X

Gastronomía

Prepara esta col asada con vinagreta de pistachos, limón y parmesano

Foto: Directo al Paladar

(Caracas, 15 de febrero. Noticias24) – Si la col o repollo te parece muy aburrida y no sabes como prepararla, no te preocupes. El día de hoy te daremos una idea para que te quede genial. Cuando la pruebes te encantará.

Lea también ¡Sencilla! Aprende a preparar una deliciosa torta al sartén (+receta)

Ingredientes

Para 4 personas
Col blanca
1
Vinagre balsámico
30 ml
Pan rallado (mejor casero o grueso)
20 g
Copos de avena finos o triturados ligeramente
20 g
Pistachos
30 g
Semillas de lino o sésamo
20 g
Limón
1
Ajo granulado al gusto
Aceite de oliva virgen extra (aproximadamente)
60 ml
Queso Parmesano o grana padano
Perejil fresco o cilantro
Pimienta negra molida
Sal

Modo de preparación

Precalentar el horno a 220º y preparar una bandeja, llanda o fuente. Preferiblemente forrarla con papel de aluminio para manchar menos. Retirar las posibles hojas externas más dañadas de la col o repollo, lavar y secar con suavidad. Cortar en «gajos» para obtener unas ocho piezas.

Disponer en la bandeja, salpimentar y regar con un par de cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de vinagre balsámico, procurando que se embadurnen todas las caras. Asar durante unos 20-30 minutos, girando las piezas a mitad del tiempo. Hay que controlar bien, porque dependiendo del horno, el tipo de col y el tamaño de las piezas pueden tardar más o menos.

Mientras tanto preparar la vinagreta. Machacar o picar a cuchillo los pistachos y combinar con los demás ingredientes, añadiendo abundante queso recién rallado. Ajustar la cantidad de zumo de limón al gusto; lo mejor es ir probando sobre la marcha. Si estuviera muy fuerte, rebajar con agua. Batir bien para emulsionar.

Cuando la col esté bien asada, tierna por dentro y con las hojas externas tostadas, retirar y llevar a una fuente. Repartir parte de la salsa y perejil o cilantro fresco lavado y picado.

Se puede echar toda la vinagreta de pistachos sobre la col asada o servir la mitad en un cuenco aparte. Es un plato perfecto para tomar como guarnición de carnes o pescados, o incluso tomar como cena sin nada más. La col es saciante pero al asarla y con este aliño se digiere mucho mejor que si la tomáramos cocida. Las sobras, bien picadas, son un ingrediente estupendo para rellenar bocadillos, hamburguesas o coronar tostas.

Con información de Directo al Paladar