X

Gastronomía

¡Celebremos juntos la Navidad! Huevos Chimbos (+receta)

Foto: Bienmesabe

(Caracas, 16 de diciembre. Noticias24) – Los huevos Chimbos o Quimbos, son un postre cuya origen se remonta a la época colonial y los conventos. Es una especie de bizcochuelo hecho de yemas y remojado en almìbar.

El secreto consiste en un buen batido de las yemas con algunas claras. Una vez cocidos y dorados los huevos deben quedar esponjosos para absorber el preparado de almíbar aromatizado con vainilla y brandy, coñac, pisco o vinos aromáticos. Con un batido deficiente, el huevo resultaría apelmazado.

Según antiguas crónicas las yemas había que batirlas por más de media hora y luego iban al horno por el doble de tiempo o la cantidad necesaria de “Aves Marías” y “Padres Nuestros” que se dijeran en ese período de tiempo.

Los huevos chimbos o quimbos se remontan a la época anterior a la independencia de nuestros países, cuando todos éramos parte de la colonia española lo cual explica la presencia de este postre a lo largo del continente : Chile, Perù, Argentina, Brasil, Colombia, Venezuela, Guatemala, Nicaragua, México, etc. En El Salvador son llamados así unos huevos que una vez vaciados, se pintan de colores y en su interior se rellenan con confeti de colores(challas).

Lo más probable es que más de alguna nostálgica dama proveniente de la península española trajo la receta, y debe haber tenido mucha aceptación.

Estos dulces eran muy codiciados y se solían obsequiar a los benefactores de las religiosas y a superiores eclesiásticos. Rosario Valdés escribió: ” no eran precisamente las monjas de los conventos quienes preparaban estas mezclas, sino las mucamas de éstas”. Se refiere a este tipo de cocina como “la mano de muca y no de monja”, por mucama.

Esto se explicaría ya que en la época de la Colonia y hasta mediados del siglo XVIII, las mujeres pagaban por entrar a los conventos y se trasladaban a ellos con toda su servidumbre. Debido a esta costumbre de la época eran las empleadas las que hacían todas las labores domésticas en el convento, incluso las labores de cocina.

Las damas de la alta sociedad, escribían y conservaban unos cuadernos en los que apuntaban las preparaciones (recetarios de familia), las que luego transmitían de forma oral a la servidumbre. Este habito de anotar en recetarios y luego explicar a la servidumbre el como se preparan dichas recetas era algo que se hacía normalmente en las casas y esta costumbre la manutuvieron las mujeres que se iban al convento y se hacían monjas. Fue así como trasmitido de boca en boca y seguramente agregando algo de la cosecha de cada “cocinera” es que estas preparaciones se convirtieron gradualmente en dulces.

Ingredientes:

12 yemas de huevo
Mantequilla para engrasar los moldes

Almibar:

3 tazas de agua
2 tazas de azúcar
1/4 de cucharadita de vainilla
3 cucharadas de ron, brandy o cognac.

Preparación

Con una batidora elécrica se baten las yemas hasta obtener una crema que haga picos.Se enmantequillan unos moldes pequeños (que incluso pueden ser unas tacitas de café) y se llenan hasta la mitad con el huevo batido.

Se colocan los moldes en baño de María durante 10 minutos (al introducir un palillo de madera, debe salir seco). Se desmoldan y se reservan.En una olla aparte, a fuego alto, se hace hervir el agua y se agrega el azúcar, revolviendo constantemente durante 15 minutos, hasta obtener un almibar espeso.

Se baja el calor a fuego medio y se agregan los huevos chimbos, dejando que se cocinen por 5 minutos más. Se retiran del fuego.Se añade el licor y la vainilla al almibar. Se deja enfriar y se refrigera.

Contenido seleccionado, por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24