X

Gastronomía

¡Celebremos juntos la Navidad! La mejor receta de torta negra

Foto:Yoteinformo’s Blog

(Caracas, 24 de diciembre. Noticias24) – La torta negra ese bizcocho con frutas y frutos secos, especiado y macerado, rico en olores y sabores,en nuestra mesa venezolana es el anuncio definitivo de que la navidad ha llegado en forma de postre.

Su origen no puede ser rastreado con absoluta certeza. La semejanza de sus ingredientes con los budines y cakes ingleses preparados por navidad hacen pensar que su procedencia es británica.

Una de las teorías más aceptadas es que los colonos británicos que llegaron a Trinidad en el siglo XVIII la llevaron consigo.

Los vínculos entre Trinidad y las costas venezolanas eran constantes. De este modo, el budín inglés sentó las bases de nuestra torta negra en la que el azúcar blanco fue sustituido por el moreno, el brandy se sustituyó por el ron y el vino y, además, se le adicionó cacao.

No solo en Venezuela existe un postre semejante, también hay herederos en otros países de América. En Brasil, el bolo preto; en Argentina, la torta galesa y en Curazao, la rum cake.

A pesar de tan multiracial historia, la torta negra es muy venezolana, porque el mestizaje y la multiculturalidad nos define.

He aquí mi receta. Las cantidades están pensadas para hacer dos tortas en moldes redondos altos de 26 cm de diámetro.

Ingredientes

200 grs de mantequilla
330 grs de azúcar morena
280 grs de harina repostera
1 cucharadita de esencia de vainilla
6 huevos
Una pizca de sal
Un sobre de impulsor químico (polvo de hornear o levadura química)
100 ml de leche
Una pizca de canela
Una pizca de sal
500 grs de frutas secas maceradas
½ taza del líquido de la maceración
4 cucharadas rasas de cacao en polvo

Preparación

Enmantequilla y enharina los moldes.
Precalienta el horno a 230º C
En un bol aparte, bate la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee y esté cremosa.
Agrega la vainilla, la sal y la canela y continúa mezclando. Reserva.
En otros dos recipientes, separa las yemas de las claras y reserva las claras.
Agrega a la mezcla de la mantequilla y el azúcar las yemas una a una, batiendo constantemente.
Sin dejar de batir, agrega la harina (a la que ya habrás agregado el sobre de levadura) cernida alternando con la leche, siempre hay que comenzar con harina y terminar con harina esta alternancia.
Agrega el líquido de la maceración y el cacao en polvo cernido.
En otro recipiente (puede ser un colador) agrega los frutos macerados escurridos y espolvorea con un puñado de harina, moviendo un poco el recipiente para que llegue a la mayor cantidad de frutos posibles.
Agrega los frutos a la mezcla y envuélvelos con la crema con una cuchara de madera o una lengua de plástico. El movimiento envolvente consiste en arrastrar lo que está en la parte de abajo del recipiente hacia arriba lenta y cuidadosamente, es importante NO BATIR.
Lava las varillas de la batidora y monta en otro recipiente las claras a punto de nieve. Para que suban bien debe evitarse el contacto con la grasa, es decir el envase y las varilla deben estar bien limpios y secos.
Agrega las claras montadas a la mezcla de la tarta e intégralo nuevamente, con mucho mimo, con la paleta de manera envolvente hasta que ya no veas el blanco de las claras.
Agrega en los moldes e introduce en el horno.
Baja la temperatura a 200ºC y hornea por 45 minutos aproximadamente.

Recuerda que la maceración de los frutos secos debe hacerse con anticipación. Yo la hago unos seis meses antes, pero también puedes hacerla con dos o tres semanas. Claro, el sabor será diferente. Lo que yo hago es que macero muchos frutos y hago varias tortas a lo largo del año, cuando los frutos secos tienen 10 o 12 meses resulta una torta épica, créeme.

Esta torta conviene prepararla con uno o dos días de anticipación.
Su variedad de sabores debe asentarse e integrarse.

Yo preparo dos tortas porque un trozo de este bizcocho es un excelente regalo para los amigos, pero si tú prefieres hacer solo una, divide los ingredientes a la mitad.

Del mismo modo, la temperatura y tiempo del horno están pensados para dos tortas horneándose a la vez. Si haces solo una, pon el horno a 180ºC y seguramente estará en menos tiempo, compruébalo con un palito o cuchillo.
La separación de las yemas y las claras le concede al bizcocho un textura completamente diferente a que si no lo hicieras. Tómate tu tiempo trata con mucho cuidado la mezcla al final.

El acompañante perfecto para esta torta es una bola de helado de vainilla o de turrón y una cucharada de chocolate
fundido.

Contenido seleccionado, por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24