X

Gente

Comienza entre caos y frustración el masivo éxodo por el Año Nuevo del Dragón

Foto:Reuters

Pekín, 8 ene (EFE).- China comienza hoy oficialmente la temporada alta de viajes por el Año Nuevo del Dragón, en la que se esperan más de 3.160 millones de desplazamientos, pero que ha empezado con caos y frustración por la falta de billetes de tren.

Entre el 8 de enero y el 16 de febrero (40 días en torno al año nuevo, que esta vez cae el 23 de enero) se prevé un éxodo aún mayor que en años pasados para cumplir de la tradición china que manda durante esta época regresar al hogar para celebrarlo en familia.

Por eso desde inicios de enero, millones de ciudadanos chinos, especialmente estudiantes e inmigrantes, se hacinan en las estaciones de trenes, el medio de transporte más barato, para conseguir un pasaje de regreso a casa.

Sin embargo, desde que en diciembre el Gobierno chino autorizó la venta de pasajes a través de internet o por teléfono, ese éxodo masivo se percibe no solo en las largas colas en las estaciones, sino también en las colas “virtuales” para efectuar la compra por ordenador o a través del móvil.

“Desde el primero de enero he tratado de conseguir un billete de tren por teléfono y por internet, pero en ninguno de los dos casos tuve éxito. Por teléfono cuando por fin me contestaron solo fue para decirme que no había pasajes, y por internet la línea siempre está ocupada”, contó a Efe Lin Li, de 23 años.

Ella está, como muchos de los ciudadanos chinos, descontenta con el nuevo servicio de venta de billetes de tren en China y en espera de poder comprar alguno de reventa. “Por ahora es mi única opción”, comenta.

Como prueba de esa frustración, los medios de comunicación han difundido esta semana la carta que un inmigrante chino dirigió al “Wenzhou Metropolitan Daily” para quejarse de la ineficacia del nuevo sistema de venta de pasajes que dificulta el derecho de los emigrantes a comprar billetes.

“Comprar un billete de tren es como ganar la lotería”, escribe Huang Qinghong en su misiva

, y añade que hace algunos años solo hacia falta levantarse temprano y hacer cola para comprarlos, pero que este año la venta por internet es muy complicada e injusta. “Ya ni siquiera tenemos el derecho de comprar un billete”, denuncia.

Huang, de 37 años y trabajador de una fábrica en Wenzhou, contó también que acudió en vano cuatro veces a la estación, y que de los 40 obreros que trabajan con él, solo uno ha logrado conseguir un billete por teléfono.

“Nuestro jefe nos compadece y trata de ayudarnos a comprar por internet, pero tampoco ha podido adquirirlos. En nuestro tiempo libre, en la hora de almuerzo, tratamos de llamar por teléfono, pero solo uno de nosotros consiguió un billete”, detalló Huang.

Tras su penosa historia, el periódico de Wenzhou receptor de la carta consiguió un pasaje de avión para que Huang puede regresar a casa, algo que muchos chinos, a falta de billetes de tren, no podrán hacer este año.

Una encuesta publicada en la prensa muestra que de 40.072 encuestados un 61,5 % opina que es difícil comprar billetes de tren

porque los ferrocarriles en China son insuficientes, y un 31,5 % piensa que la reventa complica la situación.

Este año, a pesar de todas las dificultades, el Ministerio de Ferrocarriles calcula que los desplazamientos en estas fechas, aumentarán un 6,1 % respecto a 2011, y que, durante el periodo de fiestas, viajarán diariamente por tren 5,88 millones de personas.

En zonas de alta actividad económica como Shangai, Pekín y Cantón se espera que los desplazamientos aumenten alrededor de un 10 por ciento en relación al año anterior.