X

Gente

La duquesa de Alba conoce a su nueva nuera , Melani Costa

Foto: EFE

(Caracas, 15 de abril – Noticias24). – Tiene 24 años y se llama Melani Costa. Es una deportista de élite y hace unos días saltó a los medios del corazón a raíz de su relación con el jinete Cayetano Martínez de Irujo, de 51 años.

Aunque les separan casi treinta años aseguran en el entorno del conde de Salvatierra que hacía mucho tiempo que no se le veía tan ilusionado y feliz como ahora.

Dentro de la discreción que han podido tener hasta hace poco, han compaginado sus profesiones con una relación que empezó como amistad y hoy ya se puede decir que «ha progresado adecuadamente».Tan es así que cercanos a la nadadora me aseguran que ya ha podido conocer a la duquesa de Alba durante un viaje que realizó a Sevilla, e incluso que Cayetana está encantada con esta deportista de madre alemana y padre mallorquín.

Aunque los deseos de la duquesa siempre son que sus hijos vuelvan con sus ex, lo cierto es que hoy Cayetana ha cambiado bastante de parecer, y más tras el disgusto que vivió con Fran Rivera, a quien siempre defendió como una leona. Hoy de los ex de sus hijos ya prefiere saber poco. De Fran nada y en Genoveva tenía sus esperanzas hasta que ha visto cómo es Melani y, sobre todo, lo entusiasmado que está su hijo.

Por cierto, Cayetana tiene mucho interés en acudir el domingo al pregón que va a dar Esperanza Aguirre en Sevilla, y espera que su salud se lo permita. Aunque los médicos le aconsejan que aún es pronto para salir de palacio, la duquesa no para de repetir a Alfonso Diez y sus amigos que quiere estar allí, y por eso ahora estudian la manera de falicitarle las cosas.

A sus 88 años, Cayetana lleva una temporada muy problemática en lo que a salud se refiere. Sus problemas de movilidad se unieron con un constipado y luego una otitis que la han tenido recluida en su casa. Por eso sus médicos de confianza y sus amigas incondicionales acuden casi a diario a visitarla y animarla.

Sin separarse de su lado está su marido, Alfonso Diez, que siempre sabe arrancarle una sonrisa y quien la representa en los actos a los que no puede acudir.

Para la aristócrata, la Semana Santa sevillana siempre ha sido una fecha muy especial y está nerviosa pensando que se va a perder el paso del Cristo de los Gitanos o el pregón de Aguirre. Quien este año tampoco estará estos días en Sevilla es su hija Eugenia, que se ha ido de viaje con la pequeña Cayetana, con quien sí suele acudir a la Feria de Abril.

Con información de abc.es