X

Gente

Una crisis de valores podría estar provocando que la sociedad esté más incivilizada

Catedráticos y educadores españoles consideran que actualmente uno de los mayores problemas que está viviendo la sociedad es que está perdiendo valores y el respeto hacia ciertos sectores, como los adultos mayores.

Aseguran que una de las causas de la tendencia es el surgimiento del pensamiento liberal y crisis como, la de la economía mundial que aún afecta a países europeos.

A continuación lea el texto completo:

Si nos damos una vuelta por el centro de muchas ciudades españolas comprobamos como la suciedad se perpetúa en las calles, a pesar de que los servicios de limpieza se esmeran por combatirla; cómo el ruido ensordecedor surca cualquier esquina molestando a otros ciudadanos; o cómo el respeto ha quedado a un lado cuando se trata de personas mayores.

Aunque no se puede generalizar, parece que la sociedad cada vez es más incivilizada y está perdiendo ciertos valores. Muchos vecinos del centro de las ciudades sufren especialmente esta problemática.

Isabel Rodríguez, miembro de la junta directiva de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (AAVV) y de la asamblea ciudadana del barrio Universidad (Malasaña), cuenta cuál es su experiencia en este sentido. “La fiesta que se suele montar en Nochevieja es un poco mayor, pero todo el año tenemos problemas de ruido”, dice.

Los locales de los alrededores abren hasta tarde y, según Isabel, aunque no son el mayor problema, la Ley Antitabaco ha hecho que las calles se llenen de gente fumando, que no sólo ensucian la vía con colillas, sino que además amplían el ruido existente. Para más INRI, cuando se acerca la hora de cierre, acuden los servicios de limpieza a retirar todos los residuos (latas de cerveza, botellas, etc.), lo que incrementa el ruido cuando ya parecía que se podía empezar a descansar.

El asunto de los gritos se ha vuelto endémico, ya que en España –el segundo país más ruidoso del mundo y el primero de la UE- la sociedad todavía no se ha concienciado del problema que supone.

Rodríguez comenta que “se hace imposible que el barrio se mantenga limpio” y, aunque no hay muchos problemas de destrozos de árboles o mobiliario urbano, recrimina al Ayuntamiento que no sustituya lo que se va rompiendo.

La cuestión es que los vecinos del centro de Madrid han hecho de todo para buscar una solución que no llega. “No vemos solución. Se llama a la Policía, pero no aparece porque dicen que no tienen suficientes efectivos”, explica.

Estudiosos atribuyen la situación al dejo de las autoridades y la falta de educación de la gente

Isabel achaca la situación a “la falta de educación de la gente y a la dejación de las autoridades”. Además, responsabiliza a los padres y pide que “se eduque a la gente en todos los ámbitos” para conseguir ciudadanos más civilizados.

Isabel sabe bien de lo que habla. Ella misma ha intentado en más de una noche de insomnio bajar a la calle para hacer entender a los que allí están que se pueden divertir sin molestar, sin hacer excesivo ruido, sin ensuciar y con educación. “Cuando bajas te encuentras con una situación desagradable que nunca antes había vivido: insultos, falta de respeto…”, cuenta. Alude, además, al caso de algunos vecinos que, desesperados, han llegado a tirar cubos de agua por la ventana. “La respuesta ha sido lanzar botellas y latas a las ventanas y balcones”, con el peligro que eso supone.

Rodríguez asegura que esto no sucedía antes, al menos de la misma forma. “No siempre ha sido así. Los primeros problemas surgieron en el año 2000 y cada vez ha ido a más”.

Quizás esta es la situación más grave y llamativa, pero es sólo la punta del iceberg de un problema social más de fondo.

La crisis de valores, principal culpable

José Carlos Bermejo, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Santiago de Compostela, asegura que “cada vez somos una sociedad menos civilizada y respetuosa”. Bermejo achaca a “la crisis de valores que estamos viviendo en los últimos años”, sobre todo desde la crisis económica y la implantación del pensamiento liberal.

El catedrático comenta que la propia definición de civilización como tal (estadio cultural propio de las sociedades humanas más avanzadas por el nivel de su ciencia, artes, ideas y costumbres, según la RAE) explica que la sociedad busca mejorar el conocimiento o los valores. Se refiere a que “todos los ciudadanos necesitan a los demás” para avanzar y sumar, y lo que está ocurriendo es que la gente hunde a otros para llegar más alto.

Bermejo posiciona además las razones económicas como causa “muy importante” en esa ausencia de educación y lo justifica diciendo que “se han roto los lazos de solidaridad en todos los sentidos”.

Otros factores determinantes son “la evolución política del mundo y la crisis que también está viviendo el sistema educativo”. José Carlos Bermejo comenta que “la educación es un sistema donde adquieres valores colectivos”, pero explica que esa definición se ha cambiado en los últimos años por la de “un sistema para aprender competencias y habilidades”, algo que a su juicio “es un retroceso”.

Con información de El Confidencial