X

Gente

Penélope Cruz rompe el silencio y habla de su peor casting: Intentaron imponerle escenas de desnudos

Foto: Getty Images

(Caracas, 07 de junio. EuropaPress).- Penélope Cruz ha relatado la peor experiencia que durante sus ya varias décadas de carrera vivió en un casting. Fue hace muchos años, cuando ya era una estrella reconocida en España pero todavía no había dado el salto a Hollywood.

La actriz madrileña ha recordado cómo, justo antes de hacer la audición, intentaron imponerle escenas de desnudos que no estaban inicialmente en el guión. Una condición que, a pesar de que sabía que le iba a costar perder el que hubiera podido ser su primer gran papel en Hollywood a los 21 años, no admitió.

Fue durante una entrevista para la Fundación SAG-AFTRA, donde la ganadora del Oscar a la mejor actriz de reparto por Vicky, Cristina, Barcelona en 2009 recordó como la que iba a ser su gran oportunidad devino en una vivencia que todavía hoy recuerda con amargura. Así, y después de recibir un «guión increíble» para protagonizar una gran película estadounidense, y de asistir durante cuatro meses a clases de inglés para preparar la audición, Cruz voló a Los Ángeles para la prueba final.

«Cuando llegué allí, con un tremendo jet-lag, ellos me dijeron: ‘Oh, tenemos que verte en la oficina’. Querían añadir algo a [mi contrato]. Dijeron: ‘Si quieres hacer la prueba de pantalla, tienes que aceptar que en la película habrá algunas escenas de desnudos que no estaban en el guión'», relata Cruz que, en declaraciones recogidas por EW recuerda orgullosa cómo a pesar de su juventud no se dejó avasallar.

«Les dije: ‘¿Por qué no me contasteis eso hace 24 horas, antes de subir al avión?’ A pesar de que ya había rodado películas que tenían escenas de desnudos… en ese momento no quería pasar por eso. Decidí que, durante unos años, simplemente iba a decir que no a lo que fuera en el momento en el que mi corazón me dijera que no», revela la actriz española que se negó a firmar las nuevas condiciones contractuales pero insistió en hacer la prueba de pantalla para la que había viajado hasta Los Ángeles.