Deliciosos pancitos de batata y suero de leche para cualquier ocasión

Foto: cocinayvino

(Caracas, 11 de abril. Noticias24).- Existe una clase de panes a la que los estadounidenses llaman “dinner rolls” (rollitos de cena). No son más que unos panecillos que sirven para comer solamente con mantequilla, como complemento del desayuno o para comidas más tardías, como su nombre lo indica. Estos son de batata, lo que les aporta un sabor dulce y un color naranja tenue. Además, llevan suero de leche, ingrediente que les da un toque ácido bastante peculiar.

Pruebe estos pancitos y descubra lo fácil y rico que es convertir la cocina en una panadería por apenas unos minutos.

Pancitos de batata y suero de leche

Ingredientes (para 20 pancitos)

¼ de taza de agua tibia
1 cucharada de levadura
½ cucharadita de azúcar
1 taza de suero de leche caliente
¼ de taza de mantequilla ablandada
1 huevo a temperatura ambiente
¼ de taza de azúcar
1¼ cucharaditas de sal
¾ de taza de puré de batata
5 tazas de harina panadera o todo uso
1 cucharada de mantequilla derretida

Preparación

En el tazón de una batidora eléctrica, batir con agua tibia la levadura y 1/2 cucharadita de azúcar granulada. Mezclar hasta que la levadura se disuelva y dejar reposar durante cinco minutos. Agregar el suero de leche, 1/4 de taza de mantequilla, el huevo, 1/4 de taza de azúcar, sal y puré de batata. Añadir una taza de harina.
Incorporar la harina restante y amasar con un accesorio de gancho de masa hasta que esté suave y elástica (debe estar ligeramente pegajosa, pero separarse de los lados del recipiente). Transferirla a un tazón grande engrasado y cubrir con una envoltura de plástico. Dejar que crezca en un lugar cálido hasta que doble su volumen aproximadamente por una hora.
Untar con mantequilla una bandeja para hornear. Golpear la masa hacia abajo y dividirla en 20 pedazos (deben ser aproximadamente 1/4 de taza cada uno). Convertir las piezas en bolas y colocarlas en la bandeja engrasada. Dejar crecer hasta el doble, aproximadamente 30 minutos.
Precalentar el horno a 200 °C. Hornear entre 17 y 20 minutos, hasta que estén dorados. Retirar del horno y barnizar con mantequilla derretida

Con información de cocinayvino