca (de 30 a 40 hojas), 350 gramos de azúcar, 250 gramos de queso mascarpone o queso crema, 1 kilo de yogur tipo griego.

Elaboración

Colocar las hojas de albahaca y el azúcar en una picadora y picar hasta conseguir un polvo grueso. Batir el queso mascarpone o queso crema y el yogur en una batidora con pala. Cuando sea una crema homogénea, añadir la albahaca picada y mezclar bien.

Si tenemos heladera, seguir las instrucciones del fabricante. Para hacerlo manualmente, colocar la mezcla en un recipiente, mejor si es de metal (así congelará más rápido), tapar con un plástico film y congelar unas 2 horas.

Los bordes estarán congelados pero el centro no, entonces batiremos hasta conseguir de nuevo una crema suave. Meter de nuevo en el congelador y repetir este paso 3 ó 4 veces más, así nos aseguraremos que el helado quede más cremoso y no tenga cristales de hielo.

A la hora de servir, sacar del congelador 10 minutos antes, para que esté más cremoso y mejore su sabor.

Mantener el helado de queso y albahaca en el congelador durante una semana y siempre tapado, para que no absorba otros olores. De verdad que es una delicia, despierta el sentido del olfato y del gusto de una manera fantástica.

gastronomia&cia

Fuente: gastronomía&cia/ Contenido seleccionado por:
Julio C. Alcubilla B./Noticias24