X

Gastronomía

“La Religieuse”, un postre clásico francés que impacta por su sabor

Foto:iSweet Magazine

(Caracas, 23 de mayo. Noticias24) – La Religieuse fue inventada en 1856, en la pastelería Frascati, lugar muy famoso en aquel entonces. Siendo tan solo un cuadrado de masa bomba relleno con crema pastelera.




Este dulce adquirió su forma voluptuosa a fin del siglo : un pequeño buñuelo apoyado sobre un gran buñuelo de crema pastelera, glaseado y decorado con crema de mantequilla.

Se rumorea que este postre se llamaría Religieuse (Monja) a causa del color de su glaseado que recuerda el del vestido de las monjas. Generalmente de chocolate o de café, la Religieuse se declina hoy en día en muchos otros sabores.

Así, la famosa Casa La Durée no duda en innovar con Religieuse de rosa, violeta, caramelo, frutilla o flor de naranjo. Tantos perfumes para probar.

Religiosas de café, ingredientes

Para los “choux”
7cl de agua
75 g de harina
5g de azúcar
5cl de leche
45 g de mantequilla
2 huevos
Una pizca de sal
Para la crema pastelera de café
50cl de leche entera
6 yemas
120g de azúcar
45g de Maizena
1/2 cucharada sopera de café soluble
45g de mantequilla
Para el glaseado
90g de fondant
1 cucharadita de café soluble
Para la crema de mantequilla
120g de mantequilla a temperatura ambiente
120g de azúcar glas

Mezcla la leche, el azúcar, la sal y la mantequilla en un bol. Pon la mezcla en un cazo y que llegue al punto de ebullición.
Añade la harina después de tamizarla. Ve mezclándola hasta que quede uniforme.

Cuécela durante un minuto sin parar de moverla para que no se queme. Este paso es simplemente para secar la masa y es muy importante mezclar con energía porque se puede agarrar al cazo muy fácilmente.

A continuación, pon la masa en la batidora con la pala y a velocidad lenta. Si no tienes batidora, no importa, hazlo a mano con una pala de madera. Añade los huevos mientras bates la masa poco a poco. Es aconsejable añadir los huevos de dos en dos y una vez bien mezclados seguir el mismo proceso hasta obtener una masa homogénea.

Pon un papel para horno encima de la bandeja para que no se pegue la masa. Pon la masa en una manga pastelera y hacer bolas de dos tamaños diferentes. Unas pequeñas que nos servirán para la parte de encima de nuestra religiosa y otra más grande para la parte de abajo.

Cuécela a 200ºc durante 15 minutos, hasta que coja color.

Sablé de chocolate a la flor de sal

150 g Cobertura 70%
175 g Harina floja
30 g Cacao en polvo
150 g Mantequilla
120 g Azúcar morlaza ó moreno
50 g Azúcar
3 g Flor de sal o sal Maldon
1 rama de vainilla Tahití
Elaboración
Amasar la mantequilla con el azúcar la sal y la vainilla en un robot de cocina con la ayuda de la pala.
Añadir la harina junto con el cacao en polvo, previamente tamizados.
Por último, añadir la cobertura de chocolate picada y mezclar.
Extender en una lata y dejar reposar antes de usar.

Estirar la masa con la ayuda de un rodillo de pastelería a 2 mm de grosor más o menos y cortar discos del tamaño de la pâte à choux que queramos hacer y colocar encima antes de cocerla. De esta forma se cocerá la pâte à choux al mismo tiempo que el sable y así la religiosa tendrá una textura crujiente por fuera y tierna por dentro con un intenso sabor a chocolate.

Crema de chocolate y praliné

200 g crema pastelera
50 g praliné
50 g nata montada
25 g chocolate 70%
Elaboración

Mezclar el praliné con la nata montada.
Fundir el chocolate y mezclar con la crema pastelera (para mezclar el chocolate con la crema, ésta tiene que estar templada, alrededor de unos 35ºc para evitar que el chocolate se nos cristalice por el frío y obtengamos trocitos de chocolate sin mezclar.) Por último, añadir la mezcla anterior y con la ayuda de una espátula mezclar suavemente.

Para rellenar la bolas de pâte à choux haremos un pequeño agujero en la parte de debajo de las bolas y con la ayuda de un manga pastelera rellena de crema de praliné y con una boquilla fina, rellenaremos las bolas. Pegar la bola pequeña sobre la grande utilizaremos un poco de crema de praliné y listo.

Elaboración de la crema pastelera

125 g azúcar
125 g nata
375 g leche
40 g almidón de maíz (maizena)
70 g yemas (4 unid.)

Elaboración

Elaboración
Separa las yemas de las claras. Calienta en un cazo la leche, la nata y la mitad del azúcar. Si quieres puedes añadir una rama de vainilla, ábrela y raspa el interior con un cuchillo. Echa tanto la rama como la pulpa en la leche.

Mezcla el almidón de maíz con la otra mitad de azúcar y las yemas en un cazo. Llévalo a punto de ebullición y muévelo constantemente pero sin violencia. Si se te ha hecho algún grumo, pásala por un colador.

Añade la primera mezcla (más líquida) a la segunda. Hazlo poco a poco, y moviendo continuamente. Ponla a hervir y a continuación enfríala en un mármol.

Recógela en un recipiente y tápala con papel de plástico a piel, es decir, sin que haya nada de aire entre el plástico y la crema.

Contenido seleccionado por: Julio C. Alcubilla B./Fuente: isweetmagazine/Noticias24