X

Gastronomía

La historia de la tortilla de papas y su receta original

Foto:www.youtube.com

(Caracas, 23 de septiembre . Noticias24) – El origen de la tortilla de papas podría estar en Extremadura, concretamente en la localidad de Villanueva de la Serena, así lo afirma Javier López Linage, investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en España.

El trabajo de investigación realizado por Javier López Linage muestra que la historia de la tortilla de papas se remonta al siglo XVIII y no al siglo XIX como se evidenciaba en algunos documentos (aunque la diferencia radica sólo en un par de décadas), como por ejemplo el documento anónimo “memorial de ratonera”, documento que se dirigía a las Cortes de Navarra explicando la precaria situación en la que se encontraban los agricultores con respecto a la alimentación.

Un párrafo en concreto relacionaba la aparición de la tortilla de patatas con esta comunidad, “…dos o tres huevos en tortilla para cinco o seis, porque nuestras mujeres la saben hacer grande y gorda con pocos huevos mezclando patatas, atapurres de pan u otra cosa…”.

Son muchas las leyendas, historias y teorías que han colocado la tortilla de papas en el siglo XIX. Se creía que la tortilla de papas comenzó a difundirse en las Guerras Carlistas, otros indicaban que fue un ama de casa quien la invento y ofreció al general Tomás de Zumalacárregui, quien utilizaría la receta posteriormente para alimentar a sus tropas. Lo cierto es que casi todas las leyendas y teorías giran en torno a las Guerras Carlistas.

Ahora sabemos al menos que el origen de la tortilla de papas se remonta un poco más atrás en el tiempo, a finales del siglo XVIII. Las fuentes documentales consultadas por el investigador parecen ser la prueba. El investigador referencia a Joseph de Tena Godoy y Malfeyto, marqués de Robledo, ambos buscaban un alimento que fuera nutritivo y barato para luchar contra las hambrunas que se encontraban establecidas a finales del siglo XVIII en Europa. Parece ser que inventaron una especie de tortitas que no se horneaban y debían pasarse por la sartén.

Según el investigador, estas tortitas serían en realidad las primeras tortillas de papas, a diferencia de otras teorías, los datos aportados en el documento de Villanueva de la Serena del año 1798 son una prueba irrefutable. El investigador no ha proporcionado más información, algo que nos hace tener un especial interés por ampliar nuestra cultura gastronómica y leer la publicación que editará el Ministerio de Medio Rural, Medio Ambiente y Medio Marino en el momento de su aparición.

Receta

Ingredientes (para 1 persona):
-2 Papas
-2 Huevos
-1 Cebolla
-Un buen chorro de aceite

Preparación

Pelamos y cortamos las papas y la cebolla. Primero ponemos las papas a dorar en una sartén con abundante aceite, y cuando cojan un poco de color, añadimos la cebolla. Tras 10-15 minutos, mezclamos la papa y la cebolla con los huevos, que habremos batido previamente en un recipiente donde hacer la mezcla. Recorden que la papa debe estar tierna.

Removemos la mezcla y añadimos sal u especias según gustos. Ahora subes la potencia del fuego donde teníais la sartén a fuego lento y viertes toda la mezcla. Aquí viene la parte importante: no dejar que el huevo se queme por debajo. Con ayuda de una espátula de cocina, vamos repasando los bordes de la sartén y damos forma a la tortilla.

Repetiremos este gesto varias veces mientras movemos la sartén hacia delante y atrás para evitar que se tueste el huevo por debajo. En menos de 4 o 5 minutos -depende de la potencia del fuego- tocará dar la famosa vuelta.

Con una mano, agarras la sartén del mango. Con la otra, colocas un plato plano sobre la sartén, tapándola. Y con un movimiento decidido y ágil, dáis media vuelta a la sartén para poner la parte cocinada de la tortilla sobre el plato. Y ahora volvéis a echar la tortilla sobre la sartén, por la parte que queda cocinar.

Repite el proceso de repasar los bordes para que coja forma, y moved la sartén hacia delante y hacia atrás. Veréis que enseguida, lo que quedaba de huevo coge la forma y el volumen de la sartén. Estará lista en otros 2 minutos, depende de si os gusta más hecha o menos hecha.

Fuente: cocinillas.es/ gastronomia & cia/ contenido seleccionado por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24