X

Gente

Conozca a Anna, la niña con síndrome de Down que se ha convertido en toda una celebridad

Foto: Archivo

(Caracas, 18 de marzo. Noticias24).- Nadie pensaría que una Catalana con síndrome de Down, colocaría al Presidente de la Generalidad de Cataluña de rodillas ante el Teatro Nacional de Cataluña. Se trata de Anna Vives, con 28 años de edad, quien posee un talento muy audaz.

Nominada por un periódico catalán con el título «Catalana del año«, premio el cual es nominado entre personajes muy famosos y prominente, Anna con tal sólo 26 años de edad, llegó a estar entre los tres finalistas al galardón.

En ese acto es donde conoce al Presidente de la Generalidad de Cataluña, Arturo Mas, el cual confunde por un rey de cuento e hizo lo que había visto en los cuentos y en las películas ante los reyes: se puso de rodillas.

«pero qué haces, Anna, levántate», y en cuestión de minutos le expresa «soy yo el que debe arrodillarse ante ti»

Mas, ante tanta demostración de generosidad le comenta, «pero qué haces, Anna, levántate», y en cuestión de minutos le expresa «soy yo el que debe arrodillarse ante ti». Y así lo hizo, en medio del recinto nacional.

Es así como, Anna ha demostrado que un síndrome de Down bastante severo se supera, o por lo menos se lucha, con coraje, determinación, alegría y el trabajo en equipo de una familia ejemplar son herramientas básica para ser feliz.

Vives tiene dos hermanos trillizos (sin el síndrome), Pau y Marta, y un hermano mayor, Marc, de 33 años, que va con ella a todas partes.

Marc afirma que debe asistir ha muchos compromisos con su hermana, ya que es noticia por su talento.

Su hermano Marc admite que cuando era pequeño, descubrió que su hermana era especial lo trató de llevar casi a escondidas.

Y es que Anna ha creado una tipografía propia, la cual se caracteriza por ser una encantadora familia de letras que se ha visto hasta en las camisetas del Barça y en el casco del piloto Jorge Lorenzo, quien roció a Vives de arriba abajo con un vino espumoso para celebrar una victoria que consideraba conjunta.

Vives acaba de publicar en Planeta el libro «Si crees en mí te sorprenderé», presentado este lunes en Madrid por Vicente del Bosque.

La familia Vives es un motor familiar, una máquina de quererse y de lograr cosas, en donde las discapacidades no existen, sino capacidades distintas.

Sin embargo, su hermano Marc admite que cuando era pequeño, descubrió que su hermana era especial y lo trató de llevar casi a escondidas, aunque el sol no se pueda ocultar con un dedo.

«Íbamos todos los hermanos al mismo colegio, y Anna era distinta a los demás, y hablo de hace años, cuando a estos niños aún les llamaban mongólicos y subnormales y la gente se cambiaba de acera para no verlos. Yo tenía miedo de que otros niños no quisieran ser mis amigos por tener una hermana así, de que me despreciaran por eso» declaró.

Aunque todo cambió a medida que la sociedad evolucionaba y que el mismo Marc crecía, el aprendía a confiar más en sí mismo. Estas acciones lo llevaron a ser una mejor persona y más humano.

El orden les da seguridad

Todos trabajan para apoyar a Anna y ayudarla en que alcance su máximo grado de independencia posible. Su familia declaró que la reprenden si la situación lo amerita, pero también la felicitan cuando se porta bien.

Marc afirma que los niños con esta patología, «el orden les da seguridad, y los cambios bruscos los desestabilizan. Por eso a veces las empresas no tienen paciencia con ellos, esperan rendimientos inmediatos, no les dan tiempo de asimilar una rutina que, en cuanto la asimilan, la cumplen al máximo y con mayor seriedad que mucha otras personas».

La familia Vives, critica la reducción del presupuesto en un 48 por ciento, en ayudas gubernamentales para los niños con síndrome de Down.

«Eso significa que muchas necesidades no se podrán cubrir«, declararon; asimismo, afirmaron que el colectivo de los Down «esta cada vez más organizado y unido»; acotan que políticamente y empresarialmente, podrían hacer un poco más.

Con información de Abc.es