Esta es la forma correcta de preparar una rica limonada casera

Foto: Informe21

(Caracas, 20 de junio. Noticias24).- La receta para hacer limonada casera es una receta muy fácil, que está al alcance de cualquier persona. Tanto es así, que seguro que te suena haber visto en muchas películas americanas, a los más pequeños de la casa elaborar esta bebida y venderla después por todo el vecindario para sacarse un dinero extra ¿verdad?

Y es que con tan solo tres ingredientes, podremos hacer la receta de la limonada tradicional en un abrir y cerrar de ojos, pues solo necesitaremos 10 minutos para obtener una limonada casera bien refrescante con la que acompañar nuestras jornadas veraniegas. Además, se trata de la bebida ideal con la que animar a los niños a beber líquidos. Su sabor llamará la atención de nuestros hijos, que no nos podrán pegas a la hora de probarla. De esta manera, logramos combatir las bajadas de tensión y los problemas de deshidratación que suelen ser habituales en verano.

Ingredientes:

– 750 ml de agua mineral muy fría.
– 150 ml de zumo de limón (aproximadamente el zumo de 4 limones).
– 160 gramos de azúcar.
– Piel de un limón.

Paso a paso:

Antes de nada, te contamos que el primer paso para hacer la receta de la limonada natural es hacer un almíbar casero, a partir del azúcar y el agua. Con este almíbar conseguiremos endulzar nuestra limonada para que el azúcar se integre perfectamente en la bebida y no nos encontremos granitos de azúcar al tomarla:

Para hacer el almíbar, en una cazuela pondremos 100 ml de agua y 160 gramos de azúcar. Calentaremos la mezcla a fuego lento durante 5 minutos hasta que el azúcar se haya diluido completamente, y el agua tenga una textura gelatinosa. Dejamos que se enfríe y reservamos.

Con un exprimidor, sacamos el jugo de los limones, hasta obtener 150 ml. Colamos el zumo de limón para separar los restos de pulpa y semillas del jugo de limón.

En una jarra grande, mezclamos los 650 ml de agua restante (que tiene que estar muy fría) con el zumo de limón y el almíbar que hemos preparado en los pasos anteriores. Movemos muy bien hasta que se haya mezclado todo.

Echaremos en nuestra jarra la piel de un limón (para que continúe aportado sabor a la bebida) y la guardamos en el frigorífico durante, al menos, dos horas. De esta manera, los sabores de nuestra limonada habrán reposado bien y, a la vez, la bebida estará más fresquita.

Por último, a la hora de servir nuestra limonada casera, podemos hacerlo junto a unas rodajas del limón e incluso unas hojitas de hierbabuena. Y una última recomendación; no te olvides de servir esta bebida bien fresquita, si es preciso, puedes incorporar unos cubitos de hielo para que esté más fría.

Con información de Informe21.