¿Desayunar como los reyes? Te ofrecemos la mejor receta de huevos benedictinos

Foto: Pinterest

(Caracas, 29 de agosto. Noticias24) – En una entrevista realizada en la columna “Talk of the Town” del diario The New Yorker en el año 1942, el año antes de su muerte, Lemuel Benedict, un corredor retirado de Wall Street, nos cuenta la historia de este famoso platillo de huevos benedictinos .

Todo comienza tras un reclamo que hiciese en el lujoso Hotel Waldorf Astoria de New York en el año 1894, cuando Benedict habló con el maestro de sala y le pidió un plato que le permitiera encontrar la cura a la resaca, solicitó: “buttered toast, poached eggs, crisp bacon and a hooker of hollandaise” (tostada con tocineta, huevos escalfados y salsa holandesa).

Oscar Tschirky, el maître d’hôtel y conocido como el legendario “Oscar of the Waldorf”, se impresionó por la petición y pronto lo incluyó en el menú de desayuno, pero sustituyó la tostada por el Muffin inglés.

Otra historia nos cuenta que Craig Claiborne en septiembre del año 1967 escribió una columna en The New York Times Magazine sobre la carta recibida por Edward P. Montgomery, un Americano que residía en Francia. En ella, Montgomery relataba que el plato fue creado por el comodoro E.C. Benedict, un banquero que murió en el año 1920 a la edad de 86.

Prepara estos ricos croissants rellenos de aguacate y huevo (+receta)

Montgomery incluyó una receta para los eggs Benedict, mencionando que se la había enseñado su madre, quien la recibió de su hermano, que era, a su vez, amigo del comodoro.

Mabel C. Butler de Vineyard Haven, Massachusetts en una carta de noviembre de 1967 impresa en el The New York Times Magazine responde a Montgomery, contando la “verdadera historia, bien conocida por los parientes de la esposa de Le Grand Benedict”, de quien ella fue una cliente.

La historia reza así: “Mr. y Mrs. Benedict, cuando vivían en New York a finales de siglo, comían cada viernes en Delmonico’s. Un día, la Sra. Benedict dijo al maitre d’ hotel, “¿No tiene usted hoy algo nuevo y diferente que sugerirnos?” Y él les indicó huevos escalfados sobre una tostada de bagels ingleses y una tira de jamón, todo ello recubierto de salsa holandesa.

Sea una u otra la historia, lo cierto es que este delicioso platillo, es uno de mis predilectos para el desayuno y muchos de seguro consideraran lo mismo, si preparan esta deliciosa receta:

Ingredientes (4 comensales)

4 raciones de pan, 4 huevos, 4 lonchas de jamón o tocineta, 80 gramos de espinacas frescas limpias y sin tallos, salsa holandesa, sal, aceite de oliva o mantequilla.

Salsa holandesa

Ingredientes

5 c/p de agua fría, 1 c/p de vinagre de vino blanco, 125 gramos de mantequilla clarificada, 2 yemas de huevo, unas gotas de zumo de limón, unas bayas de pimienta blanca, una pizca de cayena (opcional), sal.

Elaboración de la salsa holandesa

Pon un cazo pequeño de fondo grueso a fuego lento con el agua, el vinagre y la pimienta machacada, deja cocer hasta que el volumen reduzca a la mitad, después retira del fuego y deja enfriar.

Cuando se haya enfriado añade las yemas y vuelve a poner al fuego muy bajo, remueve con unas varillas constantemente mientras adquiere temperatura y emulsiona, procura que la temperatura no supere los 65º C. En unos diez minutos debes tener una crema lisa, entonces retira el cazo del fuego y agrega la mantequilla clarificada poco a poco mientras remueves con las varillas sin parar.

Pasa la salsa por un colador chino y finalmente añade el zumo de limón (cantidad al gusto) y un poco de pimienta cayena. Sirve enseguida, la salsa holandesa debe servirse tibia, y no se recomienda recalentarla.

Elaboración de los huevos benedictinos

Tuesta ligeramente el pan y reserva en caliente. Haz los huevos escalfados o poché (puedes leer Cómo hacer huevos poché, así resultan muy fáciles de hacer).

Pon un poco de aceite de oliva o mantequilla en una sartén y tuesta el jamón. En la misma sartén con un poco más de aceite haz las espinacas con sal al gusto, sólo hasta que estén un poco tiernas.

La salsa holandesa la tendrás recién preparada y también manteniéndola caliente, todos los ingredientes deberán estar calientes para disfrutar totalmente de este delicioso bocado.

Emplatado

Coloca el pan como base, sobre él una cama de espinacas y encima el jamón o la panceta crujiente. Coloca sobre éste el huevo poché y termina napando con la salsa holandesa. Sirve los huevos benedictinos rápidamente.

Contenido seleccionado, por:
Julio C. Alcubilla B./ Noticias 24