X

Gente

Leo DiCaprio y su estigma de «el eterno derrotado en los Óscar»

Foto: AFP

(Caracas, 3 de mazo. Noticias24) – Es la quinta ocasión que acude a los premios de La Academia, pero sigue sin llevarse la estatuilla a casa. Las actuaciones que conllevan transformaciones físicas parecen gustarle más a los especialistas.

La primera vez que estuvo nominado fue en 1994, tenía 20 años; que hubieran reconocido con una nominación su papel en ¿A quién ama Gilbert Grape? ya era, en sí mismo, un premio. El actor californiano tardaría más de una década en volver a pisar como candidato la alfombra roja. Once años en los que sudó para dejar atrás la fama de ídolo de adolescentes que le granjeó Titanic.

En 2005, vuelve a la ceremonia, de la mano de Martin Scorsese, sin embargo fue insuficiente, para el jurado para llevarse la estatuilla por El aviador. En 2007, regresa nominado por su su papel en Diamante de sangre. En la última edición el sinsabor ha sido doble: no solo concurría como mejor actor sino también en calidad de productor de El lobo de Wall Street, una de las grandes derrotadas al irse de vacío.

La leyenda de que la Academia no le tiene en especial estima la engordan aún más esos otros papeles por los que ni siquiera llegó a ser candidato al Oscar. Véase Atrápame si puedes, Infiltrados, Revolutionary Road, Shutter Island y Django desencadenado. Cada año parece que será el año de DiCaprio pero la consagración definitiva nunca llega.

En los Globos de Oro, considerados los segundos en importancia en el escalafón de galardones, DiCaprio ha triunfado en dos ocasiones (El aviador y El lobo de Wall Street) pero el botín se antoja escaso teniendo en cuenta que acumula ya un total de diez candidaturas.

A sus 39 años el californiano debería tener tiempo de sobra para resarcirse. Pero a cada nominación sin premio su estigma de eterno derrotado se vuelve un poco más evidente.

Con información de ABC