X

Gente

Derramar sal, una superstición ligada a la historia y la religión

Foto: abc.es

(Caracas, 13 de mayo. Noticias24).- Cuando nos toca vivir un día martes con fecha 13, muchos suelen decir que es de mala suerte y lo convierten en un día de supersticiones. Derramar la sal, tocar madera o romper un espejo son algunas de ellas y se encuentran ligadas a la historia y la religión.

Para los católicos derramar sal es una superstición que los lleva hasta la última cena y recuerda que es de mala suerte. En ella Judas Iscariote tumbó, aparentemente cuando se apartaba de Jesús, el contenido blanco de un recipiente, según recogió Leonardo da Vinci en su obra pictórica llamada el célebre ágape.

En la antigüedad, la sal se consideraba un símbolo de amistad, quien la derramaba traicionaba la confianza que implica toda amistad. Además tiene un significado religioso que recoge la Biblia y es que Jesús afirmó que sus seguidores “son la sal de la tierra”, en contraposición con los que no lo son.

Para esa época el cloruro de sodio fue valioso y sirvió para pagar a los trabajadores (de ahí proviene el término salario), debido a que era necesario para conservar los alimentos que en esos tiempos no se podían refrigerar. Quien perdía la provisión de sal, podía condenar a su familia a pasar hambre.

Con información de abc.es