X

Gente

Dudas del castellano: cinco palabras sorprendentes para enriquecer tu vocabulario

(Caracas, 4 de enero. Noticias24) – Tal vez por el afán diario de reivindicar nuestra identidad ante la vida, nos han hecho creer que el castellano tiene muchas más palabras que el inglés. Pero eso es mentira: el Diccionario de la Real Academia Española apenas registra más o menos 80.000 palabras en comparación con el de Oxford, que recopila alrededor de 350.000.

De todas formas, hay como 70.000 americanismos y los expertos recomiendan sumar 30% extra a lo que registren los diccionarios, tal vez por aquello de que la lengua está viva. Sea cual sea el número, y aunque visiblemente menor al de un inglés que sigue multiplicándose por su flexibilidad, el castellano tiene muchas palabras y es una tarea titánica aprender qué significan. Por eso, aquí están cinco términos para aumentar el vocabulario.

Bizarro.

A diferencia de lo que algunos medios de comunicación nos han hecho creer, la palabra bizarro no significa lo mismo que en inglés bizarre.
En inglés, bizarre es algo extravagante o extraño. Sin embargo, bizarro tiene un significado completamente independiente en español, e incluso posee dos acepciones: la primera es ‘valiente’ y la segunda ‘generoso, lúcido y espléndido’.

Escatológico

Pareciera que tiene dos acepciones: una relativa a ‘lo que viene después de la muerte y al fin de los tiempos’, y otra a ‘los excrementos’. Pero la verdad es que se trata de dos palabras que casualmente se escriben y se pronuncian igual: homónimas.

El ‘conjunto de creencias referentes al fin de los tiempos’, primer significado, proviene del griego éskhatos: ‘último’) y lo relativo al excremento surge de skatós: ‘excremento’). Por esta similitud en el castellano, se trasliteraron dos fonemas distintos (las letras griegas cappa y ji) con la misma letra c, y de esa forma los dos conceptos distintos quedaron homónimos.

Abigarrar

Esta palabra viene del francés bigarré, y tiene dos acepciones más o menos parecidas.
La primera es ‘dar o poner a algo varios colores mal combinados’, y la segunda con ‘cosas varias y heterogéneas’ que están amontonadas en un mismo lugar.

Un hombre puede estar abigarrado cuando luce una bonita franela azul con unos zapatos amarillos, una corbata de estrellas moradas, una chaqueta rosa y un cinturón verde manzana.

Apócrifo

Proviene del latin apocry̆phus, y a su vez del griego ἀπόκρυφος, que significa oculto, falso, supuesto o fingido. Pero la Real Academia Española le da como segunda acepción lo relacionado con un libro sagrado que “no está incluido en el canon de la Biblia”.

Los llamados libros apócrifos son tomados en cuenta por los estudiosos bíblicos tal y como un crítico de arte tomaría una falsificación. Los miembros del protestantismo, sin embargo, llaman apócrifos a algunos libros que sí fueron aceptados como parte del canon por la Iglesia católica.

Barrito

Esta palabra proviene del latín barrītus, y es la forma específica de llamar al berrido del elefante.

Néstor Luis González
El ‘queísmo’ existe, y es tan peligroso como el ‘dequeísmo’
Los nombres propios sí tienen ortografía y llevan tilde según las reglas
Vistes es cuando estás desnudo y te vistes, no lo que viste
Prohibido confundir entre ay, ahí y hay
Estas son las diferencias entre ‘sino’ y ‘si no’
Ya deje de decir ‘a la final’ a menos que se trate de algún deporte
Se dice ‘diles no a las drogas’ y no ‘dile no a las drogas’