X

Gastronomía

Venezuela Degusta: Historia y receta de Raviolis de champiñones y calabacín

Foto:directo al paladar

(Caracas, 03 de febrero.) – Guglielmo Malavalle, que murió en 1157, menciona una pasta que es predecesora de los actuales raviolis. A diferencia de los actuales, los de antes eran de forma redondeada y se rellenaban con ricota y hojas de nabo, además de condimentos para potenciar el sabor. Las hojas del nabo, de hecho, eran conocidas con el nombre de rabiola.

Existen documentos del año 1243 que especifican que los ravioles son una especialidad de Cremona pero se fueron difundiendo por diferentes ciudades de Italia. El nombre incial de los ravioles era raviolo, lo que quería decir que la pasta estaba envuelta con un relleno dentro.

Aunque ahora los ravioles se hacen rellenos de verdura, de ricota, de carne y de lo que te puedas imaginar, incluso con pasta de distintos colores, antiguamente se hacían para comer los domingos en familia, las mujeres amasaban la pasta y la rellenaban de ricota y verdura.

Receta para hacer la pasta casera

Para hacer pasta en principio lo único que necesitamos si no disponemos de ningún accesorio o maquinas manuales son nuestras manos, un rodillo y un buen cuchillo. De esta forma podremos hacer laminas para lasaña, canelones, incluso tallarines o espaguetis

Por otro lado también hay una infinidad de moldes, al margen de la maquina, para hacer raviolis de diferentes tamaños.

La pasta es básicamente harina y agua. De esta forma se trata de combinar el tipo de harina con la cantidad de agua justa que convierta nuestra masa en dura pero elástica a la vez.

Como todo en la cocina, todo está medido. Por ejemplo, para cocer la pasta lo mejor es cocerla en diez veces agua del peso de pasta que vayamos a cocer. Es decir si cocemos unos 250 gr necesitaremos como 2,5 litros de agua.

La razón es porque la pasta se pega entre sí (por el almidón), si hay poca agua se pegará más fácilmente. También es aconsejable mover la pasta en círculos durante la cocción de esa forma evitaremos que se pegue. Lo de ponerle o no aceite eso ya es elección de cada uno, pero sinceramente no sirve de nada, ni siquiera para aromatizar la pasta, para eso lo echamos después. Recordemos que el aceite nunca se unirá al agua y por lo tanto tampoco se adhiere a la pasta que está cociendo dentro del agua.

El objetivo que tenemos que tener en mente es conseguir hacer una pasta que quede al dente. Es decir durita en el centro y blanda por fuera. Si se van a consumir rápidamente yo aconsejo añadirles algún tipo de grasa, mantequilla o aceite y la salsa que queramos. Si no se va a consumir rápidamente lo mejor es enfriar la pasta para que no siga cociéndose con el calor residual. Después con un calentón o con la salsa caliente será suficiente.

Receta de raviolis con champiñones y calabacín

Ingredientes para dos personas.

Un paquete de raviolis frecos de 250 gramos, 250 gr de champiñones, 100 gr de cebolla, 150 gr de calabacín, sal, aceite de oliva y queso parmesano.

Elaboración.

Cortamos la cebolla en juliana (link cortes), el champiñón en laminas y el calabacín en cubitos.

En una sartén salteamos todos un poco. A mí en este plato me gusta simplemente salteado unos 5 minutos a fuego fuerte. Depende del gusto, pero podeis hacerlo a fuego lento durante más espacio para que quede más cocinado y blando.

En agua al punto de sal e hirviendo el tiempo estará entre 2 minutos de la pasta fresca del día a los 4 minutos de la pasta fresca refrigerada.

Contenido seleccionado por: Julio C. Alcubilla B./ Fuente: directo al paladar /Noticias24