X

Gastronomía

Tarta Normanda de manzana, una receta clásica de la tradición culinaria francesa

Foto: lacocinafrancesa

(Caracas, 14 de octubre. Noticias24) Aunque no se conoce realmente su origen, la tarta de manzana, apareció espontáneamente en los países de Europa donde existía una tradición de tartas con relleno y donde se cultivaban manzanas. Esta receta es un clásico de la cocina francesa.

En Inglaterra el libro de cocina The Forme of Cury, editado en torno a 1390 por los cocineros de Ricardo II de Inglaterra, cita una receta de tarta de manzana llamada tartys in applis.

Siendo ese rey miembro de la Casa de Plantagenet, las artes culinarias de la corte británica en dicha época eran de tradición anglo-normanda y habían sido traídas del continente donde existía, a diferencia de las Islas Británicas, una larga tradición gastronómica heredada de la cuenca mediterránea.

Según esa receta los ingredientes a colocar en la masa son manzanas, peras, higos y uvas pasas. El relleno se teñía con azafrán y se cubría la tarta con una oblea de masa.

A partir del siglo XVI se diseminó la receta a lo largo de las colonias inglesas y los colonos británicos, franceses y holandeses la llevaron al otro lado del Atlántico a países como Estados Unidos donde ya en el siglo XVII era ya un postre muy popular. De estas primeras recetas traídas por los colonos a la actual «American apple pie», símbolo nacional, poco se modificaron las variantes existentes a lo largo del territorio.

En Francia la receta de la tarta de manzana, llamada entonces torta (tourte en francés), aparece en 1651 en el libro El cocinero francés, de François Pierre de La Varenne.

Las manzanas se cocían previamente con mantequilla. Se perfumaba con “agua de flores” y se espolvoreaba azúcar antes de hornear. La receta indicaba que se podía cubrir la tarta con tiras de masa.

Ingredientes para 6 personas

– 4 manzanas para hornear, como Boskoop (700g)
– 150ml de leche
– 100ml de Nata espesa
– 120g de azúcar
– Vaina de vanilla raspada con el azúcar o cristales de vainillina pura
– 100g de harina
– Polvo de hornear
– 3x huevos
– 30ml de aceite (ya sea de girasol para un impacto mínimo en el sabor, o de plano utiliza aceite de nuez que le conferirá al pie su sabor peculiar)
– 50g de mantequilla

Preparación

1 – Precalentar el horno a 180°C (termostato 6)
2 – Preparar un cuenco y mezclar la harina, el polvo de hornear, la vainilla, el azúcar y los líquidos – 2 huevos y el aceite. Mezcla con una pala … hasta conseguir un líquido uniforme y amarilloso.
3 – Añadir la leche
4 – Ahora que tenemos nuestra masa lista para proteger las rebanadas de manzana de la oxidación, podemos comenzar a pelar las manzanas. Trabajar manzana por manzana. Quitar el tallo y el corazón y córtarlas en rebanadas delgadas, como 12 rebanadas por manzana. En cuanto termine con la primera manzana, ahogra las rebanadas recién “nacidas” en la masa para que no se oscurezcan.
5 – Engrasar un molde para pie con un barra de mantequilla. Luego espolvorear con un poco de harina.
6 – Volcar la masa con manzanas en el molde.
7 – Hornear a 180ºC durante 40 minutos
8 – Preparar el glaseado: sólo hay que pesar 50g de azúcar con 50g de mantequilla y un huevo. Es mejor tener la mantequilla a temperatura ambiente, pero no la derritas. Mezclar la mantequilla y el azúcar y agregar el huevo y batirlo hastaobtenir una mezcla uniforme.
9 – Sacar el molde caliente del horno y empezar a embarrarle el glaseado encima. Espárcelarlo para obtener una cubierta pareja y de vuelta al horno otros 15mn.
10 – Es una tarta de invierno que se sirve caliente, se puede servir fría si prefiere, sin embargo para invierno lo óptimo es comerla recién horneada.

contenido seleccionado y redactado por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24