X

Gente

Conozca la historia de Winnipeg, la osa que inspiró al creador del famoso Winnie pooh (+fotos)

Foto: Caterns New Agency

(Caracas, 17 de marzo. Noticias24).- Todos han escuchado hablar sobre Winnie The Pooh, el carismático osito que come miel, pero muy poco se sabe del origen de este dibujo animado. Sus inicios se remontan a los principios de la Primera Guerra Mundial por medio del teniente y veterinario, Harry Colebourn.

Según registros, el teniente Colebourn adquirió un oso negro canadiense en Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial. El animal había sido pasado de contrabando hacía la región y posterior vendido al oficial por un monto de 12 libras esterlinas.

Colebourn compró el oso por su peculiar y distinta forma de jugar. El teniente al darse cuenta que era una hembra, la llamó Winnipeg, en honor a su ciudad de origen, y la convirtió en una mascota no oficial de su tropa.

Sin embargo, luego de que el teniente fuera enviado a luchar en Francia, y por razones ajenas a su voluntad, tuvo que donar a Winnipeg al Zoológico del distrito. Parque, donde el hijo del escritor Alan Alexander Milne (AA Milne), Christopher Robin, quedó impactado por el animal.

Christopher tenía un oso de peluche llamado «Edward Bear», el cual se lo había regalado su madre, pero una vez observado el comportamiento de Winnipeg decidió cambiarle el nombre a su osito por el de «Winnie Pooh».

Este cambio de nombre fue la inspiración para las historias de Milne sobre Winnie Pooh. Personaje que apareció por primera vez en 1924.

A raíz de esta historia, crearon una estatua de Colebourn y su osito, la cual se ubica actualmente en el Parque Assiniboine en Winnipeg y otra estatua, del oso solo, se dispone en el zoológico de Londres.

Con información de dailymail.co.uk

Foto: Caterns New Agency

Foto: Caterns New Agency

Foto: Caterns New Agency

Foto: Caterns New Agency

Foto: Archivo