X

Internacionales

Nicolas Sarkozy calificó como una venganza las acusaciones de financiamiento ilícito

Foto: EFE

(Caracas, 22 de marzo. Noticias24).-El ex presidente francés, Nicolas Sarkozy, calificó como una venganza las acusaciones que han conducido a su imputación, por financiar su campaña electoral en 2007 con dinero de Muamar Gadafi.

Durante una declaraciones este jueves, Sarkozy, indicó que esta acusaciones responden a la venganza del clan del líder libio, por la operación internacional que encabezó para derrocarlo.

Este es el argumento que presentó Sarkozy ante los jueces que lo imputaron el pasado miércoles,tras más de veinte horas de declaración bajo arresto.

Durante la audiencia el ex presidente frances solicitó que le dieran el estatuto de «testigo asistido», el cual le había permitido acceder al sumario sin sufrir el escarnio por el que debe pasar ahora ante la opinión pública.

Lea también Cuatro persona han muerto en accidentes viales causados por la tormenta Toby en EE UU

A su vez en su declaración, revelada hoy el el portal web del diario frances Le Figaro, Sarkozy (2007-2012) enfatizó que él fue «el jefe de la coalición (internacional) que destruyó el sistema Gadafi» en 2011.

Algo por lo que admitió haber pagado un «fuerte tributo» con una campaña que ha tratado de mancharlo con «calumnias e insensateces», empezando por su derrota en las presidenciales de 2012 frente al socialista François Hollande por 1,5 puntos de diferencia, que vincula directamente a esas acusaciones.

«La polémica lanzada por Gadafi y sus esbirros me costó ese punto y medio», denuncia. Detrás del «infierno de la calumnia» que dice estar viviendo desde que el régimen de Gadafi se vino abajo en marzo de 2011, afirma que está la «banda» del derrocado líder libio.

Cabe agregar que Sarkozy intentó persuadir a los magistrados instructores sobre la «manipulación» urdida en su contra y de «la profundidad, la gravedad y la violencia de la injusticia» que hay en las sospechas que pesan sobre él.

A su parecer, se le acusa «sin ninguna prueba material», únicamente sobre la base de las declaraciones del clan Gadafi, y en especial del marchante de armas e intermediario Ziad Takieddine, al que reservó el grueso de sus críticas.

Este turbulento empresario franco-libanés, uno de los cuatro inculpados en el sumario, repite desde noviembre de 2016 que transportó cinco millones de euros en efectivo desde Trípoli a París entre finales de 2006 y comienzos de 2007, que entregó al propio Sarkozy y a su mano derecha, el exministro Claude Guéant.

Sarkozy hace hincapié no sólo en que Takieddine recibió dinero de Libia en múltiples ocasiones, sino que se ha podido demostrar de forma repetida que es un mentiroso -fue condenado por difamación- y negó los supuestos encuentros que ambos habrían mantenido entre 2005 y 2011.

Por eso insiste en que dada su «falta de credibilidad», el testimonio de Takieddine no puede constituir una base para su inculpación, como tampoco el documento publicado por el sitio de información «Médiapart» en 2012, que estuvo en el origen de la apertura de esta investigación judicial.

Se trata de una nota de diciembre de 2006 de Musa Kusa, jefe de los servicios secretos de Gadafi, sobre la concesión de una partida de 50 millones de euros para la campaña de Sarkozy y que éste considera «el colmo de la manipulación».

Con la decisión judicial, el exjefe de Estado francés está ya imputado en tres sumarios diferentes y por uno de ellos se tendrá que sentar en el banquillo: las irregularidades en las cuentas de su campaña de 2012.

Ante esto los magistrados han decidido imponer al expresidente de Francia un control judicial pese a su insistencia en que nunca ha tratado de sustraerse a sus obligaciones y en que tampoco ha tratado de «influir» en las otras personas citadas en este procedimiento.

Con información de EFE.