X

Gastronomía

Burdeos, una experiencia entre los terruños de los grandes vinos de Francia

Foto: Composición Julio C. Alcubilla B./Noticias24

(Caracas, 28 de marzo. Noticias24). El año pasado logré regresar a Francia y antes de París y mis relatos con el Salon Mundial de Chocolate de Paris, no pude olvidar regresar a los viñedos de Burdeos por tan solo una semana. Relato parte de mi experiencia con los grandes caldos de: Médoc, Saint-Émilion o Sauternes, Lafite, Latour o Mouton Rothschild…

El camino de los châteaux, comenzó para un servidor, por la región vinícola del Médoc. Un lugar donde te abrigan hermosos parajes, ornamentos, palacios y deliciosos vinos. El visitante logra hasta descubrir secretos y las etiquetas de los más costosos del mundo, y sin duda alguna,lo inolvidable se aprovecha de tus limitaciones y te tienta a invertir o a perder la cabeza…

Foto:Archivo .

Foto:Archivo .

Foto:Archivo.

Desde Blanquefort hasta el epicentro vinícola de Pauillac, uno se logra impactar con hermosos castillos, la experiencia realmente a veces no parece creíble, entre tanta belleza y sabor compartido.

Entre los grandes vinos de Burdeos, destacan etiquetas a costos realmente elevadísimos, para un latinoamericano, sin embargo, insustituibles: Petrus, Cheval Blanc, Ausone, Margaux, Mouton Rothschild, Latour y Lafite.

Ricas, exigentes y complejas tradiciones cuya edad de oro ocurrió en el siglo XIX, esta región de Burdeos se constituye AOC (Appellations d’Origine Contrôlée, equivalente a “denominaciones de origen”) y el viñedo más grande del mundo. I gualando en extensión el área cultivada por Australia o Chile, por citar a dos importantes productores del Nuevo Mundo.

Sus casi 120 mil hectáreas de viñedos, producen 800 millones de botellas al año, se orientan a ambos lados del Gironda y sus afluentes: los ríos Dordoña y Garona. Este es, a grandes rasgos, el sistema hídrico de esta región, cuyo primer viñedo data del siglo I de nuestra era, y cuyas normas prohiben estrictamente el riego en cualquiera de sus variados suelos, sean de grava, arcilla, calcáreos o la combinación de cualquiera de ellos.

Además de localizarse geográficamente en la llamada franja mundial del vino, cuyo clima oceánico y templado (con veranos secos, escasas heladas durante el invierno y una temperatura promedio de 13° C) favorece el cultivo de un buen puñado de cepajes, ahora convertidos en clásicos de la viticultura mundial (como el cabernet sauvignon y el merlot en los tintos y el sémillon en los blancos), el Bordelés está protegido por el bosque de Aquitania, la reserva de pinos más grande de Europa.

Los chateaux, de esta basta región y sus subregiones como Médoc, Graves, Entre-Deux-Mers, Blaye, Saint-Émilion, Loupiac y Sauternes, entre otras, nos hablan de los mejores vinos de Francia.

Burdeos, capital de Aquitania

De lo primero que hemos de hablar es de la Escuela de Vino de Burdeos, en el centro de la ciudad, la misma cuenta con un bar que ofrece vinos grands crus classés por copeo.

Foto: Archivo.

Foto: Archivo.

Foto: Archivo.

La Escuela de Vino de Burdeos, en el centro de la ciudad, cuenta con un bar que ofrece vinos grands crus classés por copeo, ubicada en La rue Sainte-Catherine, en el centro, es la calle peatonal más larga de Francia.

La cual además de sus notables monumentos, iglesias y plazas, abundan las tiendas de vinos, con un surtido y unos precios (no obstante la estratosférica cotización del euro) muy atractivos.

En una próxima entrega, más de este maravilloso viaje por los terruños de Burdeos…

Contenido publicado por: Julio C. Alcubilla B./Fuente: varias /Noticias24