X

Internacionales

Encuentran a otra pareja con signos de envenenamiento en Londres

Foto: dailymail.co.uk

(Caracas, 04 de julio. Noticias24)- ¿Qué sucedió en Amesbury? Los habitantes de esta región tranquila del sur de Inglaterra se inquietaban este miércoles luego de que una pareja fuera hospitalizada en estado crítico, expuesta a una “sustancia desconocida”, cuatro meses después del caso Skripal.

¿Fueron víctimas de una sobredosis o fueron envenenados? “Queremos sólo saber lo que pasa”, dijo una mujer que prefiere permanecer anónima, mirando a los policías que montan guardia delante de la casa de las víctimas, una mujer y un hombre de unos 40 años de este barrio residencial nuevo, Amesbury.

“Estamos un poco angustiados. Si pasó algo grave, ¿cómo podemos saber si los cruzamos en la calle? No sabemos ni siquiera quiénes son”, dice, inquieta por posibles riesgos de contaminación.

Los dos hospitalizados fueron hallados inconscientes por los servicios de emergencia en su domicilio de Muggleton Road. La policía evocó primero un incidente vinculado a la heroína o al crack, pero desde entonces precisó que estaban analizando para determinar el tipo de sustancia.

Todo el mundo tiene en mente lo que sucedió en Salisbury, a unos 15 km de distancia, cuando el ex agente doble ruso Serguéi Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron hallados el 4 de marzo inconscientes, envenenados con un agente neurotóxico.

“¿No pinta bien, no es cierto?”, comenta Regina Lawes, de 60 años, “lo mismo sucedió en Salisbury. Dos personas fueron halladas inconscientes”.

– ‘Es tan tranquilo’ –

“Mis amigos preguntan qué es lo que pasa. Algunos tienen miedo”, explicó una mujer de unos 60 años, que pasea su perro cerca de la iglesia bautista de Amesbury, adonde habría ido la pareja el sábado y que está cerrada y rodeada por policías.

Como sucedió luego del envenenamiento de los Skripal, varios lugares públicos frecuentados por la pareja fueron cerrados al público.

Sam Hobson, de 29 años, que se presenta como un amigo de la pareja, que identificó como Dawn Sturgess y Charlie Rowley, afirmó a la agencia AFP que pasaron el día del viernes en Salisbury y que al día siguiente se sintieron mal. “Deben haber tocado algo y se contaminaron”, especuló.

Según él, Dawn fue la primera en sentirse mal, se quejaba de dolores de cabeza el sábado por la mañana, y se desmoronó con “espuma saliendo de la boca”. Charlie comenzó por su parte a “transpirar mucho”, “a hacer ruidos extraños” y a “alucinar”.

El joven dice haber entrado en pánico y llamado una ambulancia. Según él, el incidente “no está vinculado a la droga”, Dawn “no se drogaba”.

Chloe Edwards, que vive enfrente de la casa de la pareja, vio llegar a los servicios de emergencia el sábado por la noche, algunos con “trajes verdes” y “máscaras”, los mismos trajes que los de los servicios de intervención luego del envenenamiento de los Skripal.

¿Si sucedió lo mismo que en Salisbury, por qué esperaron tanto tiempo?”, se preguntaba el miércoles otra vecina.

Los habitantes de este rincón tranquilo de Inglaterra no pensaban volver al centro de la atención mediática cuatro meses después del envenenamiento de los Skripal y se inquietaban por las repercusiones.

Este episodio “tuvo un efecto desastroso en Salisbury, tanto en la economía como en la vida de la gente“, estimó Patrick Hillman, de 70 años, interrogado delante del Queen Elizabeth Gardens, uno de los lugares cerrados al público en el centro de Salisbury.

Agregó que “mucha gente ya no viene, en particular los turistas” que visitaban esta ciudad a unos 140 km al suroeste de Londres conocida por su imponente catedral anglicana gótica.

Con información de AFP