¿Cebollas? te ofrecemos tres deliciosas recetas que te sorprenderán

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 27 de junio. Noticias24) Las cebollas además de ser un ingrediente básico de nuestra cocina, puede resultar un platillo por si solo, si conocemos cómo acompañarlo.

Cebolla Confitada

La cebolla confitada o cebolla caramelizada es una receta muy fácil de hacer y es un complemento ideal para multitud de platos. Se puede hacer en una sartén o cazuela a fuego lento, removiendo de vez en cuando hasta obtener la textura deseada.

Ingredientes

3 cebollas grandes, 50 mililitros de coñac, o ron añejo venezolano, 50 mililitros de aceite de oliva, 50 gramos de azúcar morena.

Elaboración

Pela las cebollas y córtalas a cuartos, ponlas en el vaso del procesador de alimentos y pica durante dos segundos a velocidad media.

Incorpora el coñac o ron añejo venezolano, el aceite y el azúcar morena, vértelo en un sartén y a fuego lento por 45 minutos a una hora.

Foto: gastronomía&cia

Chutney de cebolla

Este es un chutney con menos intensidad de sabores, su uso es tan versátil como su creatividad y gustos permita. Además de ser una receta de chutney muy fácil de hacer, por su sabor acompaña muy bien a carnes y pescados, arroces y otros cereales, incluso sobre una rebanada de pan resultará un bocado de lo más agradable.

Ingredientes

1 cebolla morada grande, 2 ajíes picantes margariteños, 1 rodaja de jengibre fresco, 2 tamarindos, 2 clavos de olor, un trocito de tocineta ahumada cortada gruesa, 1/2 c/c de mostaza en polvo, 1 c/p de azúcar morena, 2 c/p de aceite de sésamo (en su defecto, aceite de canola, el sabor cambiará), 1 c/s de aceite de oliva virgen extra, sal marina.

Elaboración

Pela la cebolla y pícala en juliana. Pela el tamarindo, retira los hilos y las semillas para quedarte sólo con la pulpa, trocéala y reserva. Retira el pedúnculo y las semillas de los ajíes, puedes utilizarlos frescos o secos, lo importante es que controles la cantidad que añades para que el punto picante sea del agrado de los comensales.

Pon una cazuela o sartén a calentar con aceite de oliva virgen extra, a temperatura media, incorpora la cebolla, los ajíes y la pulpa de tamarindo, sala al gusto y cuece los primeros minutos tapando la cazuela, generando vapor que volverá a la cazuela y cocinará la cebolla. Cuando esté tierna, destapa, incorpora el jengibre rallado, los clavos, el trocito de tocineta ahumada, la cual haz sellado al punto dorado, en otro sartén, la mostaza y el azúcar, mezcla bien y sofríe unos minutos, moviendo de vez en cuando.

Pasa la cebolla al vaso de la batidora, el trocito de tocineta ahumada, añade el aceite de sésamo y tritura. Prueba por si es necesario rectificar de sal, o si quieres añadirle un toque ácido con zumo de limón o vinagre.

Este chutney puedes degustarlo recién hecho, caliente, y también frío. Si lo vas a guardar, deja enfriar primero a temperatura ambiente y después pásalo a un tarro con tapa hermética.

Foto: gastronomía & cía

Sopa de cebolla a la normanda del chef Michel Roux

La elaboración de esta sopa es sencilla y relativamente rápida, y el resultado seguro que será del agrado de todos los que disfrutan de este tipo de platos de cuchara.

Ingredientes (2-4 comensales)

5 c/s de mantequilla sin sal, 2 cebollas amarillas medianas en rodajas finas, 2 ramitas de perejil de hoja plana, 2 ramitas de tomillo, 1 hoja de laurel, 1 ramita de romero, 1 taza de sidra, 1/4 taza de harina, 2 ¾ tazas de caldo de pollo, sal marina, pimienta negra recién molida, 115 gramos de pan baguette, cortada en rodajas finas al bies, 1/4 taza de crema de leche, 60 gramos de queso gruyere.

Te puede interesar: Aprende la mejor receta de trufas de chocolate con galleta María

Elaboración

En una cazuela derretir tres cucharadas de mantequilla a fuego medio-alto. Añadir la cebolla y cocinar hasta que esté dorada, durante unos 6 a 8 minutos y moviendo de vez en cuando.

Hacer un bouquet con las hierbas y añadirlo junto con media taza más dos cucharadas de sidra. Llevar a ebullición, reducir la temperatura para mantener a fuego lento y cocinar 5 minutos. Retirar el cazo del fuego.

En una sartén, derretir las dos cucharadas restantes de mantequilla a fuego medio. Agregar la harina para hacer un roux y cocinar, moviendo constantemente, durante 2 minutos. Verter lentamente el caldo, batiendo sin parar para disolver el roux, y llevar a ebullición. Cocinar a fuego lento hasta que esté ligeramente reducido, unos 15 minutos.

Incorporar las cebollas y la sidra al caldo y cocinar para que se integren los sabores, unos 15 minutos. Retirar las hierbas aromáticas y sazonar la sopa con sal y pimienta.

Mientras tanto, calentar la parrilla. Tostar las rebanadas de pan en el horno hasta que estén ligeramente doradas y tostadas, unos 2 minutos. Verter la sidra que queda entre dos cuencos colocados en una bandeja para hornear y verter la sopa de cebolla.

Cubrir cada cuenco con pan tostado y espolvorear con el queso. Añadir la nata sobre el queso y hornear hasta que el queso esté dorado y burbujeante, alrededor de 2 minutos. Servir las sopas de cebolla a la sidra de inmediato.

Foto:blog.kiwilimon.com

Esperamos sea de tu agrado y te esmeres con tus comensales….

Fuente:gastronomía & cia/ contenido seleccionado por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24