¡Un postre para el desayuno! Bizcocho de mandarina, miel y lavanda

   

Foto: referencial

(Caracas, 08 de septiembre. Noticias24).-El bizcocho es una d ela preparaciones básicas de la pastelería, este se elabora abase de harina de trigo mesclado con mantequilla, huevos y otro ingredientes en este oportunidad en Noticias24 te mostramos como realizar este dulce cone mandarina y lavanda.

El bizcocho es una receta que se ha mantenido a lo largo de muchísimos años, sus primeros registros se observan en la tumba de Ramsés III en Tebas, del siglo X antes de Cristo.

Lea también: ¡Para el desayuno! Haz una rica tortilla de espinaca y queso (+receta)

Ingredientes para 8 personas

Miel 120 g
Huevo 3
Mandarina mediana 1
Mantequilla sin sal derretida 60 g
Almendra molida 50 g
Harina de repostería 250 g
Levadura química 8 g
Bicarbonato sódico 4 g
Sal 2 g
Lavanda media cucharadita

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC y forrar o engrasar un molde rectangular de unos 18-20 cm de largo. Derretir la mantequilla y dejar templar un poco.

Colocar los huevos con la miel y la ralladura de la mandarina lavada en un recipiente mediano. Batir con batidora de varillas hasta que casi doble de tamaño. Añadir la mantequilla derretida y el zumo de la mandarina y batir un poco más.

Incorporar la almendra molida y la harina tamizada con la levadura, el bicarbonato y la sal, mezclando un poco. Agregar la lavanda, machacada con las manos o en un mortero (podéis triturarla más o menos dependiendo de si no queréis encontrar trocitos visibles).

Combinar con movimientos suaves hasta tener una masa homogénea sin grumos y llenar el molde. Hornear durante unos 40-45 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo salga prácticamente limpio. Esperar un poco, desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Este bizcocho de mandarina, miel y lavanda resulta muy aromático sin ser excesivamente dulce, con una textura algo compacta pero suave gracias a la almendra. Me parece perfecto para tomar tal cual en el desayuno con un buen café o un vaso de leche, también con leche de almendra de calidad servida bien fresca. Se podría adornar con azúcar glasé o un glaseado de zumo de mandarina, solo si somos muy golosos.

Con información de Directo al Paladar