X

Internacionales

Aisha Gadafi intentó contactar a su padre vía telefónica después de su muerte

Foto: REUTERS/Zohra Bensemra/Archivo

Misrata (Libia), 21 oct (EFE).- Aisha, la hija de Muamar al Gadafi, refugiada en Argelia desde finales de agosto pasado, intentó hablar con su padre con un teléfono por satélite y el rebelde que contestó le dijo que había muerto, indicaron hoy a Efe dirigentes de la insurrección.

«Cuando fue capturado, Gadafi disponía de un teléfono satélite Thuraya. El aparato sonó y uno de los rebeldes contestó. La persona que habló se presentó como Aisha y pidió hablar con su padre», según las fuentes.

La hija de Gadafi pensó que el rebelde que contestó a su llamada era un miembro de la guardia de su padre.

«El rebelde le anunció entonces la muerte de Gadafi y la comunicación se cortó en ese preciso momento», explicaron las mismas fuentes.

Aisha contactó inmediatamente después con miembros del consejo militar de Misrata para saber qué iban a hacer con el cadáver de su padre, pero éstos se negaron a facilitarle detalles.

La hija de Gadafi había huido tras la caída de Trípoli a manos de los insurrectos y las autoridades argelinas la acogieron el pasado 29 de agosto junio a sus hermanos Hanibal y Mohamed y su madre, Safia, oficialmente por razones humanitarias.

Por otro lado, las mismas fuentes indicaron a Efe que los cadáveres de Gadafi, de su hijo Mutasim y del exministro de Defensa Abu Bakr Yunes, se encontraban todavía esta mañana en un lugar de Misrata mantenido en secreto.

Las fuentes explicaron que un representante de la fiscalía había tomado ayer muestras de los cuerpos de Gadafi y Mutasim para practicar una prueba de ADN, pero que los rebeldes se negaron a entregarles los cadáveres.

La ciudad de Misrata y su periferia son desde anoche objeto de excepcionales medidas de seguridad y el acceso está prohibido para todo aquel que no disponga de un salvoconducto emitido por el consejo militar local.