X

Internacionales

Jurado de EE UU acusa a dos hombres por supuesto complot en contra de embajador saudí

NUEVA YORK, oct 20 (Reuters) – Un gran jurado de Estados Unidos decidió el jueves acusar formalmente a dos hombres sospechosos de ser parte de un complot organizado presuntamente por Irán para asesinar al embajador saudí en Washington.

Las autoridades de Estados Unidos anunciaron la semana pasada que frustraron una conspiración de dos hombres vinculados a los organismos de seguridad de Irán para matar al embajador saudí Adel al-Jubeir.

Un sospechoso fue detenido en Estados Unidos el mes pasado y se cree que el otro todavía está en Irán.

Manssor Arbabsiar, de 56 años, fue arrestado el 29 de septiembre cuando llegó al aeropuerto John F. Kennedy desde México.

Funcionarios estadounidenses dicen que el otro hombre, Gholam Shakuri, es un miembro encubierto de la fuerza Quds de Irán, el brazo de operaciones secretas de los poderosos Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica.

Ambos fueron acusados inicialmente en una querella penal.

Arbabsiar tendrá la oportunidad de declarar el lunes, cuando está programado que sea acusado de los cargos. Su abogada defensora, Sabrina Shroff, ha declarado que su cliente se declarará inocente.

Detalles del caso que han surgido en la última semana, como la naturaleza aparentemente incompetente de Arbabsiar y su acercamiento a un supuesto miembro de un cartel de drogas mexicano que resultó ser un informante federal de Estados Unidos, han llamado la atención entre los especialistas de Irán respecto a la gravedad de la trama.

Sin embargo, la opinión generalizada en el Gobierno estadounidense del presidente Barack Obama es que el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, probablemente sabía de la supuesta conspiración para matar a embajador de Arabia Saudita en Washington, mientras que el presidente Mahmoud Ahmadinejad no habría estado enterado.

Los dos hombres están acusados de un cargo de conspiración para asesinar a un funcionario extranjero, dos cargos por el uso de instalaciones comerciales extranjeras e interestatales en la ejecución de asesinato por encargo y un cargo de conspiración por usar armas de destrucción masiva y por cometer un acto de terrorismo.

El juez de Distrito John Keenan se encargará de supervisar el caso en la corte federal de Manhattan.