X

Gastronomía

El chef Hernán Taiana ofrece su dimensión en la semana gastronómica argentina

Foto: Julio C. Alcubilla B.

(Caracas, 16 de noviembre. Noticias24) – Entre sabores, aromas y una notable dimensión humana, los comensales disfrutarán de un viaje gastronómico de interesante trascendencia e innegable recorrido de sabores y contrastes.

La Embajada Argentina en Venezuela conjuntamente con el Eurobuilding Hotel & Suites Caracas abrirán sus puertas a la Semana Gastronómica Argentina, del 15 al 19 de noviembre. El chef Hernán Taiana nos ofreció una exclusiva plena en vivencias y alcances.

Los caraqueños disfrutaran de un menú de platos diseñados por el invitado especial, quien proviene directamente desde Buenos Aires. Con maridaje de vinos de Mendoza y show de tango en vivo, en las instalaciones del Sol y Sombra restaurante & lounge, del recinto ubicado en la Avenida La Guairita, Chuao.

La historia de este chef comienza a muy temprana edad, con una pasión signada por un paladar inquieto, que buscaba en los sabores de su familia, una identidad develadora, la cual se convirtió en profesión y lo atrapó entre exigencias y sabores.

Comenzó en las cocinas del recordado Restaurante Las Catalinas de Ramiro Rodríguez Pardo, reconocido cocinero argentino. De allí siguió a Patagonia con Francis Mallmann, luego con el Ristorante Bicemen Puerto Madero, donde trabajó por dos años

Un hombre de temperamento afectuoso, cordial, reflexivo, nos ofreció declaraciones entre frases cargadas de calor de amigos, siendo la primera vez que un servidor conocía su historia. Estas son algunas, de sus declaraciones…

“Siempre Argentina le dio la espalda al mar, esta fue el granero del mundo, crecieron las vacas en su fundación en los años 1500, se incorporó la hacienda al campo argentino, y a través de la llanura campiana se reproduce el ganado vacuno y ovino. El mar comenzó a florecer en la ingesta alimentaria del argentino, cuando se empezó a desarrollar la industria pesquera, pero en si la cultura gastronómica del argentino siempre mira a la tierra”.

“De joven adquirí el placer por los frutos del mar y los pescados, en un país donde el asado y la carne es la materia oficial, me incliné desde muy pequeño a la riqueza del mar, aun considerando que Argentina le dio la espalda al mar“.

“Provengo de una familia de españoles e italianos, en la cual los fines de semana se reunían a comer. Entraba a la casa de mi abuela e iba directo a la cocina a ver que se estaba cocinando y probaba la comida antes de servirla”.

Foto: Julio C. Alcubilla B.

“A los 18 años decidí ser cocinero, tengo mucho de autodidacta, porque cuando yo empecé en esta época. No existían en Argentina escuelas de cocina, opté por aprender a cocinar en restaurantes de grandes cocineros, entre los que puedo mencionar al Gato Dumas, Francis Mallmann, Ramiro Rodríguez Pardo, Ada Goncaro, entre otros.Entraba a esas cocina como ayudante y absorbí esa experiencia culinaria, en esa época me dejaron entrar y empecé a aprender, aprendí en tal sentido muy de abajo la profesión”.

“Considero que América es un continente muy joven en cuanto a la cultura gastronómica mundial, en Latinoamérica tenemos muy poca historia y cada país está intentando brindarle al mundo su personalidad gastronómica. En tal sentido, Perú ha hecho un gran camino, Argentina está en camino a lograrlo en cuanto a identificación gastronómica”.

“Tenemos la cocina criolla, de la brasa, la de descendencia italiana y española, pero nuestra identidad culinaria en Argentina está en formación, le pasaremos nuestras improntas a nuestros hijos. Y ellos finalmente darán una identificación gastronómica al país“.

“Me siento parte en lo particular del nacimiento de la gastronomía en Argentina, cuando vemos a la cultura gastronómica en el mundo. Quizás dentro de 20 a 50 años la situación estará más definida”.

“Definitivamente un viaje de formación en referencia a la cultura gastronómica del mundo. Considerando que cuando crecemos nos podemos equivocar, pero nuestro viaje es muy interesante”.

“Tuve tres etapas muy importantes en mi tránsito culinario, el primero fue entrar al Restaurante Catalinas, el cual hace treinta años era para mi criterio uno de los mejores de América. En el mismo conseguíamos productos de todo el mundo: desde bogavantes del Mediterráneo, Langostas de Maine, Cigalas de España, Jabugo Ibérico, en fin una riqueza de producto enorme. Esto me llevó a un aprendizaje extraordinario, una visión del mundo muy amplia”.

“Luego con el chef Mallmann, el cual venía con todo un aprendizaje europeo, tanto francés como inglés, esto le permitió introducir en Argentina esa estética, presentación y amor que lo distinguen. Posteriormente tuve un paso por la cadena de Gastón Acurio, en la que aprendí que la versatilidad en la cocina moderna de hoy es un signo de distinción”.

“Por ello la incorporación de esos sabores peruanos, logra marcar hoy en día, una enorme tendencia en las cocinas europeas, sobre todo por los colores y sabores, tan intensos”.

“El comensal en este momento ha viajado mucho, el que busca este tipo de experiencia gourmet, le permite aprender de los restaurantes del mundo. Este comensal por lo tanto se hace más exigente. Esto unido a la tecnología de la información, complementa su cultura gastronómica”.

“Por ello he trabajado con placer mi sello, marca o identidad culinaria, mis platos, mi manera de expresarme. Me ha llevado varios años y hoy llegando a una edad madura, he logrado mi propio estilo”.

“Finalmente los cocineros somos como los artistas plásticos, no podemos compararnos entre sí, cada cocinero debe desarrollar esa identidad gastronómica acunada en una identidad culinaria de su país o aportándole a la misma”.

La gastronomía argentina puede dividirse a partir de cuatro regiones. En primer lugar, la central o pampera, donde más se nota la influencia italiana y española; la autóctona, con mayor de la culturas andinas, que caracteriza a las provincias cuyanas de Mendoza y San Luis; la austral, que se caracteriza por la integración de preparaciones de Europa central y noratlántica –destaca sobre todo la influencia de la cocina alemana– y por último, la del noreste del país, que representa la producción alimentaria regional y típica de la comida criolla: mandioca, maíz, caraotas blancas, zapallo o calabaza, pescados de aguas dulces y yerba mate, otro clásico de la cocina del país.

La Semana Gatronómica Argentina permitirá una velada exquisita con la presentación del espectáculo “Romance de Tango” a cargo de las parejas Leonel Colina y Siulhy Santander y, Carlos Andasor y Miriam Gonzále,. Con música en vivo ejecutada por el bajista Samuel Campos y el bandoneonista Eduardo Galeán.

Contenido redactado, por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24