X

Gente

La monogamia quedó en el pasado: cinco tipos de relaciones que cambian la forma de ver el amor

(Caracas, 15 de marzo. Noticias24) – La autora Helen Croydon ha decidido desechar la «tradicional» visión de una vida familiar ideal, argumentado que en la actualidad ese concepto es prácticamente imposible. «¿Es que acaso no podemos permitirnos relajar la cláusula de exclusividad de 24 horas, 7 días a la semana, de nuestros contratos de compromiso?», pregunta la polémica periodista y presentadora.

Argumenta que el problema es la concepción del amor que tenemos. Explica que “siempre que una cultura da su espalda a los matrimonios acordados a favor del matrimonio por amor, las tasas de divorcio se disparan”. ¿Por qué? Porque pedimos demasiado a nuestras parejas.

Hasta el siglo XVIII el matrimonio tenía funcionalidad muy concretas, enfocadas en mezclar linajes y establecer importantes relaciones, pero los problemas comenzaron, según la autora, cuando el individuo estableció al matrimonio como una forma de realización, tras la Revolución Industrial.

Pero Croydon no está sola, el profesor Eli Finkel presentaba recientemente un artículo en el que hablaba de cómo el matrimonio siempre decepciona por las grandes expectativas que genera, por lo que conocer a otras personas y repartirse un poco podría mejorar la salud de nuestra relación “oficial”. 

Por esto, Croydon enumera las cinco tendencias más importantes que están surgiendo en el amor y en el sexo, y que dejan a la monogamia como una cosa del pasado:

Flexisexuales

“Chicas que son chicos que quieren que los chicos sean chicas, que se lo montan con los chicos como si fuesen chicas y que se lo montan con las chicas como si fuesen chicos”, cantaban Blur en «Girls & Boys».

Este trabalenguas podría servir para definir a los flexisexuales, una especie de bisexualidad en la que la exploración del sexo es esencial.

Se trata de una especie de paso previo a las relaciones completamente abiertas, y su tendencia creciente viene demostrada por el significativo aumento del porcentaje de mujeres que han mantenido relaciones con personas de su mismo sexo en los últimos años.

Relaciones híbridas

También llamadas “mono/no-mono”, en ellas, uno de los miembros de la pareja se contenta con su monogamia mientras que el otro tiene la libertad para relacionarse con terceras personas.

En muchos casos, la persona que permite que su pareja explore su deseo suele mostrar poco o ningún interés en el sexo, pero comprende las necesidades del otro.

Citas múltiples

O, como lo denomina Croydon, el equivalente a “pruebe antes de comprarlo”.

Las redes sociales y las páginas de contactos han permitido que hoy en día cada vez más hombres y mujeres mantengan múltiples frentes abiertos tanto con el objetivo de divertirse como de elegir al candidato más apropiado para una relación a largo plazo.

Swingers pijos

Los clubes de intercambio de parejas han abandonado los locales oscuros para instalarse en los pisos más exclusivos de Nueva York o Londres.

No se trata únicamente de treintañeros liberales, sino también, de aburridos cincuentones: Croydon relata la historia de una pareja que, después de que sus hijos abandonasen el hogar y dejasen el nido vacío, decidieron probar qué pasaba cuando se acostaban con otra persona.

Poliamor

Uno de nuestros temas preferidos. Como recuerda Croydon, no es sinónimo de acostarse con muchas personas, sino de amar a varias.

“El amor no es un recurso finito”, piensan los que creen en el poliamor, por lo que no tiene por qué estar limitado a una única persona, aunque en algunos casos haya un “amor primario” y otros de menor jerarquía.

Con información de El Confidencial.