X

Gastronomía

Conoce por qué este vino Chardonnay de Chile 2008 es uno de los mejores del sur

Foto:LA WINEista

(Caracas, 18 de noviembre. Noticias24) – En una degustación histórica en la que Don Alfonso Larraín presidente de Viña Concha y Toro, reunió a los enólogos emblemáticos de las viñas chilenas para presentar sus respectivos vinos íconos; nos permitió recorrerlos últimos 20 años de la viticultura en Chile y reconocer elreto de cada enólogo, al elegir la añada que quería mostrar.

Marcelo Papa escogió presentar a un vino gestado a partir del proyecto Maycas del Limarí, el Chardonnay Quebrada Seca, en su segunda cosecha 2008; destacando las bondades del Norte, pero por sobre todo, las características de un suelo que hace que este vino provenga -al menos por ahora cada año- de un mismo bloque en particular.

Entre los factores determinantes en su proceso de producción en el suelo, se halla una pequeña capa de arcilla roja que le aporta estructura y debajo de ella, otra de arena que permite que las raíces sigan bajando en busca de los nutrientes que hay en un suelo rico en rocas aluviales y material calcáreo.

Las referencias profesionales de Marcelo Papa, señalan a un ingeniero agrónomo con una preocupación recurrente… ” los detalles para llegar al consumidor final”. Papa como enólogo de “Maycas del Limari Quebrada Seca 2008, Chardonnay”, logra uno de sus grandes propósitos, “mover al consumidor que compre otra botella”.

Porque este es un vino que satisface en en un primer impacto su gusto, teniendo la premisa que tendrá la capacidad de evolucionar aún más en botella. Destaca por el trabajo con uva madura, evitando que logre ser un vino verde ó súper tánico, para alcanzar un caldo sobrio, jugoso, extraordinariamente potente en frutosidad. En nariz, complejo, refrescante, frutal, propio en su definición de un gran Chardonnay.

En boca lo refrescante comienza a intensificarse con sabores a peras, algo de acidez y mineralidad, para envolvernos con cítricos y notas a melón verde. A mi juicio, un vino que evolucionará en su guarda, alcanzando como es lógico maduración y estructura. 14.4 grados de alcohol, pudiesen ser altos para la categoría, sin embargo es tan refrescante, que no logramos ser impactados profundamente.

Marcelo Papa me comentó, en un acercamiento exclusivo, que este vino nunca conoció tanque de acero; se cosechó, molió y el mosto fue directo a fermentar en barrica. Más de la mitad de ellas de roble francés, nuevas, en las que estuvo por catorce meses y no alcanzó a hacer fermentación maloláctica. No por ello su resultado fue un vino dulzón ni tampoco medianamente tostado.

Lo degusté con los platillos del reconocido chef Guillermo Rodríguez, dueño de un talento innato, profesor de importantes generaciones de cocineros chilenos y creador de dos emblemas en el mercado de restauración de la gastronomía chilena, el Restaurant L`Etoile del Hotel Sheraton San Cristóbal y el Bristol del Hotel Plaza San Francisco.

Contenido redactado, por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24