X

Gente

Prisma: te mostramos el perfil de los depredadores sexuales

Foto: Referencial / Twitter

(Caracas, 08 de octubre. Noticias24).- 2018 ha sido un año bastante movido en cuanto a descubrimientos de abuso sexual, este año las religiones desde el budismo del Dalai Lama, tanto como sinagogas en Nueva York se unieron a los testimonios de los abusados en la iglesia católica.

“No me saques o me vas a poner en problemas”.
Yo: “Déjame ir, no quiero ponerte en problemas”.
Él: “Sé que no quieres ponerme en problemas – Eres una buena chica” (en la estación de metro).
“Estás toda mojada”.
“No me gusta acabar solo”.
“¿Por qué estás tan callada?” (pocos días después, en el trabajo -él era mi supervisor). –testimonio-

El primer punto para tener en cuenta, es que todo abusador de menores adolescentes y mujeres es una persona que en su niñez ha sufrido de algún daño de tipo psicológico, verbal o físico.

Las niñas pequeñas no se quedan pequeñas por siempre, crecen y se convierten en mujeres fuertes que regresarán a destruir todo tu mundo. -Kyle Stephens-

El segundo punto es el tema de las familias disfuncionales, los traumas causados por toda la tormenta de comportamientos influyen estos en la conducta de todos sus miembros, los más frustrados buscan una ventana vengativa.

“Amo a los chicos trans”. – testimonio-

El tercer punto es saber que los depredadores sexuales están a la espera de personas deprimidas en caminos y lugares solitarios, en la ciudad de Caracas debe haber más seguridad en los lugares de esparcimiento público, como los parques y montañas. Los padres y maestros deben hacer consensos de cómo los chicos llegan al colegio y cómo regresan a casa.

El gran problema es que muchos de estos pilluelos saben muy bien como mimetizarse con su entorno, son casi indetectables, no esperes a que el abuso se incremente para ¡Denunciarlos!.

Mientras estoy de pie aquí, los recuerdos me hacen volver a sentir el miedo de estar acostada en su oficina, de mi cuerpo sudando y temblado con adrenalina, sujetándome dolorosamente desde los bordes de la mesa. Esperando a que por fin el infame tratamiento se acabe. – Megan Halieck-

Redactado por: Julián Eduardo / Stayfree