X

Gente

Centro médico militar desarrolla vacuna que reduce la recurrencia del cáncer

Washington, 6 ene (EFE). El Centro Médico Militar de San Antonio (Texas) desarrolló una vacuna que reduce las tasas de recurrencia del cáncer de mama, informó hoy la Agencia de Prensa de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

El director e investigador principal del Programa de Desarrollo de una Vacuna para el Cáncer, George Peoples, dijo que la vacuna, denominada E-75, “pasará pronto a la fase final de pruebas para obtener la aprobación de la Dirección de Alimentos y Medicamentos”.

El cáncer de mama, explicó Peoples a la agencia, conocida por su sigla en inglés AFPS, es el tipo de cáncer más frecuente entre las personas que reciben servicios del hospital militar en San Antonio.

“Tenemos el compromiso de cuidar al personal en servicio activo, sus cónyuges y los retirados”, añadió el coronel Peoples, subdirector del Instituto Militar del Cáncer y jefe de cirugía oncológica en el centro médico.

La vacuna, según explicó Peoples, apunta a una proteína que aparece, comúnmente, expresada en exceso en las células de cáncer de mama llamada “receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico” (HER2/neu por su denominación en inglés).

“La idea es ‘entrenar’ al sistema inmunológico para que reconozca esa proteína

Las vacunas contra el cáncer apuntan a una proteína o antígeno expresado en las células del cáncer, y Peoples explicó que “la idea es ‘entrenar’ al sistema inmunológico para que reconozca esa proteína, o porción de proteína, que aparece en exceso en las células del cáncer, pero no en las células normales”.

“De esa forma el sistema inmunológico puede diferenciar lo normal de lo anormal“, añadió. “Si el sistema de inmunidad puede reconocerlo, básicamente, lo marca para matarlo”.

Ese concepto de vacuna contra el cáncer se ha mantenido por largo tiempo, pero el equipo de Peoples tomó una senda diferente.

La gran mayoría de las vacunas, en el pasado, se ha probado con pacientes cuyo cáncer estaba en las etapas finales pero una vacuna tiene la intención de estimular el sistema de inmunidad, que es algo que no se encuentra habitualmente en las personas con cáncer terminal.

“No es para sorprenderse el hecho de que muchas de las vacunas probadas con pacientes en la etapa final del cáncer no tuvieran buen resultado”, dijo Peoples.

El equipo en San Antonio decidió que probaría la vacuna entre pacientes con un sistema de inmunidad robusto

El equipo en San Antonio decidió que probaría la vacuna entre pacientes con un sistema de inmunidad robusto, es decir sobrevivientes del cáncer que están libres del mal, pero con riesgo de una recurrencia.

Los investigadores prepararon la proteína HER2/neu, que se expresa en variados niveles de exceso en las mujeres con cáncer de mama, y se enfocaron en el 60 por ciento de esas mujeres en las cuales la proteína aparecía en niveles bajos o intermedios.

La vacuna consiste en una mezcla del péptido E-75 de la proteína HER2, y un estimulante del sistema inmunológico.

Las pruebas comenzaron en 2001 con 220 pacientes y los investigadores hicieron un seguimiento de las mujeres durante cinco años. La mitad de las mujeres recibieron la vacuna, que es una inyección mensual por seis meses, y la otra mitad fue el grupo de control.

El resultado fue muy prometedor, según Peoples. La tasa de recurrencia del cáncer fue del 20 por ciento entre el grupo de control y del 10 por ciento entre las mujeres que recibieron la vacuna.

Este éxito llevó a la nueva etapa de pruebas que comenzará este año e involucrará de 700 a 1.000 pacientes.

Pero, a diferencia de las etapas anteriores, esta fase la encarará la compañía comercial Galena Biopharma que buscará la aprobación del Gobierno para el uso público de la vacuna.