X

Gente

Le amputan las piernas y un brazo por una mordida accidental de su perro

Foto: Infobae 

(Caracas, 16 de abril. Noticias24).- La canadiense Christine Caron estaba jugando con su perro cuando de forma accidental le dio un leve mordisco, por lo que de inmediato se desinfectó la herida, sin embargo fue inducida a un coma debido a una sepsis que le costó que le amputaran ambas piernas y un brazo.

La residente de Ottawa, Canadá, jugaba con sus mascotas el 16 de mayo de 2013 cuando Buster, su perro Shih Tzu de tres años de edad, le mordió la mano accidentalmente, ella no le dio importancia, se lavó la herida, la desinfectó pero pocos días después le dio una sepsis casi mortal.

“No pensé que sería un problema, ya que lo había limpiado de inmediato y no se infectó. Tres días después de la mordedura del perro comencé a experimentar algunos mareos y me volví más enferma a partir de ahí”, relató Christine.

la señora Caron se sintió extremadamente débil, sin aliento y con náuseas en el trabajo, así que se fue a su casa y se quedó dormida en el sofá. Después de intentar dormir, más tarde la mujer se despertó con lo que ella pensaba que eran síntomas de la gripe y luego llegaron los vómitos durante la noche.

Lea también: La muñeca diabólica que recuerda un amor prohibido del siglo XVIII

“Traté de ir a la clínica de emergencia, pero había cerrado solo unos momentos antes, así que fui a casa y me fui directo a la cama, y ​​esto fue lo último que recordé durante meses”.

Los síntomas de la sepsis incluyen dificultad para hablar o confusión, temblores extremos o dolor muscular, no poder orinar, falta de aliento severa y piel moreteada o descolorida.

La sepsis es una complicación grave de una infección. Las mordeduras y los rasguños pueden provocar una infección bacteriana que ocasionalmente puede desencadenar la sepsis, es tratable si se identifica a tiempo y en la mayoría de los casos conduce a una recuperación completa.

La mordedura de un animal puede causar una infección, ya que permite que las bacterias que se encuentran en la boca penetren profundamente en la piel.

“Me derrumbé en la sala de emergencias a las 7 horas. Lo siguiente que supe fue que estaba en el hospital siendo despertado de un coma inducido el 13 de junio.

“Esto es cuando me dijeron que había sufrido de sepsis y que la única forma en que podrían salvarme sería si me amputaran los brazos y las piernas”.

La sepsis había devastado tres de las extremidades de la señora Caron. Pero, después de recuperar la circulación en su brazo derecho, le dijeron que podría seguir usándolo.

“Al principio me dijeron que tendría que amputarme las cuatro extremidades, pero, de forma milagrosa, la circulación volvió a mi brazo derecho, y eso me proporcionó el pequeño rayo de esperanza que tan desesperadamente necesitaba para sobrevivir”, dijo la mujer de 55 años.

Con información de Infobae.

Foto: Infobae